El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Santa Cruz: Caso del instructor de GyM asesinado está por caer, denuncian desaparición de pruebas

El único detenido salió de la cárcel con una fianza juratoria de Bs 30.000 y del cuaderno de investigaciones desapareció casi todas las pruebas, por este hecho fueron denunciados un juez, una fiscal, policías y un médico forense.

hace 1 año(s)

,

El caso del asesinato del instructor de gimnasio, Aldo Calderón Mejía, corre el riesgo de caer por falta de pruebas que fueron colectadas, pero desaparecieron porque no figuran en el cuaderno de investigaciones, denunció la abogada de la familia de la víctima, Raquel Guerrero.

El hecho de sangre ocurrió el 8 de julio del 2021. El cuerpo de la víctima fue hallado sin vida, y con tres disparos con arma de fuego, en el camino que conduce a la localidad de Camalotal distante a 10 kilómetros del municipio de Colpa Bélgica en el departamento de Santa Cruz.

“(El 8 de julio) al joven (Aldo Calderón Mejía) lo sacaron del gimnasio, existe un video en el que se ve como lo sacan. La Policía ha colectado por lo menos unos cinco videos, en realidad han esclarecido el caso, pero todo ese material de video no ha sido remitido al cuaderno de investigaciones”, contó Raquel.

Los sospechosos del presunto asesinato son tres. El principal implicado es Yhobel Alberto Barba Eguez, que salió de la cárcel con una fianza juratoria de Bs 30.000 el 23 de diciembre del 2021, y los otros dos sujetos que se dieron a la fuga. Uno de los prófugos fue capturado, pero el fiscal del caso emitió una resolución sin fundamente y salió en libertad, acotó.

El presunto móvil del crimen fue una deuda de $us 7.000, que data desde el 2015, que la víctima le debía al principal implicado del hecho, Yhobel Alberto Barba Eguez.

Pormenores del hecho

Guerrero recordó que antes que Aldo Calderón sea disparado con tres tiros de bala, se pudo ver, en los videos recolectados, que tres sujetos sacan a la víctima del gimnasio de nombre Knock Out ubicado en la calle Suarez Arana y primer anillo, lugar en el que trabajaba de instructor.

“Al chico (Aldo Calderón), lo sacan del gimnasio, lo llevan a sacar dinero todavía de un cajero automático. Luego lo llevan a un servidor a cargar gasolina en una movilidad, luego lo botan unos 20 minutos en la carretera. Un señor lo encuentra todavía caliente dando sus últimos suspiros”, relató Guerrero.

Según el boletín policial de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), uno de los alumnos del gimnasio, de profesión abogado, recibió una llamada de Aldo Calderón (víctima) pidiéndole ayuda para que le preste dinero porque tenía una deuda, ya que estaba siendo golpeado debido a eso.



Posteriormente se conoció que el cuerpo sin vida de la víctima fue trasladada a la morgue por la unidad de Homicidios de la Felcc.

Exhumación del cadáver

El caso no quedó ahí. Después de la autopsia de ley que realizó el médico forense, Rodrigo V. Z. y la familia procedió a darle cristiana sepultura, la comisión de investigadores solicitó la exhumación del cadáver porque presuntamente el forense se olvidó extraer los proyectiles del cuerpo de la víctima.

La exhumación se realizó a los ocho días del asesinato de Aldo Calderón, pero la familia no entendía por qué querían realizar una segunda necropsia si ya se realizó una.

“Por último, sacan el cadáver, lo llevan de la morgue y realizan una segunda autopsia. Primeramente, decía que era porque no lo había cortado y se habían olvidado retirar el proyectil porque no tenía (en ese momento) equipos de rayos X. Después dijeron que no querían cortarlo porque se vería mal”, explicó Guerrero.

Por último, la familia de la víctima comprendió que en el fondo lo que sucedía era que se había extraviado evidencias y que ni siquiera había ingresado al cuaderno de investigaciones. Pudieron corroborar ese hecho porque la comisión que investigaba el caso no quiso brindar una copia del cuaderno de investigaciones. Es decir que por falta de pruebas el caso estaba por caerse.

“Posterior a eso y al ver que no había nada (de pruebas) y que el caso se está por caer. Entonces mi persona inició una denuncia contra el juez del control jurisdiccional, contra la fiscal que estaba investigando ese caso, ‒ahora ya no está la fiscal, ya la sacaron de la Fiscalía‒, contra los dos primeros policías y contra el forense”, indicó Guerrero.

Añadió que la audiencia de declaración de los cinco denunciados se llevó adelante este viernes, pero el juez y la (ex)fiscal se abstuvieron a declarar y los dos policías y el médico forense llegaron sin abogados.

“Como víctimas, queremos que se recupere y se reponga los videos que se perdieron, así como el proyectil. Alguien tiene que tener (en su poder), entonces que se deponga al cuaderno para que de este proceso no queden absueltos”, expresó.


Notas Relacionadas