Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Pandilleros serían culpables de la muerte de una contadora en Cochabamba

hace 11 mese(s)

,

El último feminicidio de 2017, o el primero de 2018, lleva el nombre de Lidia Montesinos Coca, una joven de 22 años que acababa de graduarse de la carrera de Contabilidad y que tenía muchos planes, desafíos y sueños por cumplir. Ella estaba desaparecida desde el 28 de diciembre y sus restos, totalmente descompuestos, fueron hallados el 3 de enero en medio de unos maizales.

Como cada noche, de lunes a viernes, Lidia Montesinos había salido de su casa a las 19:30 para ir al gimnasio.

Su enamorado se comunicó con ella a las 20:45 y de acuerdo a sus declaraciones, ella le dijo que ya estaba retornando a su domicilio, en Ironcollo.

Sin embargo, la joven que se había graduado de contadora tres días antes de su desaparición, jamás pudo llegar a su hogar.



“Alguien” la interceptó y la llevó hasta los maizales para vejarla y luego estrangularla. El cuerpo de Lidia quedó allí, oculto en medio de los cultivos y pese a que sus familiares salieron a buscarla por la zona, nunca sospecharon que podía estar tan cerca y mucho  menos muerta. El director de la fuerza antiviolencia, coronel Iván Luque, dijo que el enamorado de Lidia ya prestó sus declaraciones y fue liberado porque tiene una coartada para demostrar que no estuvo con la joven la noche que desapareció.

Los vecinos de Ironcollo sospechan que un grupo de pandilleros que suele reunirse  para beber, fumar marihuana y atracar a los traseúntes podría estar implicado en este crimen.

Por el avanzado estado de putrefacción, es difícil confirmar que la joven fue violada, pero las sospechas tienen fundamento porque fue encontrada sin ropa de la cintura para abajo y otros signos característicos de un vejamen sexual. Mientras los investigadores creen que la  joven fue asesinada la misma noche de su desaparición (28 de diciembre), el médico forense apunta a que la data de muerte es de tres a cuatro días antes del hallazgo. De aquí surge la duda de si la muerte de Lidia es el último feminicidio de 2017 o el primero de 2018.///

 

 


Notas Relacionadas