El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

La defensa de Trump expone argumentos para defender el privilegio ejecutivo en una audiencia judicial de alto vuelo

El poder que tiene Donald Trump como expresidente se pondrá a prueba este jueves mientras una jueza federal escucha los argumentos sobre si puede mantener en secreto documentos producidos durante su gobierno sobre su intento de anular las elecciones

hace 27 dia(s)

,

Donald Trump ha pedido al Tribunal de Distrito de Washington que bloquee que los Archivos Nacionales entreguen más de 700 páginas de documentos a la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del 6 de enero en el Capitolio. Ha alegado que la investigación de la Cámara de Representantes es ilegítima, y que su papel como expresidente debería darle el control sobre la revisión y la decisión del acceso a los registro.

Esta audiencia puede ser un momento crucial en una lucha legal potencialmente histórica sobre la autoridad de un expresidente, el poder de investigación de la Cámara de Representantes y el alcance del privilegio ejecutivo.

A corto plazo, el caso también puede tener enormes implicaciones para la investigación bipartidista de la Cámara de Representantes, que está presionando para obtener registros y testigos antes de que se celebren las elecciones de mitad de gobierno el próximo año. Sin acceso a los documentos, la Cámara de Representantes podría ver obstaculizada su investigación.

Una de las tareas más importantes en la historia del Congreso

En los tribunales, la Cámara de Representantes ha calificado su investigación como una de las tareas más importantes de su historia. "En 2021, por primera vez desde la Guerra Civil, la nación no experimentó un traspaso de poder pacífico", escribieron los abogados de la cámara baja del Congreso durante el fin de semana.

"Un traspaso de poder pacífico de un presidente a otro es crucial para la continuación de nuestro gobierno democrático. Es difícil imaginar un tema más crítico para la investigación del Congreso, y los argumentos del señor Trump no pueden superar esa necesidad legislativa apremiante".

Memorando desmiente teorías de Trump sobre la elección

El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

La jueza Tanya Chutkan podría fallar tan pronto como este jueves, incluso desde el banquillo durante la audiencia que ya ha comenzado. Cualquier resultado es probable que sea apelado, pero el reloj estará corriendo tanto para la Cámara de Representantes como para Trump.

De hecho, durante la audiencia Chutkan expresó un profundo escepticismo sobre los argumentos de Trump, y preguntó a sus abogados por qué, como expresidente, tiene algún derecho a controlar el acceso público a cientos de páginas de registros, especialmente mientras la Cámara de Representantes investiga la insurrección.

"¿Realmente están diciendo que las notas del presidente, los temas de conversación, las conversaciones telefónicas, el 6 de enero, no tienen relación con el asunto sobre el que el Congreso está considerando la legislación?" preguntó Chutkan. "La insurrección del 6 de enero ocurrió en el Capitolio. Esa es literalmente la casa del Congreso".

Aunque, al mismo tiempo, Chutkan cuestionó la amplitud de los documentos solicitados por el comité de la Cámara de Representantes.

Esta es una cuestión clave porque el expresidente ha afirmado que la petición era tan masiva que es claramente una expedición de pesca política.

En varias ocasiones durante la audiencia de este jueves en el Tribunal de Washington, dijo que partes de la solicitud del comité abarcaban un amplio alcance de registros, calificándolo de "alarmantemente amplio", "muy amplio" y "realmente amplio". El Congreso tiene una amplia autoridad para exigir documentos, dijo, pero añadió que "tiene que haber algún límite".

Los Archivos Nacionales, una parte del poder ejecutivo que heredó los registros presidenciales de Trump después de que dejara el cargo, ya ha decidido que la Cámara de Representantes debe tener acceso a los registros del mandato de Trump como presidente. La agencia tiene previsto entregarlos a partir de la próxima semana, el 12 de noviembre, a menos que Chutkan o un tribunal de apelación ordene lo contrario.

La respuesta de Donald Trump

Donald Trump ha recurrido al sistema judicial en varias ocasiones en los últimos años para frenar o bloquear el acceso del Congreso a los registros que él considera que deben permanecer privados. Los tribunales todavía están resolviendo muchas de esas disputas, como en los casos relacionados con el trabajo de su empresa de contabilidad personal, sus declaraciones de impuestos a Hacienda (IRS) y los registros bancarios de su empresa.

Liz Cheney plantea si Trump organizó ataque al Capitolio



Una imagen del asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021.

