El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Familiares del “Testigo Clave” en el caso respiradores dudan de la veracidad de la información presentada por la FELCC

Sandra Humérez, de profesión abogada, sostuvo que la detención y declaración de su hermano fue irregular, además que no fue voluntaria.

hace 1 mese(s)

,

Sandra Humérez, hermana del denominado "Testigo Clave", en el caso respiradores manifestó sus dudas sobre la información presentada por el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Iván Rojas, y el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, sobre un supuesto tráfico de llamadas con dirigentes del Movimiento Al Socialismo y reveló que Fernando Humérez fue obligado a entregar su teléfono celular “para no ser perjudicado”.

“Cuando le detuvieron a mi hermano, él llamó insistentemente para que llevemos su celular a la FELCC, de igual manera nos llamaron del celular 73543000, que suponemos que es del investigador, para que llevemos el celular porque si nos negábamos a entregarlo lo perjudicaríamos”, declaró.

“Llama la atención que en su declaración dice que entregó un celular en ese momento siendo la verdad que fue un día antes que se entregó y luego las autoridades salieron a decir que ya se estaba haciendo el desdoblamiento del celular, ¿Con que cadena de custodia? Porque debe tener una cadena de custodia, debe ser resguardado, las pericias tienen que hacerlas con órdenes correspondientes y en este caso no fue así”, agregó.

Tanto los hermanos, como el padre y el cuñado de Fernando Humérez dudan sobre la presentación de los datos hechos públicos, aseveró Sandra Humérez, ya que los efectivos policiales tuvieron el celular del llamado testigo clave durante 24 horas antes de su entrega a las autoridades jurisdiccionales sin ningún tipo de custodia.

Según el relato de Humérez, se hizo la entrega “voluntaria” de equipo móvil I-Phone color negro en dependencias de la FELCC al teniente Jhonny Coca el día 20 de mayo. A pesar del compromiso de los efectivos policiales de no trasladar a Fernando a La Paz a cambio de la entrega del teléfono, se transportó al “testigo clave” a la sede de gobierno “sin ninguna orden jurisdiccional”.



Sandra Humérez, de profesión abogada, sostuvo que la detención y declaración de su hermano fue irregular, además que no fue voluntaria. “Lo que me dice el abogado es que le dieron a escoger a él (Fernando Humérez) o habla lo que tiene que hablar o sino ese rato lo cautelan (…). Prácticamente lo obligaron a mi hermano (a declarar), la impresión que yo tengo es que él es el chivo expiatorio de este proceso, porque nadie en su sano juicio podría declarar lo que declaró”, señaló en una entrevista con un medio televisivo.

Indicó que Fernando Humérez, actualmente detenido en la cárcel de San Pedro, solicitó una declaración ampliatoria a la comisión de fiscales para decir “la verdad” sobre la polémica compra.  “También presentamos a la comisión legislativa, que está investigando el caso respiradores, para que hagan un seguimiento a todas las actuaciones y que también lo oigan a Fernando”.

Sostuvo que la comisión de fiscales fijó la investigación en Humérez y no en el exministro de Salud, Marcelo Navajas y el exdirector de la AISEM, Giovanni Pacheco, quienes son los responsables de haber firmado el proceso de contratación y compra.

“Se está haciendo ver a la población de que Fernando hizo absolutamente todo y prácticamente les metieron el dedo a la boca al Ministerio de Salud y no es así”, dijo.

La hermana de Humérez indicó que existen muchas irregularidades en este proceso, al extremo de que los fiscales asignados al caso desconocían de la existencia del dicho testigo clave y solamente se informó del mismo después que un viceministro declaró en los medios de prensa que “llegaría un testigo clave desde Cochabamba”, nos preocupa.////


Notas Relacionadas