El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

En Bolivia hay 30 casos por acoso y violencia política; en Cochabamba se procesan dos

Amenazas, presión, hostigamiento, agresiones físicas o psicológicas son comportamientos que a veces son naturalizados en instancias de gobierno.

hace 3 mese(s)

,

"A ver qué va a hacer, le haremos corretear". Este fue parte de discurso de un dirigente cuando en 2020 agredieron a la entonces alcaldesa de Sipe Sipe, uno de los municipios del Eje Metropolitano de Cochabamba. El secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación de Cochabamba, Carlos Solá, recordó aquel suceso porque él fue testigo de esas palabras durante una reunión; hecho que habría cuestionado en su momento.

Este lunes, se desarrolló en Cochabamba la Cumbre Departamental de Prevención de Acoso y Violencia Política contra Mujeres en Ejercicio de la Función. Participaron autoridades del Tribunal Supremo Electoral (YSE) y del Tribunal Electroal Departamental (TED). Se informó que en el país hay 30 denuncias por acoso y violencia política; en Cochabamba se procesan dos.

El acoso político hace referencia a la persecución, hostigamiento o amenazas contra mujeres candidatas electas, designadas o en ejercicio de la función política. La violencia política son los actos de agresión física, psicológica o sexual. En 2012 se aprobó en el país la Ley contra el Acoso y Violencia Política hacia las Mujeres.

La presidenta del TED, Ruth Pontejo, explicó que el objetivo del encuentro es promover estos espacios de reflexión y coordinación interinstitucional para desarrollar políticas y estrategias interculturales de la educación democrática con equidad de género que garantice el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

La especialista de Programas en ONU Mujeres, Mónica Novillo, mencionó una gama de comportamientos que pueden considerarse acoso o violencia política hacia mujeres que tienen cargos públicos: burlas, insultos, amenazas, obligarles a renunciar, obligarles a firmar documentos, no convocarles a reuniones, no informarles sobre el lugar de reuniones, no darles la palabra, empujones, golpes y otros,

Las situaciones mencionadas, no siempre se reconocen como acoso o violencia política.

Este lunes, durante el evento, mientras se mencionaban algunos ejemplos, varias mujeres participantes asentían con la cabeza, dejando notar que estos casos pueden evidenciarse en distintos lugares del departamento.

La vocal del TSE Dina Chuquimia detalló que durante a gestión 2021 recibieron 185 casos, de los cuales 155 fueron por renuncia voluntaria. "Pero 30 casos, acabaron en denuncias por acoso y violencia política", que han sido presentados en los tribunales electorales.

Agregó que en Chuquisaca hay una denuncia; en La paz, 13; en Cochabamba, dos; en Oruro, una; en Santa Cruz, cuatro; en Beni, tres; y en Potosí, tres.

La presidenta del TED Cochabamba, Ruth Pontejo, explicó que los casos denunciados en el departamento están siendo seguidos por el Tribunal de Género del Tribunal Supremo y por la Unidad de Secretaría de Cámara del TED.

"En estos casos, hemos tenido avances; sin embargo, están todavía en la etapa investigativa (…). Vamos a ver cuáles serán los resultados que arroje la Fiscalía", expresó.

Describió que la mayoría se trata de casos de autoridades que fueron obligadas a renunciar, y que hubo maltrato psicológico.

La titularidas y la alternancia evidencian también presiones cuando se trata de mujeres.

La primera instancia para denuncia es el TED, luego la Fiscalía y la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV); y además hay comisiones de ética en instancias como los concejos municipales.

Entretanto, Chuquimia agregó que en 2022 existe cierta "alarma", porque hasta la actualidad ya hay tres casos denunciados; de esos, dos son en el departamento de Beni y uno en La Paz. Uno de estos casos es de la Presidenta del Concejo Municipal de San Pedro de Curahuara, quien denunció a otra autoridad municipal; contó que intentaron hacerle firmar su renuncia como concejala y Presidenta.

"¿Cuál es el pecado d ellas mujeres? Fiscalizar, y es un recurrente", dijo la vocal.

