El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

La importante influencia en Chile de la inmigración alemana que empezó en el siglo XIX con la "colonización de Llanquihue"

En el siglo XIX, se calcula que unas 6 mil familias pertenecientes a la entonces llamada Confederación Germánica se instalaron en Chile en busca de nuevas oportunidades.

hace 1 mese(s)

,

El templo luterano de Frutillar se construyó a partir de 1929 al alero del proceso de colonización alemana de la zona.

Hay un pequeño lugar en el sur de Chile donde muchos alemanes se sienten como "en casa": Frutillar.

Con una arquitectura típica alemana, este pueblo ubicado en el lago Llanquihue está fuertemente influenciado por la cultura de este país europeo.

Varias de sus calles llevan nombres provenientes de allí, y muchos de sus cafés ofrecen comida que podría encontrarse fácilmente en ciudades como Múnich o Núremberg.



Por ejemplo, los famosos kuchen (pronunciado en español como "cujen"), una especie de pastel o tarta que se transformó en un pedido obligatorio en la zona y que lleva décadas conquistando el paladar de los chilenos.

Pero Frutillar no es la única localidad en el sur de Chile donde la huella alemana se siente fuerte.

Ciudades como Valdivia, Temuco o Puertos Varas, entre muchas otras, también heredaron parte de su cultura, manteniendo hasta el día de hoy tradiciones como la cervecera.

Y es que en el siglo XIX, miles de familias pertenecientes a la entonces llamada Confederación Germánica se instalaron en Chile en busca de nuevas oportunidades.

Muchas de ellas tuvieron un gran éxito, logrando una integración y desarrollo que les permitió vivir cómodamente en las nuevas tierras.


Notas Relacionadas