El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Fiscalía cita al exministro Parada por el caso del crédito gestionado ante el FMI

En medio de críticas por la poca celeridad que se da a los procesos que involucran al masismo, la Fiscalía saca a relucir un caso contra una exautoridad cruceña: José Luis Parada debe acudir en calidad de sindicado

hace 6 mese(s)

,

A pocos días de cerrar el 2021, el Ministerio Público vuelve a desempolvar un caso contra una exautoridad que no responde al Movimiento Al Socialismo (MAS). Se trata del exministro de Economía, José Luis Parada, quien fue citado por la Fiscalía para que se presente a declarar, en calidad de sindicado, por el caso del crédito que se gestionó durante el Gobierno transitorio ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En abril de este año, Parada ya se había presentado a declarar ante el Ministerio Público por el caso FMI y recordó que el préstamo no vulneró ninguna norma legal. En ese entonces sostuvo que colaboraría con la justicia declarando las veces que sea necesario.

El exministro confirmó a EL DEBER que fue citado por el Ministerio Público para prestar su declaración informativa este jueves (23 de diciembre), a las 09:30 en las oficinas de la Fiscalía cruceña.

Según el reciente documento de citación, Parada es sindicado por la presunta comisión de los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica e incumplimiento de deberes.

La denuncia también alcanza al exviceministro del Tesoro y Crédito Público, Carlos Schlink; al expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Guillermo Aponte Reyes Ortiz; y los exdirectores del BCB, Luis Armando Pinell Siles y Róger Alejandro Banegas Rivero.

Antecedentes

Todo comenzó en 2020, cuando la emergencia sanitaria del Covid-19 comenzaba a hacer estragos en el sistema sanitario que se heredó del Gobierno de Evo Morales y azotaba a la población boliviana, el exministro contribuyó para conseguir los recursos que harían frente a la pandemia, asunto que fue truncado por una Asamblea Legislativa donde el masismo tenía el dominio. 

Fueron $us 327 millones que llegaron, pero no se usaron. El partido azul optó por devolver los recursos y Bolivia pagó $us 24,3 millones por concepto de variación cambiaria, intereses y comisiones (adicionales al crédito), lo que no habría ocurrido si se utilizaban los recursos como correspondía. Fue así que se activó el caso contra el exministro Parada.

El masismo argumentó que Bolivia no puede seguir las 'recetas' del FMI y que rechazar el crédito significaba liberarse de las imposiciones “fiscales, financieras, cambiarias y monetarias”. Además, se señaló que no hubo autorización del Congreso para canalizar los recursos

El descargo del FMI

Mediante una carta dirigida al Gobierno de transición, Alejandro Werner, director del departamento del hemisferio occidental del FMI, explicó que Bolivia accedía al financiamiento sin ningún tipo de condiciones, ante las dudas surgidas en el Legislativo.

En la misiva, el alto ejecutivo del FMI detalla que el país accedió al Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), que establecía una compra de 240,1 millones de DEG ($us 327 millones).

Más detalles

El  crédito del FMI generó controversia desde sus inicios debido a la necesidad de dichos recursos para hacer frente a la emergencia del Covid-19.

Cuando el Gobierno optó por devolver los recursos, la diputada María José Salazar (Comunidad Ciudadana) criticó al Gobierno de Luis Arce Catacora al señalar por devolver el préstamo del FMI por temas políticos antes que atender la salud de los bolivianos, en plena crisis sanitaria.

"Aquí un ejemplo de lo que se pudo haber pagado con el dinero devuelto al FMI: 10 millones de vacunas, 4.500 ítems para médicos por un año, 10.000 enfermeras y auxiliares, 30 terapias intensivas completas y 7 aceleradores lineales para tratamiento contra el cáncer", apuntó Salazar.