La presión llegó a que lleven a la concejala a una asamblea de la comunidad donde le presioanorn para renunciar; pero, ella no lo hizo, y el proceso sigue.



"A veces, la presión psicológica pede pesar más que la presión física".

En otro de los casos, la Presidenta de la Asamblea Legislativa Departamental de Beni denunció que uno de sus colegas, de su propio partido político, la presionó para que renuncie a su cargo.

En Riberalta hubo otra denuncia. Una autoridad, quien fiscalizaba el desayuno escolar, fue golpeada con un palo que le quebró la muñeca; cuando pidió permiso a su Concejo para salir a Trinidad para la consulta médica y no le dieron permiso. "Su muñeca se ha soldado fuera de lugar (…). Le dijeron que no era acoso político, le dijeron que era violencia familiar y que vaya a una conciliación". Pero, el tema ya está denunciado como acoso político.

La presidenta de la Asociación de Concejalas y Alcaldesas de Cochabamba (Adeco) y concejala de Tacopaya, Gregoria Hinojosa, dijo que en su municipio (donde hay cinco concejales, de los cuales tres son mujeres), no han identificado problemas y que, como autoridades políticas piden que se cumpla la norma. Resaltó la importancia del tema de paridad en todas las infancias de Gobierno.

"A veces, las mujeres estamos sirviendo con nuestro voto; pero, también debería haber mujeres en la Gobernación, en los municipios; una gestión varón y una gestión, mujer; para que tengamos derecho de participar".

El Secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación exhortó a los municipios a impulsar las candidaturas de líderes mujeres. Recordó que en Cochabamba entre las 47 alcaldías, solo en dos hay alcaldesas, en Capinota y en Villa Tunari.

"Sería ideal, en la próximas elecciones, que haya dos o tres alcaldesas por región", dijo y resaltó el papel de autoridades mujeres, quienes tienden a ser "menos corruptas que los varones". Aseguró que eso está demostrado con estudios.

Ciuestionó que haya presidentas de concejos municipales que no reciben apoyo ni siquiera de sus m,istmos colegas.

AVANCES Y FRENOS Novillo manifestó que Bolivia fue uno de los primeros países que impulsó políticas y medidas de paridad, lo que tuvo efecto en la presencia de las mujeres. Recordó que en los años recientes, Bolivia estuvo ocupando los primeros seis puestos del mundo con mayor presencia femenina en los legislativos.

Detalló que en los concejos municipales del país se logró una presencia del 51%; en las asambleas legislativas departamentales, cerca del 48%; y en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALD) existe un criterio de paridad alcanzado.

"Pero, lamentablemente esto ha estado ha estado acompañado de un fenómeno que acompaña la participación de las mujeres, como es el acoso y la violencia política, que se identifica como uno de los principales obstáculos".

Lamentó que pese a los años de vigencia de la norma exista una serie de dificultades para lograr su implementación, por cuestiones como vacíos normativos.

TRÁMITE ESPECIAL La vocal del TSE Dina Chuquimia explicó que en el caso de la renuncia de autoridades hombres, se aceptan y se habilita a su suplente. Pero, no ocurre lo mismo en el caso de las mujeres, quienes tienen un "trámite especial"..

Detalló que la Secretaría de Cámara de cada tribunal departamental recibe las renuncias, pero esto pasa por una evaluación.

"Las renuncias que se puedan presentar de autoridades electas mujeres, pasan por un filtros de análisis psicológico jurídico", sostuvo y explicó que esto se debe a que muchas veces las denuncias por supuestos "temas personales", no lo son, y tienen que ver con acoso y violencia política.

De darse este caso, pasan a denuncia formal. Con un informe jurídico y psicológico, se transfiere a la sala plena del tribunal electoral departamental correspondiente; y si existiesen las suficientes pruebas, por presiones u otros comportamientos, el Órgano Electoral remite los casos al Ministerio Público.

Cuestionó que, en esa instancia, exista un cuello de botella, porque demora y, con ese escenario hay mujeres que se cansan de esperar.


Notas Relacionadas