El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Escasez de productos amenaza a Sudáfrica en el sexto día de violencia

Las colas se formaban temprano delante de las estaciones de servicio, sobre todo en los alrededores de Durban y Johannesburgo.

hace 2 mese(s)

,

La escasez de alimentos y gasolina comenzó este miércoles a amenazar a Sudáfrica tras el sexto día de una ola de violencia causada por el desempleo endémico y las nuevas restricciones por el Covid-19, que ha dejado al menos 72 muertos.

Las colas se formaban temprano delante de las estaciones de servicio, sobre todo en los alrededores de Durban y Johannesburgo.

La víspera, la mayor refinería del país anunció el cierre "por fuerza mayor" de su estación cerca de Durban, en KwaZulu-Natal (este), que abastece cerca de un tercio del combustible que se consume en el país.  

"La escasez de carburante en los próximos días o semanas es inevitable", declaró a la AFP el portavoz de la Asociación de Automovilistas (AA), Layton Beard. 

Según Beard, algunas estaciones estarían ya vacías y otras racionan su carburante. 

En Durban, ciudad muy afectada por los saqueos de tiendas y almacenes, las filas de clientes que buscan comprar víveres comenzaron a formarse la víspera delante de los supermercados, temiendo una escasez de productos. 

Desde hace varios días, la provincia de KwaZulu-Natal y de Guateng (donde se encuentran dos de las principales ciudades del país, Johannesburgo y Pretoria), viven bajo un torbellino de violencia alimentada por la crisis económica de un país agotado por la pandemia de coronavirus y que alcanzó una tasa de desempleo récord (32,6%). 

La violencia comienza a expandirse esporádicamente hacia otras provincias, como Mpumalanga (noreste) y Norte del Cabo (centro), según la policía. 

El último balance oficial daba cuenta de 72 muertos y 1.234 detenidos. La mayoría de los decesos se produjeron durante los saqueos, como consecuencia de avalanchas en las tiendas y centros comerciales. 

Los primeros incidentes estallaron al día siguiente de la entrada en prisión el jueves del expresidente Jacob Zuma, condenado a 15 meses de prisión firme por desacato a la justicia, lo que alimentó la frustración económica y desencadenó la violencia.  

El lunes por la noche, tras haber tomado la decisión de desplegar al ejército, el presidente Cyril Ramaphosa alertó del riesgo de "escasez" si la espiral de violencia continuaba.



Apoyo mutuo

En algunos barrios, los vecinos se organizaron para asegurar ellos mismos la protección de sus tiendas. 

Con pancartas de "No toques nuestro centro comercial", los habitantes del municipio de Tembisa, entre Johannesburgo y Pretoria, formaron una cadena humana delante de su "mall", el martes a final del día. 

Las autoridades avisaron del riesgo de excesos, pidiendo a "las comunidades que eviten hacer su propia justicia".

A su vez, grupos de apoyo mutuo surgieron en las redes sociales. Mientras algunos proponían echar una mano para limpiar los daños dejados por los saqueadores, otros ofrecían sus excedentes de comida.    

A pesar de los llamamientos a la calma de las autoridades, y del despliegue de cerca de 2.500 soldados para apoyar a la policía, miles de sudafricanos continuaban los saqueos el martes en almacenes y tiendas. 

Masas caóticas de gente se llevaban consigo televisores, pañales o latas de conservas, dejando detrás un paisaje de cartones vacíos y pasillos llenos de despojos. 

La policía, falta de efectivos, fue rápidamente sobrepasada. 

Por la noche, en algunos vídeos se podía ver todavía a decenas de personas saliendo de un bar cargados con cajas de cerveza. El mismo panorama en un almacén, donde la gente huía con grandes sacos de arroz. 

La ola de saqueos sigue provocando dudas sobre la seguridad del país en las naciones de la zona. 

La Unión Africana condenó "con firmeza" el martes por la noche la violencia y los saqueos, haciendo un llamamiento al "restablecimiento urgente del orden", al tiempo que evocó el riesgo para la estabilidad de la región. 


Notas Relacionadas