Mientras era presidente, pudo mantener a raya las citaciones de la Cámara de Representantes a sus asesores más cercanos utilizando amplias reclamaciones de privilegios y el respaldo del Departamento de Justicia. E incluso antes de la presidencia de Trump, los juicios sobre el privilegio ejecutivo en la recopilación de documentos se han prolongado durante años.

Pero las cuestiones sobre el privilegio ejecutivo que plantea Donald Trump ponen ahora al tribunal en una posición novedosa al sopesar las necesidades de la Cámara de Representantes frente a sus peticiones de privacidad por su tiempo ya concluido en el cargo.

"Permitir la solicitud expansiva aquí perjudicaría a futuros presidentes y a sus ayudantes cercanos al permitir expediciones de pesca invasivas del Congreso que ciertamente enfriarán el asesoramiento sincero y dañarán la institución de la presidencia", escribieron los abogados de Trump al tribunal esta semana.

Un tesoro de notas, memorandos y borradores de Donald Trump

Los registros que Trump quiere mantener en secreto en este momento parecen ser un tesoro de notas de sus principales asesores relacionadas con su insistencia en que las elecciones fueron robadas y su reacción a los ataques de sus partidarios en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero. Incluyen partes de los archivos del jefe de gabinete Mark Meadows, de quien la comisión ha estado buscando testimonios, y otras figuras clave como la secretaria de prensa Kayleigh McEnany. En las últimas semanas, Meadows se ha comprometido con la Cámara de Representantes pero no se ha presentado a hablar, un aparente estancamiento que podría cambiar dependiendo del resultado del caso judicial de Trump.

Los Archivos Nacionales han dado una muestra de lo que Trump está tratando de proteger en una lista de los memorandos escritos a mano, borradores de declaraciones públicas, registros de llamadas a Trump y al vicepresidente Mike Pence, registros de visitantes de la Casa Blanca y más de los archivos de funcionarios clave de la Casa Blanca.

Ese tipo de registros, si son obtenidos por la Cámara de Representantes, podrían responder a algunos de los hechos más guardados de lo que ocurrió minuto a minuto entre Trump y otros funcionarios de alto nivel, incluyendo a las personas de su entorno que observaban el asedio y a los funcionarios que fueron atacados.

El gobierno del presidente Joe Biden ha decidido que no hará valer el privilegio ejecutivo sobre los registros que los Archivos Nacionales han revisado hasta ahora, alegando la extraordinaria situación del ataque al Congreso.

Los Archivos Nacionales siguen trabajando en los documentos de Trump y fijando fechas para su envío al Congreso.

"La sobria determinación del presidente Biden de que el interés público requiere la divulgación es manifiestamente razonable, y es su derecho tomarla", han escrito los abogados de la administración Biden en el tribunal.

¿Qué hay en los documentos?

Trump está tratando de mantener en secreto más de 700 páginas de los archivos de sus asesores más cercanos hasta el 6 de enero, según una declaración jurada de B. John Laster, de los Archivos Nacionales.

Esos registros incluyen documentos de trabajo del entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, del secretario de prensa y de un abogado de la Casa Blanca que tenía notas y memorandos sobre los esfuerzos de Trump para socavar las elecciones.

Solo en los documentos de Meadows, hay tres notas manuscritas sobre los acontecimientos del 6 de enero y dos páginas que enumeran reuniones informativas y llamadas telefónicas sobre la certificación del Colegio Electoral, dijo el archivista.

El resumen que hizo Laster de los documentos representa un vistazo sobre una montaña de papeles que revelarían lo que ocurrió dentro de la Casa Blanca cuando los partidarios de Trump se reunieron en Washington y luego asaltaron el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

Trump también pretende mantener en secreto 30 páginas de su agenda diaria, los registros de visitas de la Casa Blanca y los registros de llamadas, escribió Laster. Los registros de llamadas, los horarios y las listas de comprobación documentan "las llamadas al presidente y al vicepresidente, todas ellas específicamente para el 6 de enero de 2021 o en torno a él", dijo Laster.

Los registros que Trump quiere mantener en secreto también incluyen borradores de discursos, un proyecto de proclamación en honor a dos policías que murieron en el asedio y memorandos y otros documentos sobre el supuesto fraude electoral y los esfuerzos para anular la derrota de Trump en las elecciones.


Notas Relacionadas