Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

L Local

Vallegrande se lanza al mercado de la cerveza con un trío de sabores artesanales

hace 12 dia(s)

,

La compleja y equilibrada Malta Sout, la Golden Ale de amargor medio alto con aroma de flores y especies y, la Red Ale de sabor caramelo de lúpulos americanos medios y fuertes, son las tres variedades de una innovadora propuesta de cerveza artesanal.

“La Ovejerita”, una rubia estilizada que luce el típico sombrero vallegrandino, pretende constituirse en una opción en el mercado de las cervezas artesanales del país.

El nombre de la cerveza, fue tomado del kaluyo de Juan Osinaga, La Ovejerita, que es como el segundo himno para los vallegrandinos.

Su creador, Jorge Sandoval Antelo,  es un emprendedor vallegrandino de profesión ingeniero químico de 26 años que está por empezar una maestría en etnología, y que desde hace un par de años empezó a experimentar cuerpo y sabor de “La Ovejerita” .

Sandoval es uno de los cinco primeros cerveceros que empezaron la producción artesanal de cerveza en el departamento de Santa Cruz. En la actualidad hay en la región al menos 10 productores. “Hay una hermandad y un espíritu de colaboración entre todos. Tampoco competimos con la cerveza industrial, porque la diferencia en calidad es notoria”, dijo a ANF.

Desde mediados de 2017 está formalmente en el mercado con una producción modesta de un promedio de  400 litros para llenar unas 1.300 botellas por mes. 

Debido a que se trata de una cerveza artesanal de producción orgánica, su producción requiere de 30 días, incluyendo 7 días de maduración y 7 de fermentación hasta alcanzar el punto en sus variedades de rubia, morena y negra.

“Queríamos emprender algo nuevo y vimos que hay variedad de licores en Vallegrande pero no había una cerveza, así que me fui al Perú a la Red de Cerveceros Artesanales, hice unos cursos, aprendí, experimenté, invertí y estoy haciendo una cerveza artesanal de calidad made in Bolivia con el nombre del segundo himno vallegrandino: el kaluyo La Ovejerita”, relató Sandoval.

La comunidad Ovejero, en la cañada del mismo nombre en Vallegrande, es el lugar elegido para la planta que según anunció Sandoval incrementará la producción de forma gradual.



Los lúpulos son importados de Alemania, Argentina y Checoslovaquia pero el agua y otros ingredientes esenciales para su elaboración son nacionales porque deben ser productos orgánicos. 

La avena nacional es clave para la cerveza Stout ,una malta media tostada que se distingue por un sabor amargo que combina el café y el chocolate. 

La variedad Red Ale es morena y tiene el sabor de lúpulos americanos con sabor a caramelo combinado con un efecto de frutas cítricas.

Finalmente la Golden Ale es una rubia refrescante con un amargor medio alto y delicados sabores de malta y caramelo, combinados con flores y algo de especies.

Las opiniones de los cerveceros son halagadoras y logró distinguirse en la feria artesanal de Cochabamba entre una veintena de cervezas artesanales. 

En la bella campiña de Samaipata, que junto a Comarapa y Vallegrande integra la región de los Valles Cruceños, la cerveza es muy apetecida por los turistas extranjeros, “es el mayor mercado y cada vez mejor posicionada en bares y hoteles. Aunque la producción es limitada, poco a poco nos estamos expandiendo a la capital cruceña” dijo Sandoval.

Su sueño es que surjan más industrias en Vallegrande, rescatando la vocación industrial que demostró en el pasado con la manufactura de los mejores calzados en tiempos de la colonia, así como la producción de gaseosas, los vinos de calidad desde el valle de San Blas y otros.

 

mg