El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Iván Rojas dice que subsiste trabajando en delíveri; Del Castillo responde que es "indigno escapar de la justicia"

El exuniformado enfrenta procesos penales en el país, como el caso de la supuesta desaparición de la libreta militar de Evo Morales, manipulación de causas al interior de la Policía anticrimen y otros procesos disciplinarios.

hace 22 dia(s)

,

Iván Rojas, exdirector nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el  Crimen (Felcc) de la gestión transitoria de Jeanine Áñez, afirmó que vive en el exilio trabajando en una empresa de delíveri.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en sus redes sociales respondió que el exjefe policial tiene temas pendientes y que es indigno escapar de la justicia.

"El exdirector de la Felcc de la gestión de Murillo, Iván Rojas, admitió en noviembre del año 2020 tener una fortuna que supera los cuatro millones de bolivianos y aparte 235 mil dólares. Hoy dice que no tiene recursos para vivir y que trabaja de ´delivery para subsistir´", posteó Del Castillo en sus rede sociales.

"Ningún trabajo es indigno para menospreciarlo (como él trata de hacer notar en sus declaraciones), indigno es escapar de la justicia boliviana con un caso de enriquecimiento ilícito después de haber cogobernado con Murillo y Añez, ambos presos actualmente por deudas con la justicia", justificó.

Las revelaciones de Rojas se produjeron durante una entrevista con El Deber, en la que no detalló en qué país se encuentra a la espera de un refugio político. Sin embargo, su defensa señaló con anterioridad que había salido hacia Chile.

“Yo trabajo con Uber, haciendo entregas y últimamente he podido acceder a una cadena de supermercados, lo que me da cierta estabilidad en cuanto al trabajo semanal haciendo entregas. Anecdótico y triste, empezamos haciendo las entregas en bicicleta. En este momento hacemos las entregas en un vehículo que nos permite incrementar la cantidad de entregas, lo que nos da para subsistir, tener para cubrir nuestro techo, nuestra alimentación y, a Dios gracias, pensar en el cuidado de la salud que acá tenemos como beneficio del trabajo que cumplimos”, dijo Rojas a El Deber.



“Voy a hacer mía una frase de mi madre, que en paz descanse, que me dijo alguna vez: ‘Hijo, tienes dos manos, tienes 10 dedos, sabes pensar y tienes que tener siempre presente que el trabajo no denigra a la persona, al contrario, dignifica. Cualquier trabajo honrado bien realizado te va a dar por lo menos para subsistir’”, declaró.

También señaló que su esposa trabaja en repostería boliviana y que a “Dios gracias pudo empezar a trabajar dos días a la semana en una empresa de deliveri”.

Ante la consulta de si se le abrieron otras oportunidades laborales donde se encuentra, afirmó que pese a que tiene tres licenciaturas en ciencias policiales, en Derecho, en Ciencias de Administración Superior de Seguridad Pública, además de haber realizado cuatro maestrías y tener unos 40 diplomados, no hay empresa alguna que quiera contar con sus servicios porque tiene "muerte civil".

“Tengo una muerte civil, porque no hay una empresa que quiera contar con una persona, que, a pesar de su currículum, tiene en este momento 10 procesos penales en Bolivia, 12 procesos administrativos, creo que ya voy por la cuarta o quinta baja de la institución a la que he servido durante 30 años de manera ininterrumpida. Es como que cinco veces tuviera que pagar la misma pena. Soy un caso digno de estudio por la cantidad de bajas que hay en mi contra”, sostuvo.

El exuniformado enfrenta procesos penales en el país, como el caso de la supuesta desaparición de la libreta militar de Evo Morales, manipulación de causas al interior de la Policía anticrimen y otros procesos disciplinarios.

En marzo se conoció que el Tribunal Disciplinario Departamental de la Policía en La Paz determinó su baja definitiva y sin derecho a reincorporación del exdirector de la Felcc por la falta grave de “deserción”.

En septiembre del año pasado, el sistema disciplinario policial determinó una nueva baja definitiva del exjefe policial, esta vez por el caso motín de 2019. Rojas fue acusado de instigar motines, huelgas, suspensión o interrupción del servicio y actos de protestas.


Notas Relacionadas