El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Morales critica al clero por llamar «demonios» a pobres y convoque a expulsarlos

Morales, recordó que, por Ley, la administración de la tierra es tuición del gobierno central y que la misma norma establece los mecanismos de acción en caso de “avasallamientos”.

hace 3 mese(s)

,

"La iglesia nos llama “demonios”, Áñez nos decía “salvajes”, Arturo Murillo nos calificaba de “hordas masistas”, Camacho nos dice “loteadores y avasalladores”; así nos discriminan, ese es el sentimiento de odio que le tienen al pueblo humilde, pobre, al pueblo indígena” señaló Evo Morales en entrevista con la radio Kausachun Coca y el programa Evo Pueblo.

Con esas palabras el líder de la revolución nacional, criticó a algunos sacerdotes como el obispo de Santa Cruz, Sergio Alfredo Gualberti, que durante una homilía expresó que “los cruceños tienen el compromiso de expulsar a los demonios de la sociedad a los avasalladores de tierras de un solo color que atentan contra la convivencia pacífica. Hay que expulsar estos demonios con el poder de Cristo”.

La gente que busca tierras en Santa Cruz son pueblos indígenas interculturales, gente pobre que no tiene un terreno, no tiene trabajo y ha tenido que emigrar al oriente, “a ellos la iglesia los llama demonios, nos indigna la actitud discriminatoria de la Iglesia” expresó Morales lamentando que algunos sacerdotes, tenga el mismo discurso político sectario que Luis Fernando Camacho, la derecha cruceña y los terratenientes.



Si los “padres” quieren hacer política que se saquen su sotana, se inscriban en un partido o creen el suyo propio, y hagan política de frente, no ocultando sus ideas político-partidarios bajo la sotana, intentando dirigir el pensamiento y la acción del pueblo cruceño a la confrontación.

De acuerdo con el entrevistado, se debe pensar en organizar una cumbre de la Tierra en base a las normas vigentes, donde se reconozca el derecho que tienen los agropecuarios, ganaderos y otros, pero donde se reconozca también los pueblos indígenas a un pedazo de tierra fiscal donde pueda trabajar para su sustento, porque la tierra es de quien la trabaja, no de aquellos terratenientes que tienen grandes extensiones, conseguidos a título gratuito y cuestionable para engorde.

Recordó que, por Ley, la administración de la tierra es tuición del gobierno central y que la misma norma establece los mecanismos de acción en caso de “avasallamientos”.


Notas Relacionadas