El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

“IPSO FACTO, AHORRANDO FORMALISMOS”
Por: Álvaro García Linera *

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,



Esas son las palabras con las que el monseñor Ricardo Centellas, en un comunicado leído el viernes 19 de marzo de 2021, a nombre de la Conferencia Episcopal Boliviana, confesó el “método” que se habían usado el 12 de noviembre de 2019 para consumar el golpe de Estado contra Evo Morales. La frase es simple y brutal a la hora de entender por qué una segunda vicepresidenta de la cámara de senadores, de una fuerza política minoritaria, con un largo prontuario de posiciones racistas frente a la mayoritaria población indígena del país, sería investida con la banda presidencial en un oscuro cuarto del viejo palacio de gobierno y de la mano de un general en traje de combate.

Los “formalismos” escamoteados a los que se refiere despectivamente el monseñor son los de la Constitución Política del Estado, madre de todo el ordenamiento normativo del país, que en su Artículo 169 establece, de manera innegociable, que en democracia y para garantizarla, el orden de sucesión presidencial recae exclusivamente del presidente al vicepresidente; a falta de este, en el Presidente de la cámara de senadores; y a falta de este en el presidente de la cámara de diputados. Se trata de una estructura de mando constitucional cerrada, sin ningún tipo de interpretación o ambigüedad precisamente para garantizar la representación numérica del voto mayoritario de la población en la elección de sus principales autoridades.

No es un “formalismo” más, con el cual puede limpiarse la nariz como lo hace la jerarquía católica, a no ser que precisamente se esté ante una conjura violenta contra el ordenamiento democrático del país. Claro, la lógica de la Asamblea Constituyente de 2008, al redactar este párrafo fue que el mando del país, ante cualquier eventualidad, siempre recaiga en autoridades portadoras del voto mayoritario de los electores a fin de impedir el pervertido manejo político de décadas anteriores en el que las minorías políticas, los perdedores ante el veredicto del apoyo popular, aparezcan gobernando como lo hizo, por ejemplo, el MIR en 1989. Así, a la organización política que obtenga la mayoría del apoyo electoral, le corresponderá directamente la presidencia y vicepresidencia del Estado; a la organización que tenga mayor número de senadores elegidos por departamento, la presidencia del senado, y a la organización que obtenga mayor número de diputados por circunscripción uninominal y plurinominal, la presidencia de la cámara de diputados. Y cuando tenga que proceder la sucesión constitucional, el mando democrático siempre recaerá obligatoriamente sobre la fuerza política con mayor votación y representantes en uno de los tres niveles de la jerarquía estatal. De ahí que, “ahorrarse” ese “formalismo”, era simplemente asesinar a la democracia.

Esta lógica del ordenamiento normativo que garantiza el gobierno democrático de las mayorías a través de sus representantes nacionales y territoriales electos, continúa en el Reglamento de la Cámara de Senadores, en su Artículo 35 establece que la presidencia del senado y la primera vicepresidencia corresponden al bloque de mayorías, es decir, a los que obtuvieron mayor número de senadores en el país; en tanto que la segunda vicepresidencia, el lugar que ocupaba Añez, al bloque de minorías. Así que, en el marco de la Constitución y la democracia era metafísicamente imposible que la segunda vicepresidenta del senado, lugar de las minorías, pueda ocupar el lugar de las mayorías, esto es: la presidencia del Senado. A no ser, claro, que de por medio estén la espada y la biblia para “ahorrar formalismos”, es decir, dar un golpe de Estado. Por si no fuera suficiente esta integralidad del orden jerárquico del Estado asentado en la lógica de gobierno de mayorías, el Artículo 75 del citado reglamento señala que, para convocar a una sesión de la cámara de senadores, el cuórum obligatorio para instalar la sesión es el de la mayoría absoluta de sus miembros, es decir 19 senadores de un total de 36. Los partidos opositores apenas tenían 11 senadores (nueve UD y dos PDC), por lo que no importaba cuántas invocaciones se hicieran al cielo, era imposible convertir 11 senadores en los 19 que la cámara necesitaba para sesionar. Y si sesionaba con el cuórum la única ruta democrática y constitucional que había era elegir a un nuevo o nueva presidenta del senado del bloque de mayorías, en este caso del MAS que tenía 25 senadores, para que luego, inmediatamente asuma la Presidencia del Estado. Pero esto significaba echar por la borda el financiamiento de paramilitares que quemaron órganos electorales departamentales, olvidarse de los jugosos sobornos empresariales a los comandantes de las FF. AA. y la Policía, desoír los inmorales rezos delante las puertas de los cuarteles y atragantarse los relatos de fraude con el que los opositores, tras la caída en las encuestas en enero de 2019, habían encubierto su insuperable condición de minorías derrotadas.

“Pero para que tanta constitución, democracia, leyes y lógica de mayorías”, exclamó alguno de los conjurados de la “católica” ese fatídico 12 de noviembre. Allí estaban Samuel Doria Medina, Carlos Mesa, Jorge Quiroga y otros. Y a falta de inteligencia y convicción democrática sobraba odio racial y revanchismo violento. Así que “ipso facto, ahorrando formalismos” según el monseñor, 11 senadores opositores ahora serán más que 19, y las minorías serán declaradas, Dios mediante, en “mayorías” gracias al poder de las armas y los rezos emperifollados.

