Banner YPFB
El tiempo
     Santa Cruz

M Multideportivo

Complejo acuático de Cochabamba será uno de los más veloces a nivel sudamericano

hace 3 mese(s)

,

¿Es posible que ciertas condiciones técnicas en los escenarios deportivos puedan mejorar el rendimiento de los atletas? Aunque no se crea, la unión de la tecnología y la ciencia cada día generan nuevas condiciones para que el deportista explote al máximo su rendimiento.

La natación no es la excepción y Cochabamba tendrá un complejo acuático de calidad olímpica, que la convertirá en una de las piscinas más veloces a nivel sudamericano.

Existen diferentes condiciones que pueden mejorar las marcas y en el complejo acuático que se construye en la zona de la Chimba, para los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, se instalará similar tecnología a la utilizada en los últimos juegos olímpicos al ser Myrtha Pools (empresa italiana) la que equipó las piscinas para Río 2016 y Londres 2012, además de casi todos los mundiales de natación.

Una de estas condiciones técnicas es la profundidad de la piscina. A partir de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, la  medida recomendada por la Federación Internacional de Natación (FINA) es que tengan una profundidad de tres metros. Antes, eran de dos metros.

Pero, ¿cómo puede la profundidad de la piscina influir en que los deportistas naden mejor?

La explicación es bastante sencilla y es que al tener tres metros de profundidad, las piscinas olímpicas permiten a los nadadores una mayor flotación, porque se reduce las turbulencias generadas por sus movimientos.



En otras palabras existen ondas que se generan cuando los nadadores se lanzan al agua y comienzan a nadar. Estas se proyectan al fondo de la piscina, rebotan y vuelven a la superficie. Al tener la piscina tres metros de profundidad, estas ondas tardan en volver a la superficie y, por ende, no perjudican en el nado de los deportistas.

El tema de las ondas que se generan a la hora de la competencia es un problema a solucionar, porque éstas también rebotan en los laterales de la piscina.

Hasta hace algunos años no se prestaba mucha importancia a este aspecto, que sobre todo perjudicaba a los nadadores ubicados en los laterales de los carriles, ya que mermaba su rendimiento deportivo.

En la actualidad, existen diferentes formas de solucionar este problema. La más utilizada es poner un cordón de rebosaderas en los laterales para difuminar las ondas.

Aunque Myrtha Pools dio otro salto para solucionar este aspecto. La medida consiste en la introducción de un sistema de boquillas, el cual inyecta de forma continua y súper lenta líquido sobre el vaso de la piscina, que circula en forma de espiral para provocar el efecto.

Este sistema no afecta a la flotabilidad de los nadadores, pero sí reduce enormemente el efecto de las ondas sobre el nado de los competidores.

Este sistema también se implementará en Cochabamba.///


Notas Relacionadas