El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Por maltratos, envían a la cárcel a dueña de guardería y a trabajadoras

Sucedió en la capital cruceña. Los padres relataron las agresiones que sufrieron sus hijos durante todo el año pasado. Aseguran que llegaban con hematomas y los encargados del centro no brindaban ninguna explicación al respecto

hace 7 mese(s)

,



La jueza cautelar Patricia Murillo Flores ordenó la detención preventiva en Palmasola por 120 días para la propietaria de una guardería y tres de sus trabajadoras que fueron denunciadas de maltratos a menores de edad. El esposo de la dueña, Diego Chacón, cumplirá arresto domiciliario. Romy Ágreda, propietaria de la guardería, pidió perdón por los hechos que ocurrieron en ese jardín de infantes. “Nunca fue mi intención hacer algo así, jamás en la vida. Tenía un sueño y ese sueño fue totalmente destruido”, dijo la mujer entre llantos. Sin embargo, la juez valoró las justificaciones presentadas por el Ministerio Público y determinó su detención en el penal de Palmasola. La misma sentencia se aplicará para Lucía Cuba, Brenda Montenegro y Josefina Aguilera. Los denunciados son investigados por los delitos de atentado contra la salud pública y lesiones graves y gravísimas.  Los padres indican que sus hijos dieron señales de los maltratos mucho antes de que se conocieran los hechos denunciados. La imputación presentada recoge algunos testimonios de los progenitores que también indican que no tenían ninguna atención ni respuesta de parte de los administrativos. La declaración de una mamá señala que a inicios del año pasado inscribió a su hija de tres años en la sucursal de la avenida Paraguá y que desde un principio tuvo problemas con la administración. Las diferencias comenzaron por el tema de la alimentación y porque no le querían informar acerca del avance en el aprendizaje de su hija. “Noté en mi hija un comportamiento extraño, como de timidez y tristeza. Luego comenzó a llorar por las noches sin motivo alguno. Después presentó pérdida del cabello y su pediatra nos respondió que pudo haber sido debido al estrés. Otro día cuando fui a buscar a mi hija vi que presentaba hematomas en su cachete derecho. La encargada me respondió que seguramente pudo haber sido por una picadura de mosquito, sin explicar nada concreto”, dijo la madre. Otra mamá contó que en febrero del año pasado inscribió a su hija en la misma sucursal. La mujer manifestó que notó que su hija tenía miedo a una de las educadoras. Durante los siguientes meses -prosiguió la mujer- la niña comenzó a llegar con signos visibles de agresión física en sus piernas. “Tenía moretes y hematomas. Le preguntaba a mi hija qué había pasado y ella solo decía: “Nada”. Cuando yo iba a preguntar qué había pasado, me respondían que mi hija era inquieta e hiperactiva, por lo que se paraba golpeando en el parque”, relató la madre. Agregó que su hija, ya con más confianza, le dijo que no solo la trataban mal a ella, sino a varios niños del salón de clases. “Me contó que a uno de sus compañeritos le amarraron sus bracitos con cinta a una silla, eso lo lastimaba y lo hacía llorar hasta que se orinaba en su ropa”, acotó la mujer en su declaración. También resaltó que la menor cambió su conducta mostrando más agresividad, inseguridad e ira, agrediendo incluso a su hermano. La madre de otro niño de seis años relató en su declaración que a su hijo le pasaron cosas “que no tenían explicación”. Una vez salió del curso cabizbajo y lagrimeando. “Pregunté la razón a los responsables y solo atinaron a decirme que podría haber sido por un juguete que quería. Pero al alejarnos le pregunté a mi hijo qué pasó y lo que le entendí fue que lo habían pellizcado”, contó la mujer.


Notas Relacionadas