El tiempo
     Santa Cruz

M Medio Ambiente

En Tarija impulsan Ley municipal para declarar área protegida del cóndor andino

hace 9 mese(s)

,

La comunidad de Laderas Norte, en Tarija, donde murieron 34 cóndores andinos, será declarada área protegida para conservar a los que todavía quedan en la zona, que tiene una superficie de más de 50 hectáreas.

El secretario de Medio Ambiente del Gobierno Municipal de la ciudad de Tarija, Carlos Baldivieso, confirmó  que mediante una Ley municipal se pretende consolidar ese espacio geográfico para la preservación del cóndor andino.

Baldivieso agregó que un equipo técnico del Concejo Municipal con personal del BioParque Urbano y expertos de la ONG Natura ya trabajan en esa normativa para su aprobación y posterior promulgación.

La idea, según Baldivieso, es abarcar la superficie no solo de las 56 hectáreas, donde murieron los 34 cóndores andinos, sino también a toda la comunidad de Laderas Norte, ya que en el lugar existen otras especies de fauna silvestre, como pumas, y flora, entre ellos el quebracho blanco.

La bióloga del BioParque Urbano, Gabriela Lima, afirmó que en ese poblado del municipio de la provincia Cercado queda aún una población de esa especie de ave (vultur gryphus).



"No se conoce a ciencia cierta la cantidad de cóndores andinos en esa comunidad, se tendría que hacer un estudio", respondió Lima a una pregunta formulada sobre el número de cóndores andinos que viven.

Se estima una población de 200 cóndores que todavía habitan a nivel departamental, principalmente en la zona alta de Tarija.

Por otro lado, el secretario de Medio Ambiente indicó que en los siguientes días se tendrán los resultados de laboratorio para confirmar la causa del biocidio en una quebrada del poblado de Laderas Norte, colindante con la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Tariquia (Rnfft).

"No existen detenidos, la Fiscalía Departamental realizó varios allanamientos y continúan con el proceso investigativo", agregó Baldivieso.

El biocidio a los 34 cóndores andinos, con data de muerte de 12 a 15 días, por presunto envenenamiento generó no solo indignación, sino repudio en la capital tarijeña.