El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Brasil, Uruguay y Paraguay se enfrentan a Argentina en tensa cumbre del Mercosur

La tensión se agravó cuando Lacalle Pou dijo que el Mercosur "no puede ser un lastre" ni "un corset" que impida el avance comercial de su país.

hace 6 mese(s)

,

Brasil, Uruguay y Paraguay se enfrentaron a Argentina ayer al pedir mayor flexibilidad para negociar acuerdos comerciales, durante una tensa cumbre de presidentes del Mercosur organizada en Buenos Aires para conmemorar el 30 aniversario del bloque.

La tirantez en las discusiones fue tal, que al cierre de la cumbre el presidente argentino, Alberto Fernández, respondió ofuscado al resto de sus socios. "Si nos hemos convertido en una carga lo lamento, la verdad es que no queríamos ser una carga para nadie".

"Una carga es algo que hace que a uno lo tiren de un barco y lo más fácil es bajarse del barco si es que esa carga pesa. Terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad. No queremos ser lastre de nadie, si somos un lastre, que tomen otro barco", dijo durante la cumbre celebrada en forma virtual en medio de la pandemia de Covid-19.

De su lado, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; el de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y el de Paraguay, Miguel Abdo Benítez, pidieron "flexibilizar" la dinámica del bloque tanto en la revisión del arancel externo común como en la prohibición de negociar acuerdos comerciales por separado sin la autorización de los otros miembros.

Fernández, quien presidió la reunión, expresó reparos sobre la baja arancelaria.

"No creemos que la reducción lineal del arancel externo sea el mejor instrumento. Argentina propone preservar el equilibrio entre sectores agrícolas e industriales, con justicia social, en un contexto de incertidumbre global absoluta", dijo.

El presidente de derecha brasileño fue contundente: "Brasil desea contar con apoyo (de sus socios) para seguir ampliando la red de negociaciones comerciales internacionales, con las actualizaciones del arancel externo. Necesitamos atraer inversiones. Superar con urgencia los grandes daños ocasionados por la pandemia".

Lacalle Pou respaldó esa idea. "No estamos conformes. Estamos de acuerdo en rever el arancel. Tenemos que avanzar en negociaciones con otros bloques. El acuerdo con el bloque europeo se ha trabajado por mucho tiempo. Debemos sincerar ese proceso. Proponemos que sea con una flexibilización" en las negociaciones externas.

La tensión se agravó cuando Lacalle Pou dijo que el Mercosur "no puede ser un lastre" ni "un corset" que impida el avance comercial de su país.

Uruguay y Paraguay reclaman una flexibilización desde hace más de una década.

En ese sentido, Abdo propició: "Las negociaciones externas que sean conjuntas y coordinadas, pero que no sean una barrera a nuestro desarrollo. Que las ideologías no contaminen".



Luego de los discursos presidenciales el canciller argentino, Felipe Solá, admitió que "los acuerdos con terceros países van a ser discutidos en la mesa" del bloque.

"Pensamos que el arancel externo común debe ser bajado si es un planteo que nos conviene a todos", explicó Solá que se pronunció en contra de cualquier decisión "apresurada" al respecto.

30 años de luces y varias sombras

Treinta años después de la creación del Mercosur, hay varios obstáculos que entorpecen las negociaciones con la Unión Europea, bloque con el que el Mercosur negoció por dos décadas un acuerdo comercial aún pendiente de aprobaciones parlamentarias. 

Lejos de aquel fundacional Tratado de Asunción en 1991, el modelo de integración vuelve a estar en discusión. 

"Una importante reducción del Arancel Externo Común y una flexibilización en la negociación con terceros países, lo direccionan a una simple zona de libre comercio", dijo Fernando Masi, analista de Mercosur abc.

En tres décadas, el bloque tuvo marchas y contramarchas, sin poder aún trazar una unión aduanera perfecta, con un arancel externo perforado por excepciones y asimetrías que perjudican a las economías más pequeñas de Uruguay y Paraguay.

También hay cambios radicales como la relación con China, que solo representaba el 3 por ciento de las ventas externas del bloque. Ahora casi uno de cada cuatro dólares exportados se dirige a China y es el primer origen de las importaciones del Mercosur, desplazando a Estados Unidos, según la consultora Abeceb.com. 

El bloque vende el 63 por ciento de la soja del mundo, y es el principal exportador mundial de carne vacuna y de pollo, maíz, café y hierro, así como también el octavo productor mundial de automotores. 

Su PIB alcanzó en 2019 los 2,4 billones de dólares. 

El Mercosur nuclea casi 300 millones de habitantes y una superficie cercana a los 15 millones de kilómetros cuadrados, similar al tamaño de Rusia. 

Los asociados

En la reunión, en la que la mayoría de mandatarios se refirió a los retos que deja el coronavirus, el presidente chileno Sebastián Piñera llamó a buscar una convergencia entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur e invitó a Paraguay, Uruguay, Brasil y Bolivia a incorporarse al proyecto que Chile lleva adelante con Argentina para la instalación de un cable submarino que unirá Suramérica con el Asia Pacífico.

El presidente boliviano Luis Arce insistió en la voluntad de Bolivia de formar parte del Mercosur como miembro pleno: "una oportunidad para fortalecer el Mercosur y contribuir a la integración del continente sudamericano", concluyó.


Notas Relacionadas