El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Hondureños cansados ​​de la corrupción buscan un cambio en las elecciones

Expulsar al Partido Nacional del presidente Juan Orlando Hernández después de 12 años es más importante para ellos que quién toma el poder cuando ya no está.

hace 2 mese(s)

,

Para muchos hondureños, las elecciones del domingo se tratarán de quitarle el poder a un partido cuyas sucesivas administraciones se considera que han profundizado la corrupción y llevado a decenas de miles a huir del país, muchos hacia Estados Unidos.

Expulsar al Partido Nacional del presidente Juan Orlando Hernández después de 12 años es más importante para ellos que quién toma el poder cuando ya no está. La animosidad hacia Hernández es tal que durante varios años, los migrantes que salen de Honduras han coreado "¡Fuera JOH!" refiriéndose a sus iniciales.

Las denuncias contra Hernández y su partido son múltiples. Una vida que ya era difícil se ha vuelto aún más difícil para muchos. Honduras fue azotada por dos devastadores huracanes en 2020. La pandemia elevó el desempleo al 10,9% el año pasado, según el Instituto Nacional de Estadística. La economía se contrajo un 9%, según el Banco Mundial. Y las pandillas callejeras gobiernan franjas de territorio a través del terror.

Hernández también se ha convertido en una vergüenza nacional. Los fiscales federales de Estados Unidos en Nueva York lo han acusado de dirigir un narcoestado y de impulsar su propio ascenso político con dinero de la droga. Hernández lo ha negado todo y no ha sido acusado formalmente, pero eso podría cambiar una vez que deje el cargo.

Y muchos creen que Hernández no es legítimamente su presidente. Un tribunal amistoso eludió la prohibición constitucional de reelección y Hernández ganó un concurso de 2017 lleno de irregularidades que, sin embargo, fue rápidamente reconocido por la administración Trump.

De modo que el candidato del Partido Nacional en las elecciones del domingo, el alcalde de Tegucigalpa Nasry Asfura, se ha enfrentado a importantes obstáculos como sucesor elegido de Hernández.

Los fiscales hondureños también lo acusan de desviar más de $ 1 millón en fondos públicos para uso personal, pero la Corte Suprema ha dejado el caso en suspenso hasta que una especie de contraloría lo investigue.

Por mucho que lo haya intentado, Asfura no ha podido deshacerse del estigma de Hernández. En un mitin reciente en Tegucigalpa, Asfura suplicó: "Soy diferente".

La fortaleza del Partido Nacional es su capacidad para distribuir beneficios y movilizar a los votantes, incluidos unos 200.000 empleados del gobierno, y Asfura todavía está en la carrera. Cualquiera de los 14 candidatos que obtenga más votos gana el domingo; no hay escorrentía.

Las encuestas le dan a Xiomara Castro la mejor oportunidad de vencer a Asfura. Este es el tercer intento de Castro. Perdió ante Hernández en su primera carrera y luego se retiró en 2017 cuando se unió a la coalición que respaldaba al personaje de televisión Salvador Nasralla, quien este año se retiró para respaldarla.



La candidata de 62 años del partido izquierdista Libertad y Refundación es la esposa del expresidente José Manuel Zelaya, quien había agravado tanto el establecimiento estadounidense como el hondureño al establecer vínculos estrechos con el presidente venezolano Hugo Chávez. Fue derrocado por los militares en un golpe de Estado en 2009. Los funcionarios justificaron su destitución alegando que planeaba violar la misma prohibición constitucional de reelección que Hernández luego ignoró.

Él también se ha enfrentado a acusaciones de corrupción. Cuando un narcotraficante hondureño fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos en 2019, el fiscal federal Geoffrey S. Berman dijo que había pagado millones en sobornos a funcionarios del gobierno, incluidos 2 millones de dólares a Zelaya, una acusación que Zelaya negó.

La campaña de Castro se ha centrado en la necesidad de eliminar la estructura de poder existente y vincular a Asfura con Hernández en cada oportunidad.

“Ellos llaman a Honduras un estado narco por esta mafia que nos gobierna y por eso también dicen que somos el país más corrupto de América Latina”, dijo Castro en un evento de campaña reciente. “Este es el momento de decir basta de la miseria, la pobreza y la exclusión que vive nuestro país ahora”.

Durante años, la relación de Estados Unidos con Honduras se ha regido por la voluntad de Honduras de cooperar en la guerra contra las drogas como un punto clave de transbordo para la cocaína que se dirige al norte y para ayudar a frenar la migración. Pero los fiscales estadounidenses han demostrado que mientras el gobierno ayudaba en la interdicción, sus políticos se beneficiaban de las ganancias de la droga y ayudaban a proteger otros envíos, sobre todo en el caso del exlegislador Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del presidente, quien fue sentenciado a cadena perpetua en los Estados Unidos.

La administración Biden ha seguido luchando con los migrantes centroamericanos que llegan a la frontera suroeste, muchos de ellos de Honduras. La vicepresidenta Kamala Harris ha dicho que la corrupción en la región es uno de los problemas clave que impulsa ese movimiento.

Según el informe Barómetro Pulse of Democracy 2021 de la Universidad de Vanderbilt publicado este mes, más de la mitad de los encuestados en la nación de 9,3 millones expresaron el deseo de vivir o trabajar en el extranjero, 30 puntos porcentuales más que en 2004.

Además del presidente, los hondureños elegirán un nuevo congreso y sus representantes para el Parlamento Centroamericano.

Luis Vásquez, un técnico de sistemas de 43 años en Tegucigalpa, dijo que todos los candidatos lo decepcionaron.

“No hay una opción de propuestas en las que podamos confiar; es más de lo mismo ”, dijo. Pero estaba seguro de que su voto no iría al Partido Nacional, “por el alto nivel de corrupción que ha mostrado”.


Notas Relacionadas