El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Después de 30 años de búsqueda y caminando, finalmente encontró a su hija

El barbijo no ocultó que el tiempo no fue generoso con él, a quien le cobró la factura después de 30 años de incertidumbre y dolor que no le permitieron dormir con tranquilidad

hace 28 dia(s)

,

El barbijo no ocultó que el tiempo no fue generoso con él, a quien le cobró la factura después de 30 años de incertidumbre y dolor que no le permitieron dormir con tranquilidad, pues en el año 1990 le arrebataron a su hija y no dejó de buscarla de rincón a rincón caminando por poblaciones y ciudades de Sudamérica y el país, hasta que finalmente le dijeron que su retoño se encuentra en Santiago, de Chile donde en dos meses aproximadamente espera abrazar a su ser querido.

René Raúl Carballo Tagna de 72 años de edad finalmente podrá cumplir el sueño que persiguió por tantos años, volver a ver a su hija a quien nunca olvidó y no perdió la esperanza de encontrarla después de que su señora madre decidió buscar otros rumbos sin dejar rastro alguno, la drástica medida dejó un vacío en él, quien desesperado no dudó en recorrer más de 60 mil kilómetros para dar con el paradero de la niña ahora ya madura.

Cruzar a las fronteras no fue nada fácil, pero atravesarlas era su propósito que con el tiempo también cobró más finalidades, como llevar una bandera que hablara de la reivindicación marítima o tal vez registrar un record Guinness por el recorrido sin perder la esencia del motivo por el que inició la travesía que finalizará en Chile.

La cruzada se inició en el año 1990, recuerda el hombre de la tercera edad quien insiste que en el camino se le presentaron propuestas, como abrir una escuela de fútbol en Estados Unidos avalado por la Academia Tahuchi, aunque muchas cosas se quedaron ahí y la travesía continuó por muchas poblaciones explicó el entrenador de fútbol, natación, tenis de mesa, entre otros.

“Es la última caminata, la estoy realizando porque después de 30 años de búsqueda encontré a mi hija en Santiago, un contacto en Santa Cruz me dijo que está ahí, caminé por todos los rincones del país, después fui al exterior y no la encontraba, en el año 2019 me dijeron que la mamá de mi hija estaba en la capital cruceña”, explicó Carballo con la mirada llena de esperanza y la evidente emoción que no oculta su rostro.



Carballo Tagna, preparó una mochila cargada de ilusiones, volver a ver a su hija será su máximo logro, para ello también tiene un lugar especial en su morral donde guarda el certificado de nacimiento de su "niña". “Recorrí Sudamérica con diferentes mensajes, como paz e integración, pero siempre con la idea de encontrar a mi hija en algún punto donde vaya, pasé por Venezuela, Paraguay, fueron muchos y muchos kilómetros de recorrido”.

En la senda, el entrenador chocó con cosas buenas y malas que marcaron su camino, recordó que hace muchos años trató de emprender viaje llevando un mensaje de reivindicación marítima, pero como respuesta encontró un muro con un firme no, “fueron muy claros, después fui a Colombia de donde nos hicieron retornar y nos trajeron al país”.

El ansiado encuentro, se aproxima, él calcula que estará en Santiago antes del mes de enero del 2022, confía que el paso que marcará le permitirá llegar antes de lo previsto, el recorrido supera los 2.500 kilómetros, para este propósito cuenta con el respaldo de la EMI que pagó el seguro de vida para ingresar al país vecino donde es una exigencia.

Volver a ver a su hija será un sueño hecho realidad, para él quedará en el recuerdo el esfuerzo que hizo pues tuvo que pasar por muchos inconvenientes, como el económico, “trabajé en muchos lugares, por ejemplo, en el país me dediqué a entrenar a los deportistas, sumé 719 medallas en distintos deportes. Formé jóvenes, proyectos deportivos, como en Villa Tunari, todo con el fin de encontrar a mi hija”.

Para llegar a Santiago, Carballo inicia una nueva travesía en la ciudad de El Alto, para después dirigirse a Viacha, Viscachani, Patacamaya, Caracollo, Oruro “para dirigirme hacia Pisiga, ya envié la carta a la Cancillería para ingresar y contar con el respaldo para mi seguridad, ahí a uno le cuidan. Estoy agradecido con la EMI que siempre me apoyó, ahora para viajar pagó mi seguro de vida que me exige Chile (30 mil dólares aproximadamente)”.


Notas Relacionadas