El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Ministro de Gobierno: “Desde ningún punto de vista obligar a dar a luz a una niña puede ser algo correcto”

Del Castillo considera que existe una flagrante violación de los derechos de la menor que fue abusada sexualmente. Ayer la Defensoría condenó el accionar irresponsable con el que se maneja el caso

hace 1 mese(s)

,

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, consideró este martes que no se puede, desde ningún punto de vista, obligar a dar a luz a la niña que fue abusada sexualmente y quedó embarazada en Yapacaní (Santa Cruz).

Mediante su cuenta en Twitter, la autoridad nacional advirtió que existe una flagrante violación de los derechos de la menor, sumándose a las críticas que existen entorno a la presión de la familia y otras instancias.

“Esto es un acto flagrante de violación a los derechos de esta niña. Desde ningún punto de vista obligar a dar a luz a una niña puede ser algo correcto”, manifestó el titular la tarde de este martes.

Ayer la Defensoría del Pueblo condenó el manejo “irresponsable” que se le da al caso, revictimizando a la niña de 11 años, que desistió de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), que corresponde en casos de violación a menores de edad.

Los mensajes:

 

“Cuando una niña de 11 años es obligada a dar a luz producto de una violación, le están vulnerando todos sus derechos. Lamentamos que algunas instituciones se sientan con la autoridad de impedir la interrupción legal de un embarazo bajo criterios aleccionadores y morales”, agregó el ministro.

La familia de la niña de 11 años, abusada por un familiar cercano, determinó en la víspera continuar con el embarazo. La decisión sorprendió a la Fiscalía y al equipo médico que la atiende, puesto que en primera instancia optaron por interrumpir la gestación.

Las pruebas médicas realizadas confirmaron que la menor tiene 20 semanas de embarazo. De acuerdo con los médicos, se encuentra estable no obstante su corta edad para desarrollar un embarazo.

La Iglesia Católica de Santa Cruz, mediante un comunicado indicó que “la única solución es salvar, cuidar y apoyar con amor las dos vidas”, por lo que ofrecen “acogida y atención a la niña y a la criaturita que tiene en su vientre, dando hospitalidad gratuita en el Centro de Madres Adolescentes, Madre María, asegurando el apoyo material, médico, sicológico y espiritual para la maternidad y el tiempo post-maternidad”.

El Deber


Notas Relacionadas