El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

EEUU confirmó el primer caso de coronavirus de la variante Ómicron en el país

Se trata de una persona del estado de California que regresó de Sudáfrica hace 10 días. Las autoridades sanitarias analizan medidas para endurecer las normas para los viajeros procedentes del extranjero.

hace 1 mese(s)

,

Una persona de California se convirtió en el primer caso identificado en Estados Unidos de la variante Ómicron del COVID-19. Esto se produce mientras los científicos siguen estudiando los riesgos que plantea la nueva cepa del virus.

La información fue confirmada por el doctor Anthony Fauci, principal epidemiólogo de la Casa Blanca, quien en conferencia de prensa detalló que la persona portadora de la nueva cepa regresó de Sudáfrica el pasado 22 de noviembre, está completamente vacunada -sin dosis de refuerzo- y, hasta el momento, presentó síntomas leves.

Consultado por la prensa local sobre los riesgos de la nueva variante, Fauci remarcó que hasta el momento “no hay suficiente información”. “No hay evidencia de que la Ómicron sea (una variante) más grave, pero se necesita más información”, indicó.

El principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos dijo que se sabrá más sobre la cepa Ómicron en dos o cuatro semanas, a medida que los científicos cultiven y analicen muestras de laboratorio del virus.

Consultado por la prensa local sobre los riesgos de la nueva variante, Fauci remarcó que hasta el momento “no hay suficiente información”. “No hay evidencia de que la Ómicron sea (una variante) más grave, pero se necesita más información”, indicó.

El principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos dijo que se sabrá más sobre la cepa Ómicron en dos o cuatro semanas, a medida que los científicos cultiven y analicen muestras de laboratorio del virus.

Durante la conferencia de este miércoles, reiteró el llamado a la gente a vacunarse, y a aplicarse la dosis de refuerzo a quienes corresponda. Asimismo, instó a mantener los cuidados habituales, como el uso de máscaras en lugares interiores. “Siempre debatimos cosas que deberíamos hacer mejor, pero ahora debemos implementar las herramientas que tenemos”.

10.jpg

El gobierno del presidente Joe Biden tomó medidas a finales del mes pasado para restringir los viajes desde el sur de África, donde la variante fue identificada por primera vez y se expandió rápidamente. También se han identificado grupos de casos en otras dos docenas de países.



Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en tanto, están tomando medidas para endurecer las normas para los viajeros procedentes del extranjero, que se prevé sean anunciadas este jueves.

Entre esas medidas se incluirá la exigencia de una prueba para todos los viajeros en el plazo de un día después de embarcar en un vuelo a Estados Unidos, independientemente del estado de vacunación. También se está considerando la posibilidad de imponer la realización de pruebas después de la llegada.

Fauci adelantó que los visitantes extranjeros podrían ser sometidos a una “cuarentena de siete días” al llegar al país, sumado a la prueba de COVID-19 de las últimas 24 horas.

Las autoridades afirmaron que estas medidas sólo servirían para “ganar tiempo” para que el país conozca mejor la nueva variante y tome las precauciones adecuadas, pero que, dada su transmisibilidad, su llegada a Estados Unidos era inevitable.

9.jpg

Aún se desconocen muchas cosas sobre la nueva variante, como si es más contagiosa que las cepas anteriores, si hace que la gente enferme más gravemente y si puede frustrar la vacuna. Sin entrar en detalles, Fauci comentó que el perfil molecular de la cepa Ómicron sugiere que esa variante podría ser más transmisible.

El anuncio del primer caso en Estados Unidos se produce antes de que el presidente Biden tenga previsto exponer el jueves su estrategia para combatir el virus durante el invierno. El mandatario ha tratado de calmar la alarma sobre la nueva cepa, argumentando que era una causa de preocupación pero “no una causa de pánico”.

Biden y los funcionarios de salud pública han aumentado la urgencia de sus peticiones para que más estadounidenses se vacunen, y para que los que se han vacunado reciban vacunas de refuerzo para maximizar su protección contra el virus.

 


Notas Relacionadas