El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Conade insta a la población a retomar las calles para detener la "regresión democrática"

“Para que el cese de la represión política sea eficaz y perdurable, (el Gobierno) debe renunciar a la cínica mentira del golpe de Estado con el que pretende justificar su conversión dictatorial”, señala.

hace 1 mese(s)

,

El Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) denuncia y alerta que Bolivia sufre un momento de profunda regresión en sus realizaciones democráticas, por lo que insta a la población a retomar el espíritu de los 21 días –que terminó en la renuncia de Evo Morales y las calles de inmediato, para recuperar los derechos e impedir que la dictadura se consolide.

“Las manifestaciones convergentes de este contexto regresivo son múltiples, pero, entre ellas, la más reveladora de los alcances negativos es la realidad de presos políticos que se ha vuelto a vivir después de habérsela superado hace ya varias décadas”, señala Conade en su pronunciamiento Bolivia ha retornado al tiempo de los presos políticos torturados.

Conade afirma que hay varias decenas de ciudadanos que permanecen encarcelados por un acto continuo de represión política y sin haber cometido delito alguno, y en la gran mayoría de los casos, el fundamento de los respectivos juicios y apresamientos es el “golpe de Estado” que, según el partido de Gobierno, habría sufrido Evo Morales en el 2019. 

Sin embargo, dice, para la gran mayoría de los bolivianos, así como para la ONU, OEA y UE, “jamás existió tal golpe de Estado, y lo que sucedió en Bolivia entre octubre y noviembre de 2019 fue un masivo e inédito levantamiento ciudadano contra el reiterado desconocimiento de la voluntad popular”.

Las protestas, que terminaron en octubre de 2019 con la renuncia de Evo Morales, tienen su origen en el incumplimiento del resultado del Referendo vinculante de 2016 -que negó la posibilidad de reelección a Morales-, y luego en el escandaloso fraude en las elecciones de 2019, argumenta el Conade. 

“De ello existen incontables elementos demostrativos que, en conjunto, constituyen evidencia concluyente y abrumadora”, se lee en el manifiesto. 

En ese sentido, dice, “queda pues absolutamente claro que el ‘golpe de Estado’ es una cínica mentira destinada a justificar la represión política”.

Conade indica que la persecución y apresamiento de los líderes de la Resistencia Juvenil Cochala es, indudablemente, “la sañuda represalia a la victoriosa movilización de la juventud cochabambina que expresó ese movimiento”, así como el encarcelamiento de varios oficiales de las FFAA y de la Policía Boliviana, “a quienes se castiga por no haber cumplido, en el 2019, las órdenes dadas por el gobierno de Evo Morales de reprimir la movilización ciudadana contra el fraude, con violencia extrema y, en su caso, letal”. 

“El Gobierno central busca, por medio del escarmiento de los comportamientos institucionalistas, adquirir el discrecional control de la fuerza pública, con cuya instrumentación podrá imponer su poder total y perpetuo por la vía de la sangre derramada”, señala. 



La tortura de los presos políticos, ignominiosa mancha en el Estado boliviano que creímos sepultada para siempre con la dictadura militar, “hoy es nuevamente una realidad en Bolivia”, así lo revela, de modo incontrovertible y concluyente, el caso de Mario Antonio Bascopé, quien, al momento de obtener la libertad “de su injusta y prolongada detención en la cárcel de Palmasola, fue detenido de manera violenta e indebida por agentes de policía que lo trasladaron a las celdas de la FELCC de Santa Cruz, donde fue bestialmente torturado hasta causarle graves lesiones abdominales”. 

El Conade remarca que la brutal represión política que se sufre en Bolivia “profundiza la inmoralidad propia de su esencia misma, al combinarse con la más abierta y total impunidad que se ha brindado a los autores de los crímenes cometidos por los grupos de choque del MAS desde octubre de 2019”. 

De este modo, dice, nadie está procesado, y mucho menos detenido, por el asesinato violento de 9 ciudadanos movilizados contra el fraude entre octubre y noviembre de 2019, ni por las brutales agresiones que causaron a varios más lesiones graves y permanentes, ni por la muerte de más de 40 enfermos de Covid-19 a consecuencia del bloqueo de carreteras con el que se les privó del vital oxígeno, ni por el incendio de varias viviendas de opositores al gobierno del MAS, ni por la quema y destrucción de varias decenas de buses de transporte público del municipio paceño. 

Ante tan grave, profundo y múltiple atropello a los más básicos derechos de los bolivianos, y tan avanzada pérdida de democracia para el país, enfatiza, Conade hace un llamamiento urgente al pueblo boliviano, al Gobierno central de Luis Arce y a la comunidad internacional. 

Al pueblo boliviano le dice que solo la fuerza de la ciudadanía movilizada pacíficamente, plena de legitimidad, podrá derrotar a la dictadura y recuperar la democracia, por lo que insta a retomar las calles de inmediato.

Al Gobierno central le pide que detenga el “nefasto camino de instalación dictatorial que ha emprendido”, y que le devuelva a la sociedad boliviana los derechos y la democracia que le ha usurpado. Para ello que empiece por poner alto a la represión política, liberar a todos los presos políticos y propiciar el más drástico castigo legal a quienes torturan en su beneficio. 

“Para que el cese de la represión política sea eficaz y perdurable, debe renunciar a la cínica mentira del golpe de Estado con el que pretende justificar su conversión dictatorial”, señala. 

A la comunidad internacional le pide no abandonar a Bolivia en la situación que vive y que recuerden que el propio Evo Morales declaró que su último viaje a La Habana, desde Buenos Aires, fue para planificar con los gobiernos de esos países las acciones para “recuperar la democracia en Bolivia”.

 


Notas Relacionadas