Ciertamente este “milagro” no resiste la prueba de consistencia aritmética de los sumerios ni mucho menos tiene un átomo de democrático o constitucional. Pero así sucedió; sobre el poder de las bayonetas, Añez, que por voto popular y norma constitucional solo podía leer la correspondencia de la cámara, ahora entraba por la ventana al palacio de gobierno para recibir una espuria banda presidencial y ser escoltada por una cofradía de uniformados desleales a su institución y a la democracia. Los que nunca pudieron ganar elecciones nacionales, ahora eran gobierno; los eternos derrotados por el voto popular, ahora ganaban parapetados detrás de tanquetas. Al día siguiente, “ipso facto, ahorrando formalismos”, el odio y el racismo se enseñoreaban para cobrar venganza de unos indios alzados que se habían atrevido a ser gobierno. A falta del indio presidente para ser linchado, se quemaban wiphalas en la Paz y Santa Cruz, en tanto que en Cochabamba, los nietos de los hacendados se encargaban de expulsar cholas de la ciudad. Se iniciaba el año infame.

Pero, hay que ser justos; el método “ipso facto” no es un invento enjundioso de monseñor. Ya lo empleó Torquemada en 1485 para deshacerse de conversos y de bibliotecas “peligrosas”. La economía de “formalismos” políticos los practicó también con notable eficiencia Fray Vicente, doctrinero de Pizarro, que a decir de Guamán Poma, en su magistral Nueva crónica y buen gobierno, dio la señal para que las tropas españolas, “ipso facto”, se lanzaran a “matar indios como hormigas” en Cajamarca, en 1532; y todo porque supuestamente “estaban en contra de la fe” católica.

“Ipso facto, ahorrando formalismos” fue también el ideario que guió a Himmler para instaurar campos de exterminio que, con métodos “expeditos” y sin ataduras legales mataron a más de 12 millones de judíos y comunistas durante la Segunda guerra mundial.

En fin, este desprecio por los “formalismos” de la democracia, la dignidad de la vida, de la tolerancia y el respeto a la voluntad de las mayorías sociales, es propio del fanatismo ideológico, el racismo político y el fascismo. Pero, aún queda pendiente la pregunta sobre por qué una jerarquía de una institución religiosa tan importante avaló una brutal violación de la democracia y la lógica constitución de mayorías, cuando muchos de sus párrocos de base, que sí comparten el dolor del feligrés, han luchado por la democracia y la igualdad. Y quizá la respuesta la tenga otro monseñor que fue delegado a la Constituyente, como los viejos cruzados de Urbano II en el siglo XI, para hacer retroceder a los constituyentes “impíos” que querían separar la iglesia del Estado. La laicidad del Estado que al final les pareció una afrenta tan diabólica como aquella implementada por el Mariscal Antonio José de Sucre al expropiar los bienes de la iglesia. “Si para ustedes es patria o muerte –señaló ahora el monseñor– para nosotros es Iglesia o muerte”. Y ciertamente lo fue. El 14 de noviembre, “ipso facto, economizando formalismos”, la biblia de Fray Vicente entraba a palacio con su estela de muerte de indios y de democracia por igual.



Otras Opiniones del Autor

Pánico global y horizonte aleatorio
Por: Álvaro García Linera *

 05 Apr 2020  Álvaro García Linera [1] Hemos entrado en tiempos paradójicos propios de una sociedad mundial en transición. Tiempos de inestabilidad generalizada en la que los horizontes compartidos se diluyen y nadie sabe si lo que viene ...

La hora de la condonación de la deuda para América Latina
Por: Álvaro García Linera *

 20 Mar 2020  Por: Alfredo Serrano Mancilla, Rafael Correa, Álvaro García Linera y Gustavo Petro Ahora que el mundo ha asumido un tono más humano y cooperativo en lo económico ante la pandemia del Covid-19, desde el Centro ...

“CURVA DE ELEFANTE” Y CLASE MEDIA
Por: Álvaro García Linera *

 14 Jan 2020  Thomas Piketyy en su último libro Ideología y Capital[1]retoma una gráfica de Milanovic[2]para representar las desigualdades en el mundo en las últimas décadas. Lo notable de esa curva, que mide los ingresos de la ...

El agravio a los muertos
Por: Álvaro García Linera *

 01 Dec 2019  “Ni los muertos estarán seguros ante el enemigo si este vence…..” --W. Benjamin Un multitudinario cortejo fúnebre recorre las calles de El Alto y La Paz. Por delante van dos féretros y detrás miles y ...

EL ODIO AL INDIO
Por: Álvaro García Linera *

 17 Nov 2019  Como una espesa niebla nocturna, el odio recorre vorazmente los barrios de las clases medias urbanas tradicionales de Bolivia. Sus ojos rebalsan de ira. No gritan, escupen; no reclaman, imponen. Sus cánticos no son de esperanza ni de hermandad, ...