El tiempo
     Santa Cruz

M Motores

El Dakar se gana a Checa

Y viceversa. El ex piloto de MotoGP ha demostrado que tiene madera de dakariano. Y anuncia que volverá: «No me gusta dejar las cosas a medias»

hace 12 dia(s)

,

Carlos Checa venía a descubrir el Dakar… y ha sido el Dakar el que ha descubierto a Carlos Checa. Porque, si borramos de la memoria el día del accidente (etapa 3) y los dos siguientes en los que no pudo competir mientras reparaban su Optimus, sus resultados son realmente espectaculares. El mejor llegó en la endemoniada primera etapa, 24º, pero después su puesto natural ha estado entre los 30 primeros, algo más que destacable teniendo en cuenta el alto nivel de la categoría este año…. Y que hablamos de un ‘rookie’ en el Dakar y con los coches.

La primera pregunta, después de saborear el dulce y el amargor del Dakar, es clara: ¿Le ha picado el ‘bicho’ del Dakar? «Yo ya venía con el bicho ‘picao'», responde con su gracia habitual. Y es cierto, porque Checa -a diferencia de otro ex MotoGP como Petrucci- viene curtido en los rallies, aunque no con los coches. «Ya hice mis pinitos en moto corriendo el Rally de Cerdeña, Merzouga y algunos motorrallies en Italia, pero por entonces no tenía el objetivo del Dakar, solo pasarlo bien», explica a MARCA. «Luego tuve una lesión y a partir de ahí, aunque me invitaban a carreras, no podía hacerlas por los dolores en la cadera, secuela de una operación mal hecha de mi época de MotoGP». Así que ‘adiós’ a la moto y ‘hola’ al Side by Side: «Luego se me plantea el SSV y eso ya me convencía más. Hice Merzouga, el Panáfrica, alguna carrera en Italia y la Baja Aragón… y ahí sí que ya el siguiente paso era el Dakar. Pero el SSV no me parecía el vehículo ideal para el Dakar, al menos para mí. Me gusta tener un poco más de potencia para experimentar lo que viven lo de delante». Una charla con David Castera, director del Dakar, una llamada al equipo MD Optimus, una primera prueba con el coche… y habemus Dakar para Carlos Checa (que, por cierto, se lo ha pagado de su bolsillo: «Cada uno pasa las vacaciones como quiere», bromea con MARCA).

El de Manresa, a sus 49 años, mantiene el espíritu competitivo de siempre. «Esto de venir a correr y no correr… es un concepto difícil de encajar». Esa frase resume su talante ambicioso, impropio de un novato y que seguramente influyó en su accidente.

Un primer Dakar intenso



Checa no podrá contar que completó su primer Dakar, pero batallas que contar no le faltarán, especialmente la que libró entre los días 3, 4 y 5 de la carrera, después de volcar en una zona de alta velocidad. «Fue un error mío, iba más rápido de lo normal. El coche reaccionó un poco repentino, en una zona blanda. En una compresión la pillamos un poco de lado, se escapó, se enganchó y volcamos. Ha sido una lástima porque es fallo mío. No fue mala suerte, solo demasiadas ganas de correr y poca experiencia». Checa reconoce su error, y eso le honra. «Seguramente con más experiencia en ese punto lo habríamos salvado. Me voy a acordar para toda la vida y no cometeré más este error. Cuando vi la posibilidad de no continuar, me quería morir«, nos dice con tono severo, para después soltar uno de sus ya característicos chascarrillos: «¡No sabía que la arena fuera tan dura!» El accidente le va a reconcomer mucho tiempo, pero es parte del aprendizaje de todo dakariano: «Cuando has corrido en moto y has tenido accidentes graves, todo lo relativizas, pero la decepción queda ahí, es una emoción que no es fácil quitarse de encima. Es una pifiada y hay que hacerle frente. Cuando eres competitivo, te puede acabar sucediendo esto».

Pero además del orgullo, lo que más le dolió fue la tensión y la incertidumbre que le acompañó en los dos días siguientes, en los que estuvo cerca de no poder continuar por una simple pieza que soportaba el parabrisas. «Pensé que esto no se podía acabar ahí. Buscamos la solución y la encontramos con el coche que se quedó en Jeddah por el positivo de un compañero. Mis amigos me habían ofrecido hasta aviones por si había que traer la pieza de Francia. Para colmo, el coche tenía mucha faena y encima solo tenía un mecánico porque otro cogió el Covid… Esa noche, ya con las piezas, los mecánicos en el equipo hicieron una buena ‘cabalgata’ para poder seguir antes del descanso».

Checa pudo continuar y terminar el Dakar (si no pasa nada en las dos últimas etapas) con una cuenta pendiente, y una convicción: que con una buena preparación puede luchar por metas mayores: «Cuando empiezo una cosa me gusta terminarla, este no va a ser un Dakar completo. Esto tampoco es cosa de un año, hay que trabajar durante un tiempo para conseguirlo. La gente que está aquí conoce la orografía, los peligros… todo eso se coge con el tiempo y espero tenerlo para poder subir mi nivel«. Aquí Carlos Checa, un dakariano por muchos años.

 


Notas Relacionadas