Desde diferentes esferas del masismo rechazan los acercamientos con el FMI, pese a que el propio líder del partido azul, Evo Morales, se 'colgó' de dicho organismo para resaltar las proyecciones de crecimiento de Bolivia con la actual administración estatal de Luis Arce Catacora.



A pocos días de cerrar el 2021, el Ministerio Público vuelve a desempolvar un caso contra una exautoridad que no responde al Movimiento Al Socialismo (MAS). Se trata del exministro de Economía, José Luis Parada, quien fue citado por la Fiscalía para que se presente a declarar, en calidad de sindicado, por el caso del crédito que se gestionó durante el Gobierno transitorio ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En abril de este año, Parada ya se había presentado a declarar ante el Ministerio Público por el caso FMI y recordó que el préstamo no vulneró ninguna norma legal. En ese entonces sostuvo que colaboraría con la justicia declarando las veces que sea necesario.

El exministro confirmó a EL DEBER que fue citado por el Ministerio Público para prestar su declaración informativa este jueves (23 de diciembre), a las 09:30 en las oficinas de la Fiscalía cruceña.

Según el reciente documento de citación, Parada es sindicado por la presunta comisión de los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica e incumplimiento de deberes.

La denuncia también alcanza al exviceministro del Tesoro y Crédito Público, Carlos Schlink; al expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Guillermo Aponte Reyes Ortiz; y los exdirectores del BCB, Luis Armando Pinell Siles y Róger Alejandro Banegas Rivero.

Antecedentes

Todo comenzó en 2020, cuando la emergencia sanitaria del Covid-19 comenzaba a hacer estragos en el sistema sanitario que se heredó del Gobierno de Evo Morales y azotaba a la población boliviana, el exministro contribuyó para conseguir los recursos que harían frente a la pandemia, asunto que fue truncado por una Asamblea Legislativa donde el masismo tenía el dominio. 

Fueron $us 327 millones que llegaron, pero no se usaron. El partido azul optó por devolver los recursos y Bolivia pagó $us 24,3 millones por concepto de variación cambiaria, intereses y comisiones (adicionales al crédito), lo que no habría ocurrido si se utilizaban los recursos como correspondía. Fue así que se activó el caso contra el exministro Parada.

El masismo argumentó que Bolivia no puede seguir las 'recetas' del FMI y que rechazar el crédito significaba liberarse de las imposiciones “fiscales, financieras, cambiarias y monetarias”. Además, se señaló que no hubo autorización del Congreso para canalizar los recursos.

l descargo del FMI

Mediante una carta dirigida al Gobierno de transición, Alejandro Werner, director del departamento del hemisferio occidental del FMI, explicó que Bolivia accedía al financiamiento sin ningún tipo de condiciones, ante las dudas surgidas en el Legislativo.

En la misiva, el alto ejecutivo del FMI detalla que el país accedió al Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), que establecía una compra de 240,1 millones de DEG ($us 327 millones).

Más detalles

El  crédito del FMI generó controversia desde sus inicios debido a la necesidad de dichos recursos para hacer frente a la emergencia del Covid-19.

Cuando el Gobierno optó por devolver los recursos, la diputada María José Salazar (Comunidad Ciudadana) criticó al Gobierno de Luis Arce Catacora al señalar por devolver el préstamo del FMI por temas políticos antes que atender la salud de los bolivianos, en plena crisis sanitaria.

"Aquí un ejemplo de lo que se pudo haber pagado con el dinero devuelto al FMI: 10 millones de vacunas, 4.500 ítems para médicos por un año, 10.000 enfermeras y auxiliares, 30 terapias intensivas completas y 7 aceleradores lineales para tratamiento contra el cáncer", apuntó Salazar.

Desde diferentes esferas del masismo rechazan los acercamientos con el FMI, pese a que el propio líder del partido azul, Evo Morales, se 'colgó' de dicho organismo para resaltar las proyecciones de crecimiento de Bolivia con la actual administración estatal de Luis Arce Catacora.

El Deber


Notas Relacionadas