El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

El mundo se prepara para una segunda Navidad en pandemia

Miles de millones de personas se preparan este viernes para festejar unas fiestas de Navidad nuevamente ensombrecidas por la pandemia de coronavirus, cuya variante ómicron ha provocado nuevas restricciones que afectan los reencuentros familiares.

hace 1 mese(s)

,

Miles de millones de personas se preparan este viernes para festejar unas fiestas de Navidad nuevamente ensombrecidas por la pandemia de coronavirus, cuya variante ómicron ha provocado nuevas restricciones que afectan los reencuentros familiares. Perú prohibió reuniones familiares y fiestas en Navidad y España reintrodujo la mascarilla obligatoria en la calle, mientras que su región Cataluña impuso un toque de queda nocturno.

En vísperas de la Navidad, los contagios por la variante ómicron se disparan y obligan a varios países a tomar nuevas medidas restrictivas. En Europa a partir de hoy en Italia, Grecia y España será nuevamente obligatorio el uso de mascarillas incluso en exteriores.

Además en Italia, en cines, teatros, eventos deportivos o transporte publico será necesario utilizar la mascarillas FFP2.

En la región española de Cataluña se impuso un toque de queda desde la una a seis de la mañana. Ante a estas nuevas medidas sanitarias, muchos españoles no podrán pasar la nochebuena como habían previsto.

“Este año las Navidades van a ser diferentes, tengo una hija que por contacto positivo está confinada y la celebraremos los tres solos”, dice a RFI Miriam que vive en Barcelona. “Será igualmente una noche muy especial, pero lo viviremos con nostalgia, echando sobre todo de menos a la familia en general. Serán unas fiestas contenidas sin relaciones sociales ni mucha actividad, esperando que la cabalgata y otras actividades infantiles se mantengan. Realmente es un déjà vu del año pasado. Me coge más cansada y sobre todo indignada. Las medidas mínimas que han anunciado son insuficientes, llegan tarde y mal. De nuevo, después de casi dos años no hemos avanzado nada y me parece que me vuelve a coger por sorpresa. Esa es mi sensación. Echo de menos, sobre todo medidas conciliadoras para las familias, como bajas por hijo que tiene que estar en confinado o que es positivo. E incentivos para las empresas para que faciliten el trabajo y sobre todo, la flexibilidad horaria. El sistema sanitario vuelve a estar de nuevo colapsado y no han aplicado ninguna restricción, por lo que en enero estaremos peor y seguramente la vuelta al cole se retrase. O sea que de nuevo las familias haciendo frente a esta situación como se puede”.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña anunció que respaldaba «las medidas de protección de covid-19 solicitadas» por el gobierno regional, que también incluyen el cierre de las discotecas y la limitación de las reuniones privadas a un máximo de diez personas.



De su lado, la presidenta de Madrid, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, descartó el jueves aplicar nuevas restricciones en su región.

Algunas regiones españolas exigen un certificado sanitario para permitir la entrada en ciertos sitios públicos, mientras otras, como Madrid, rechazan hacerlo.

“Me trasladé desde Sevilla hasta una localidad que se llama Torrejón de Ardoz, a unos 45 kilómetros de Madrid”, dice a RFI la colombiana Carmen Andrea Rengifo. “Estaré reunida con familiares que vienen de Londres. Festejaremos en casa de una familiar, porque preferimos y decidimos no ir a ningún restaurante justamente para evitar que haya más propagación o contagios. Entonces todos nos trataremos de hacer pruebas rápidas antes de reunirnos”.

La incidencia en España es de 911 casos por 100.000 habitantes en 14 días, una cifra más de cuatro veces superior a la que tenía el 1 de diciembre.

En Francia, el presidente Emmanuel Macron ha llamado a la ciudadanía a tomar todas las precauciones necesarias en estas celebraciones de fin de año. El país registra ya 96.000 casos diarios de contagios, una cifra que según las proyecciones superará los 100.000 casos la próxima semana.

Sin embargo este aumento del registro puede también deberse al incremento de test y autotests realizados en el país, seis millones la semana pasada.

Hasta ahora la tercera dosis de refuerzo sigue siendo la estrategia principal frente a la nueva variante ómicron. La autoridad sanitaria francesa recomendó que el tiempo de espera entre la segunda y la tercera dosis se reduzca a tres meses.


Notas Relacionadas