El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Conmoción en España Se suicidó el padre de una víctima de tránsito tras conocer la leve sentencia contra el conductor asesino

Su hijo de 20 años murió embestido, de contramano, por un conductor alcoholizado.

hace 1 mese(s)

,

Francisco López, el padre de un joven que murió embestido por un conductor alcoholizado, se suicidó porque no pudo soportar la condena leve que recibió el asesino de su hijo: ocho años de prisión por homicidio doloso.

La dramática situación ocurrió el 15 de septiembre de 2019 en España. El asesino al volante, Kevin Cui, condujo dos kilómetros de contramano por una autopista después de una noche de alcohol con sus amigos. Dos autos pudieron esquivarlo, pero el tercero, conducido por Víctor López, de 20 años, impactó de lleno. El joven, que iba a trabajar como carnicero a un supermercado Carrefour, murió en el acto.

En la Audiencia Provincial de Madrid, Cui no dio explicaciones sobre su comportamiento de esa madrugada y simplemente se limitó a responder a decenas de preguntas que no se acordaba de nada. El acusado también reconoció que en la época de los hechos bebía mucho. 

Víctor López y Kevin Cui, víctima y victimario.

Víctor López y Kevin Cui, víctima y victimario.

Los Bomberos de la Comunidad de Madrid tuvieron que rescatar el cuerpo del fallecido, que quedó atrapado en su interior. El kamikaze sufrió un traumatismo ortopédico en el brazo y fue estabilizado y trasladado al Hospital Gregorio Marañón para ser observado. Su estado era grave, pero Kevin Cui vive actualmente para contarlo.

El padre del fallecido Francisco, Paco como le conocían todos, sufrió por segunda vez el peor golpe que se puede recibir en la vida. Su otro hijo, Roberto, también había fallecido unos meses antes. La depresión que arrastraba desde entonces lo llevó a suicidarse este martes en una cancha de básquet. Paco aguantó hasta el juicio al hombre que conducía el coche que embistió a su hijo, celebrado hace dos meses, pero no pudo más con su angustia. 



A Víctor "le gustaba pescar, la play, sus amigos y estaba enamoradísimos de su novia", confesó entonces un familiar de la víctima al diario El Español . Era hincha del Real Madrid, vivía con sus padres y llevaba más de cinco años con su pareja, con quien tenía muchos planes de futuro.

Kevin Cui, en septiembre, cuando fue juzgado y sentenciado en España.

Kevin Cui, en septiembre, cuando fue juzgado y sentenciado en España.

El pasado 30 de septiembre, el jurado popular consideró culpable por mayoría a Kevin Cui de un delito de homicidio de tipo doloso, otro de conducción temeraria y un tercero por conducir bajo los efectos del alcohol. El tribunal aplicó un atenuante de “reparación del daño”, ya que Cui pagó una indemnización de 87.000 euros a la familia antes de ser condenado. Era la primera vez que se juzgaba a un kamikaze en la Comunidad de Madrid.

La sentencia llegó el 15 de octubre: ocho años de prisión para Kevin Cui, el kamikaze de origen chino. Los magistrados consideraron probado que el kamikaze de la M-50 era “plenamente consciente” del riesgo para la vida que conllevaba su conducta.  

La condena incluyó prohibirle conducir durante nueve años e indemnizar con 100.000 euros al padre y 110.000 a la madre del joven fallecido, en concepto de responsabilidad civil. También debe pagar 10.000 euros a la pareja de la víctima. El abogado del conductor asesino anunció al término del juicio que recurriría la sentencia.

En las primeras vistas del juicio, Kevin Cui aseguró no recordar nada de aquella noche en la mató a Víctor. Dijo que tenía sueño y solo quería volver a casa tras estar de copas con sus amigos. Posteriormente, en su turno de última palabra, pidió perdón por el error cometido y aseguró estar totalmente arrepentido.   


Notas Relacionadas