El tiempo
     Santa Cruz

E Economia

Memoria de la economía boliviana: Las cifras rojas marcaron la gestión 2020

Con el retorno de un gobierno elegido en las urnas, desde noviembre de 2020 se implementó una serie de medidas a fin de reconstruir la economía boliviana.

hace 3 dia(s)

,

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, presentó este lunes la “Memoria de la economía boliviana 2020”, un documento que evaluó las principales variables económicas correspondientes a esa gestión y advirtió un retroceso en los logros económicos y sociales alcanzados con la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP). 

“Hay elementos que van a explicar esta caída, la administración anterior eliminó uno de los elementos fundamentales de la economía como es la inversión pública. (Además) la demanda interna en 2020 tuvo una incidencia negativa de 16,5 (puntos porcentuales), se volvió a priorizar el mercado externo que es otro motor de la economía, nunca se lo ha negado, pero haber quitado el motor de la demanda interna fue un grave error conceptual”, manifestó, citado en un boletín institucional.

El informe fue elaborado por la Unidad de Análisis y Estudios Fiscales del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

El documento se convirtió en un centro de referencia que usan los estudiantes, docentes y el sector académico para investigar el comportamiento de las variables económicas y las principales medidas aplicadas.

En un contexto internacional adverso, el desempeño de la economía boliviana fue severamente afectado no sólo por la irrupción de la pandemia del COVID-19, sino también por la crisis política y social en el ámbito nacional.

Las medidas implementadas por el gobierno de transición paralizaron la inversión pública al igual que las actividades de las empresas estatales.

En ese contexto, la ejecución de la inversión pública cayó en 52,7% en 2020, al pasar de $us 3.769 millones en 2019 a sólo $us 1.784 millones. La ejecución de varios proyectos productivos y estratégicos quedó paralizada y la economía se contrajo.

De igual forma, se produjo un quiebre en el avance del proceso de industrialización que la economía boliviana registró en los casi 14 años de aplicación del MESCP.



La inflación se situó en 0,7%, una de las más bajas de los últimos 11 años, en un contexto de debilitamiento de la actividad económica, caída de los ingresos y aumento del desempleo.

La administración de la deuda pública por parte del gobierno transitorio fue deficiente, dado un incremento excesivo en el saldo, principalmente de deuda interna.

La deuda adquirida por la gestión del gobierno de turno se canalizó principalmente para financiar el gasto corriente, a diferencia del período 2006 - octubre 2019 cuando la deuda pública era destinada a la inversión pública.

Por su parte, el exviceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, quien comentó la presentación del documento, destacó la elaboración de la “Memoria de la economía boliviana 2020”, porque en anteriores gobiernos no se contaba con información actual de la situación macroeconómica.

Añadió que en marzo de 2020 se dejó al Tesoro General de la Nación sin recursos.

“Ellos (gobierno anterior) consideraban que para reactivar la economía había que hacer que los empresarios y micro empresarios tengan menos impuestos”, dijo.

Desde su punto de vista, la inversión pública “quita recursos a los privados, ese fue su horizonte, el resultado fue que la recaudación cayó en 23%, ahora nos quieren contar que todo es culpa del COVID-19, pero en realidad querían sacar al Estado de la actividad económica”.

Con el retorno de un gobierno elegido en las urnas, desde noviembre de 2020 se implementó una serie de medidas a fin de reconstruir la economía boliviana.

En primera instancia, se restableció el MESCP con la reactivación de la inversión pública y empresas estatales; se aplicaron medidas como el “Bono contra el Hambre”, la rehabilitación de los límites de cartera productiva y de vivienda de interés social, los fideicomisos para la sustitución de importaciones, los incrementos en las rentas de los jubilados, entre otros que, junto al plan estratégico de salud de lucha frontal contra el COVID-19, empezaron a mostrar resultados a finales de 2020 e impulsarán la economía boliviana en 2021.


Notas Relacionadas