El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Manifestación en Véneto contra la ciudadanía honoraria al presidente Bolsonaro

Bolsonaro deberá recibir la ciudadanía este mismo lunes en una ceremonia especial en la sede de la alcaldía de Anguillara Veneta

hace 1 mese(s)

,

Unos doscientas personas se congregaron este lunes en la pequeña localidad de Anguillara Veneta, norte de Italia, para protestar contra la concesión de la ciudadanía de honor al presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien deberá recibirla en una ceremonia oficial.

Bajo una llovizna persistente y en medio de la neblina, representantes de varios partidos de izquierda, así como del sindicato CGIL y de la agrupación antifascista ANPI, manifestaron con banderas y carteles por la distinción al controvertido mandatario sudamericano de ultraderecha.  

«Que visite la ciudad de donde proviene su familia es justo, pero no que lo presenten como un modelo a seguir otorgándole la ciudadanía honoraria», lamentó Antonio Spada, concejal de la oposición, en declaraciones a la AFP.

Bolsonaro deberá recibir la ciudadanía este mismo lunes en una ceremonia especial en la sede de la alcaldía de Anguillara Veneta, la pequeña localidad de 4.000 habitantes de la región Véneto, bastión de la ultraderechista Liga.

Luego deberá almorzar con varios miembros de la familia Bolsonaro, algunos parientes cercanos, en una elegante residencia del siglo XVII de los alrededores.

«Fora Bolsonaro, fora Bolsonaro», rezaba un enorme cartel, mientras otro, escrito a mano, decía «Anguillara ama Brasil, pero no a Bolsonaro».



Datos

Entre los manifestantes más indignados se encontraba el misionario italiano Massimo Ramundo, quien vivió 20 años en Brasil, 12 de ellos en Marañón, un estado del noreste de Brasil que comprende la densa Amazonía.

«Es una vergüenza. Estoy furioso con la alcaldesa de esta ciudad. No sabe lo que ha hecho y dicho Bolsonaro, no ha escuchado sus declaraciones de corte racista, contra los indígenas, los vacunados, las mujeres. Además quiere que la Amazonía sea un negocio. No respeta los valores de papa Francisco», lamentó el religioso.  

A la manifestación, organizada en la localidad de donde emigró su familia hace más de un siglo, llegaron también pequeños grupos de simpatizantes del presidente.

«Estoy aquí para decir que no está solo», aseguró Silvana Kowalsky, una elegante señora de 50 años, quien viajó desde Vicenza, a unos 85 kilómetros, para dar su apoyo.

Con sombreros y banderas de Brasil, los simpatizantes del presidente, menos numerosos, se preparan a defenderlo.

«Es un gran presidente y tiene derecho porque es descendiente de italianos. Todo lo que dice de él la comisión (del Senado, ndr) son mentiras», aseguró el brasileño Claudio Resende, de 65 años, quien reside en Italia desde hace 17 años.


Notas Relacionadas