El tiempo
     Santa Cruz

A Actualidad

Mujeres con cáncer: Mis hijos esperan que me sane, pero hay que ser realistas si te llega, te llega

La presidenta de la Asociación de Familiares y Pacientes con Cáncer del Hospital de Clínicas, Rosario Calle, coincide con las pacientes y exige al Gobierno dotar todos los equipamientos y recursos necesarios para dar una atención integral

hace 25 dia(s)

,

Marcela (50) y Rosmery (35) son pacientes con cáncer que llegaron a La Paz en busca de tratamiento para su enfermedad. Ambas viven un drama y sufren por sus hijos que dejaron en Apolo y Cochabamba, de donde provienen. Cuentan que al enterarse de su diagnóstico pensaron en morir, pero sus retoños les inyectan fuerzas para seguir en la lucha.

Frente a ese impulso se chocan con las carencias del sistema de salud y la burocracia con la que se encontraron en su búsqueda de tratamiento, además de los altos costos, que les hace perder las esperanzas de poder curarse.

Marcela Mamani (50) fue diagnosticada con cáncer de cuello en etapa III el 2019, pero por falta de dinero no logró realizar sus tratamientos y con mucho esfuerzo recién este mes de marzo comenzó a recibir sesiones de quimioterapia. Dice que su enfermedad avanzó y que “falta poco” para que llegue a la etapa IV.

Tiene cinco hijos de 22, 19, 15, 12 y 9 años que se quedaron en su comunidad junto a su esposo. La familia se dedica a la agricultura para subsistir. Relata que para conseguir atención médica en el Hospital de Clínicas de la sede de gobierno tuvo que dormir tres días.

“Estaba mal, me dolía todo el cuerpo, pero aún así he dormido tres días, el primero era en vano y un día me he tenido que quedar desde las 15.00 hasta el día siguiente. Te hace mucho frío, te duelen los huesos, pero si no lo hacía no tenía mi ficha”, cuenta a ANF.

Dice que desde que llegó a La Paz en noviembre del año pasado tuvo que peregrinar para conseguir que los médicos la atiendan, la primera barrera fue la pandemia del coronavirus (Covid-19) que afectó a los profesionales de Oncología y que suspendieron la atención por los riesgos de contagio.

“Ha sido difícil todo este tiempo para mí, desde noviembre del año pasado que no veo a mis hijitos. Estoy alojada donde mi mamá que vive en El Alto, ella es viejita se vende golosinas en las calles, pero lo que más me duele es no ver a mis hijos, tengo miedo a morir sin verlos”, confiesa.

Así como Marcela, Rosmery de 35 años llegó de Sacaba, Cochabamba, hasta La Paz con la esperanza de curarse del cáncer de colón que le detectaron en agosto de 2019. Ella se dedicaba a la venta de abarrotes y con el dinero que logró reunir vino decidida a sanarse por sus hijos de 12 y 7 años.

Dice que antes de llegar hasta el departamento paceño, su pareja y padre de sus hijos la dejó porque no soportaba los achaques de su enfermedad. También le quitó su apoyo económico.

“Un día me dice; ‘es mejor separarnos, cada quien por su lado. Ya no eres como antes, eres más aburrida’, así me ha dicho y se ha ido. Ahora, él está cuidando a mis hijos por obligación, mientras yo lucho por mi vida”, dice entre lágrimas.



Agrega que hizo 25 sesiones de radioterapia, pero los dolores le atacan cada vez con más fuerza y hay días que no puede ponerse de pie. Lo que más le preocupa son sus dos hijitos, a quienes teme dejar en la orfandad, aunque admite que no puede escapar de su realidad.

“Mis hijos esperan que me sane, aún no entienden mucho de la enfermedad. Pero hay que ser realistas si te llega, te llega. Esta enfermedad había sido así, he visto morir aquí en el hospital, me preocupa mi hijo de 7 años, ¿qué va a ser de él?, quiero curarme, pero sé que ahora está difícil porque cada vez me siento mal, sin fuerzas”, señala.

Marcela y Rosmery lamentan el viacrucis que atraviesan los pacientes con cáncer para conseguir una ficha que les de luz verde para recibir atención.

“Nosotras estamos solas aquí (en La Paz), no tenemos a nadie y no hay consideración, así mal, sangrando, con dolores, con fiebre e incluso a punto de desmayarnos tenemos que dormir para sacar ficha, caminar en pleno sol o frio por los papeleos que te piden para que te atiendan los médicos, es un infierno. Ojalá las autoridades se compadezcan y den una solución, si no nos creen que se den una vuelta por el hospital”, dice Rosmery.

La presidenta de la Asociación de Familiares y Pacientes con Cáncer del Hospital de Clínicas, Rosario Calle, coincide con las pacientes y exige al Gobierno dotar todos los equipamientos y recursos necesarios para dar una atención integral a los enfermos.

Reitera la urgencia de construir un Instituto Oncológico en el nosocomio miraflorino para evitar que los enfermos recorran largos trayectos por exámenes adicionales para seguir con las sesiones de quimioterapia o radioterapia e incluso cirugías.

“Pedimos un Instituto Oncológico en el Hospital de Clínicas porque los pacientes tienen que ir de un lado a otro por exámenes, análisis que se les pide, ellos necesitan hacerse ecografías, radiografías, laboratorio, hasta oftalmólogos necesitan (y) tienen que caminar así mal, así enfermos. Por eso necesitamos tener todo ese equipo para salir adelante”, informa a ANF.

Recuerda que las autoridades de Gobierno se comprometieron a dar atención en el Hospital El Alto Sur a enfermos con cáncer, pero a la fecha dice que sólo queda en promesas.

“Hagan algo por los pacientes con cáncer, desde marzo tenía que haber atención en El hospital de El Alto, pero nada y queremos que comiencen las atenciones con todos los equipos necesarios porque los hermanos los necesitan, el cáncer no espera”, agrega.

Pacientes con cáncer en el Hospital de Clínicas. Foto: ANF


Notas Relacionadas