El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Periodistas bajo fuego: agredidos por campesinos, cívicos, policías y el MAS

Los ataques contra los comunicadores se registraron en los conflictos sociales en los departamentos de Oruro, Potosí y Santa Cruz. La ANPB demandó al Gobierno garantías para continuar con el trabajo.

hace 25 dia(s)

,

Las manifestaciones en apoyo y rechazo a la Ley 1386 dejaron a los periodistas en medio de las agresiones. Los ataques ocurrieron en las movilizaciones en las ciudades de  Oruro, Potosí y Santa Cruz. La Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB) calificó de “acciones cobardes” y pidió  al Gobierno nacional garantías para el trabajo de los comunicadores.

Comités cívicos, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), el Colegio de Médicos de Bolivia, gremiales y transportistas fueron algunos de los sectores que se movilizaron desde el pasado lunes 8 de noviembre contra a Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento al Terrorismo.

El Gobierno, por su parte, convocó a sus organizaciones sociales a contrarrestar  las manifestaciones cívicas. La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) fue la primera en responder al llamado. Ese mismo lunes convocó a todas sus federaciones departamentales a marchar en  las ciudades  para  apoyar el primer año de gestión de Luis Arce. En medio de este conflicto quedaron los periodistas de  medios de comunicación tanto  privados como estatales.

Oruro

En Oruro, los trabajadores de los medios de comunicación sufrieron una serie de agresiones y amedrentamientos mientras informaban sobre los primeros días del paro indefinido, entre el lunes  y  martes.

 El Sindicato de Trabajadores de la Prensa   denunció que ante los hechos violentos sucedidos en diferentes puntos de la ciudad, los periodistas trataron de ser acallados y amedrentados. “Ante las constantes amenazas de algunas personas que no les gusta el trabajo de los periodistas que sólo reflejan los hechos que acontecen (...) grupos radicales tratan de acallar y  obstruir el trabajo de la prensa”, se lee en un comunicado que fue  emitido por la entidad.

Ante los  atropellos, los periodistas orureños decidieron exigir garantías al Gobierno y organizaron una manifestación para el miércoles. Ese día,  al menos  20 comunicadores -debidamente identificados con chalecos y la palabra “Prensa”- intentaron ingresar a la plaza 10 de Febrero,  pero fueron reprimidos por la Policía  de forma violenta.

Juan Carlos Yaparí, dirigente del sector, fue golpeado por un policía que traía su equipo antimotín. Por este ataque, el comunicador sufrió  una  hemorragia nasal. Las imágenes del hecho  se conocieron  a través de transmisiones de Facebook y videos compartidos por la prensa.

“Un jefe policial justificó el ataque  al señalar que los agresores (policías) confundieron a los periodistas con sindicalistas del comercio informal”, denunció la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) en un comunicado emitido  luego del hecho.

Potosí

En la ciudad de Potosí,  varios  desconocidos lanzaron una serie de petardos contra un grupo de periodistas el mismo día que comenzaron las movilizaciones a nivel nacional. Uno de los explosivos impactó contra el comunicador de Radio Pío XII, Dilver Soria. El artefacto estalló entre la mochila y el chaleco de trabajo del comunicador. Este hecho provocó  una laceración a la altura de la cintura.

La Asociación y  la Federación de Trabajadores de la Prensa pidieron garantías para el trabajo de sus afiliados.



Además, el fotógrafo de una agencia de noticias, que no quiso revelar su nombre, fue golpeado en la cabeza por un grupo de campesinos que estaban en el velorio de Basilio Titi Tipoli, el joven de 21 años que falleció durante las protestas.

El fotoperiodista logró registrar los enfrentamientos producidos en la ciudad de Potosí y sus imágenes fueron compartidas por diversos medios de comunicación impresos y  digitales. Fue golpeado  cuando se dirigía a cubrir  el velorio  de Titi. Los atacantes intentaron además quitarle  la cámara y le gritaron: “¡Éste es pitita!”.

Santa Cruz

En la ciudad de Santa Cruz, un grupo de personas que están en contra del paro nacional agredieron  a periodistas que cubrían incidentes en la zona del Plan 3.000, sector considerado  uno de los bastiones del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la capital oriental. Según la denuncia, personas con aliento alcohólico se dirigieron contra los periodistas que estaban trabajando y los empujaron y amenazaron.

La Red de Medios Estatales denunció  la intimidación y agresión de parte de grupos violentos. Mediante un comunicado, este grupo indicó que estas personas fueron “convocadas” por el Comité Cívico Pro Santa Cruz.

“Arremetieron contra periodistas de Bolivia Tv y la Red Patria Nueva, cuando cumplían el trabajo de informar desde los barrios cruceños.  Los trabajadores de la prensa de los medios estatales instamos a las autoridades competentes que investiguen los hechos y sancionen a las personas que actuaron con intolerancia, racismo y discriminación, vulnerando el ejercicio del periodismo y la Constitución”, se lee en el comunicado.

La condena

La Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANP) lamentó  las agresiones suscitadas en los tres departamentos por “grupos radicales”.  La organización  indicó que tales hechos son considerados como una transgresión a los derechos humanos y a la libertad de expresión.

“La Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB) repudia las agresiones físicas, verbales y psicológicas y las amenazas sufridas por colegas periodistas que cubrían el lunes 8 de noviembre el paro indefinido en las nueve capitales del país”, se lee en  el pronunciamiento.

En medio de las marchas y contramovilizaciones, los trabajadores de la prensa fueron agredidos y tildados de “pititas, vendidos y golpistas” por grupos de choque que realizaban los desbloqueos.

La ANPB pide a las autoridades de Gobierno que den garantías al trabajo de la prensa y que los autores de estos hechos violentos sean investigados. “(Denunciamos) estos cobardes hechos cometidos por grupos radicales afines al oficialismo ante la comunidad nacional e internacional. (…) Sin libertad de expresión nos hay democracia”.

Página Siete


Notas Relacionadas