El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Del Castillo acusa al gobierno de Trump de diseñar un manual de ‘golpe’ en Bolivia

“Existía un plan continental para reprimir al pueblo boliviano”, aseguró el Ministro de Gobierno.

hace 4 mese(s)

,

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, apuntó este lunes al gobierno de Donald  Trump de diseñar un manual de “golpe de Estado” para ejecutar en Bolivia en 2019, después de que se supo en días pasados de que un funcionario de su administración, en una visita al Estado Plurinacional, había anticipado un eventual fraude electoral antes de la realización de las elecciones de ese año.

Del Castillo, en conferencia de prensa, recordó que el 24 de julio de 2019, el subsecretario adjunto del departamento de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kevin O’Reilly, del gobierno de Trump, llegó a Bolivia y se reunió con personeros de las embajadas de Perú, Argentina, Brasil, la Organización de Estados Americanos (OEA) y de Unión Europea (UE).

“Y (en esa oportunidad) este señor empezó a insinuar la posibilidad de un fraude en Bolivia sin pruebas; estamos hablando de julio de 2019, (es decir) mucho antes ya se estaría adelantando a los hechos y marcando la hoja de ruta en Bolivia respecto a las elecciones que sucederían en octubre de 2019”, remarcó.

Agregó que “siguiendo este manual del subsecretario adjunto de Estados Unidos, el 20 de octubre se llevaron las elecciones y ese mismo día Carlos Mesa (entonces candidato a la presidencia por Comunidad Ciudadana) se declaró ganador pese a existir una gran ventaja a favor de Evo Morales (quien era presidente y nuevamente candidato del Movimiento Al Socialismo)”.

“El 21 de octubre, se iniciaron las movilizaciones siguiendo el (mismo) manual de los Estados Unidos sobre un supuesto fraude electoral.  Días más tarde, el 24 de octubre, en el cómputo oficial, cuando ya llegó al 99,9% del escrutinio, se vislumbró que Morales había resultado ganador con una ventaja del 10,56% sobre Mesa”, señaló.

La autoridad añadió que, al día siguiente, se presentaron los resultados finales demostrando que Morales había ganado con 47,07% y Mesa había sido derrotado con el 36,51%.



“El 26 de octubre, los comités cívicos llamaron a cercar el Palacio de Gobierno en La Paz. Días más tarde, el 9 de noviembre, paramilitares empezaron a quemar las casas de personas afines al MAS; el 10 de noviembre Morales fue obligado a renunciar como presidente constitucional; el 11 de noviembre empezaron las masacres en la zona Sur de La Paz (donde se registraron saqueos y una serie de destrozos noche antes) dejando varias personas fallecidas, heridas y detenidas”, recordó.

Agregó que ese mismo 11 de noviembre, el entonces embajador de Argentina en Bolivia, Normando Álvarez, envió una nota a la Cancillería boliviana solicitando la autorización para el ingreso de personal, material y equipamiento para la agrupación de fuerzas especiales denominada Alacran de la Gendarmería de Argentina.

“Al día siguiente, el 12 de noviembre, Jeanine Áñez se autoproclamó de manera inconstitucional y a través de un golpe de Estado (se convirtió en) presidenta de Bolivia vulnerando las normas legales de sucesión constitucional, la propia Constitución y los reglamentos de Diputados como del Senado”, subrayó.

También el 12 de noviembre, según la cronología presentada por Del Castillo, la Policía Boliviana autorizó la internación y porte temporal de armas de fuego, municiones y materiales relacionados al grupo Alacran, “que fueron solicitados, evidentemente, por la Embajada de aquel país mediante una nota a la Cancillería”.

El 13 de noviembre llegó ese material al territorio nacional y el 15 de noviembre, Bolivia, además, solicitó a Ecuador permiso de sobrevuelo de una aeronave para recoger también “armamento y el 16 de noviembre ya se inició la represión en la masacre de Sacaba, cuando ya las municiones extranjeras se encontraban en territorio nacional; (asimismo) el 19 de noviembre ya se (realizó) la represión en Senkata (El Alto)”, señaló Del Castillo.

Entonces, según el Ministro de Gobierno, “hasta aquí podemos ver que existía un plan continental para reprimir al pueblo boliviano, no solo pidiendo apoyo de material antidisturbios a Argentina y Ecuador, sino que este plan ya venía organizado desde el 24 julio de 2019, cuando sin fundamento alguno y siguiendo un manual desde el gobierno de Trump, el subsecretario adjunto ya hablaba de un supuesto fraude electoral (…) demostrando y exhibiendo a la comunidad internacional y el pueblo boliviano que ya se tenía un manual para un presunto golpe de Estado en nuestro país”.


Notas Relacionadas