Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Muere el padre Roberto Eckerstorfer, uno de los impulsores del proyecto OSCAR

hace 6 mese(s)

,

De alta sensibilidad humana, activo, enérgico y emprendedor, así lo califican al padre Roberto Eckerstorfer Stoiber, quienes lo conocieron en vida en los diferentes proyectos sociales y religiosos que emprendió. El religioso austriaco quien adoptó Bolivia como su segundo país, dejó de existir el sábado 3 de febrero al promediar las 17:40 horas.

De espíritu altruista hasta el final, uno de los últimos deseos del religioso fue que el dinero destinado a comprar flores para su entierro sea utilizado en beneficio del hospital psiquiátrico San Juan de Dios.

El sacerdote nació en 1945 y falleció como consecuencia de una enfermedad. Este domingo  sus restos son velados en la funeraria Santa María, ubicada en las avenidas Busch y Brasil de la zona de Miraflores. 

“Falleció el Padre Roberto Eckerstorfer, nuestro gran líder en el Proyecto OSCAR. Los oscarinos te estamos mil veces agradecidos por el carisma con el que nos enseñaste a servir a los demás... que en paz descanses”, escribió Patricia Elías, una de las personas que fue parte del proyecto.

El proyecto OSCAR fue uno de los emprendimientos de desarrollo más importantes para el departamento de La Paz, especializado en la apertura de caminos rurales y el apoyo en las áreas de salud, educación y la producción de alimentos, allí donde el Estado no llegaba.

Eckerstorfer nació en un pueblo al norte de Austria; en 1972 llegó a Bolivia para instalarse en Roboré, en plena chiquitanía cruceña, luego se fue a las tierras cálidas de Alto Beni, donde inició su labor en beneficio de la gente del área rural. Se responsabilizó como director ejecutivo del proyecto Obras Sociales de Caminos de Acceso Rural (OSCAR), un proyecto que cambió la vida de muchas personas, no solo de los que fueron beneficiados, sino de aquellos quienes fueron voluntarios.

Quienes lo conocieron y compartieron proyectos con él, lo recuerdan como una persona llena de vida, dinámica y sobre todo caritativa, afirman que le gustaba trabajar mucho y enseñar a los demás a servir a los más necesitados.



Su casi impronunciable apellido y el cariño de la gente hicieron que lo llamasen “Tata Roberto” o Roberto Mamani Quispe.

El proyecto OSCAR no solo estaba relacionado con la construcción de caminos -se logró la construcción del camino a Apolo- sino también con la salud, educación y desarrollo. Uno de los grandes resultados fue la lucha contra la lepra blanca o leshmaniasis, transmitida por mosquitos. 

Otro desafío vencido por el programa fue la lucha contra la desnutrición infantil con la que se superó la anemia en las zonas de influencia a través de prácticas de limpieza y prevención.

El religioso consiguió que los colonos cambien el hábito de chaquear o quemar las áreas donde se iba a sembrar, debido a que generaba contaminación ambiental.

“Roberto ha tocado de manera definitiva la vida de cada uno de nosotros, elevemos una oración por él. Gracias por todo Roberto”, escribió por Facebook, Miguel Miranda, quien conoció al religioso y sus obras.

Los aportes se pueden dejar en la parroquia Virgen de Lujan, Irpavi (Catedral Castrense); y en la Capilla Virgen de las Nieves, Alto Irpavi para que sean destinados como esperaba el padre Eckerstorfer para el hospotal psiquiátrico. 

 

mg


Notas Relacionadas