El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Devastadora entrevista para la realeza

hace 1 mese(s)

,

La “entrevista devastadora” al príncipe Enrique y su esposa, Meghan, fue como “un bombardero B-52” descargado sobre el Palacio de Buckingham, acusado de indiferencia ante las tendencias suicidas de ella y los pedidos de ayuda de él, e incluso de racismo hacia su hijo.

Un año después de su estrepitosa salida de la realeza británica y su partida a California, la pareja pintó con estas confesiones, recogidas por la estrella de la televisión estadounidense y amiga personal Oprah Winfrey, un sombrío retrato de la monarquía británica. “Fuera lo que fuera lo que la familia real esperaba de esta entrevista, esto fue peor”, afirmó The Times. “Meghan tuvo tendencias suicidas. Estaba preocupada por su bienestar psicológico. Lloró en un acto oficial. Y la familia real no ayudó”, agregaba el periódico.

“La pareja cargó un bombardero B-52, sobrevoló con él el Palacio de Buckingham y descargó su arsenal justo encima”, afirmó por su parte el canal británico ITV, que compró los derechos para retransmitir las dos horas de entrevista en el Reino Unido.

Para la radiotelevisión pública BBC, “es una entrevista devastadora” que revela “las terribles presiones dentro del palacio” y dibuja “la imagen de individuos insensibles perdidos en una institución” tan perdida como ellos. 

Sistemáticamente despiadado con el matrimonio, el Daily Mail se indigna por los “insultos” del príncipe a su familia y su comentarista Piers Morgan denuncia una “propaganda repugnante” y un discurso “hipócrita” de una pareja que se enriqueció con la realeza y se queja.



Con lágrimas en los ojos, Meghan, de 39 años, una exactriz emprendedora y acérrima defensora de los derechos de las mujeres, reconoció que llegó un momento en que “ya no quería vivir más”.

Y aseguró que cuando dijo a la familia real que estaba sufriendo por la agresiva cobertura de los medios sensacionalistas británicos y que necesitaba ayuda profesional, le contestaron “que no sería bueno para la institución”.

Hoy embarazada de su segundo bebé, que será una niña, Meghan, que es mestiza, también explicó que algún miembro de la casa real, “preocupado”, les preguntó “cuán oscura” sería la piel de su  hijo Archie.

Enrique quiso sin embargo dejar claro que no fueron ni su abuela, la reina Isabel II, ni su abuelo, el príncipe Felipe de 99 años, precisó Oprah Winfrey.

El racismo de los medios británicos explica “en gran medida” que se hayan ido, afirmó Enrique. La Sociedad de Editores, un grupo de directivos de la prensa británica, lo niega. “Es inaceptable que el duque y la duquesa hagan estas acusaciones”, dijo.


Notas Relacionadas