El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Empresario denuncia que ministro de Energías canceló importación de China para evitar verse envuelto en un escándalo de corrupción

El ministro Guzmán ha rechazado las versiones sobre el supuesto gasto de dos millones de dólares en equipos de bioseguridad que no llegaron al país.

hace 4 mese(s)

,

El empresario aéreo y piloto José Bolívar denunció que el ministro de Energías, Rodrigo Guzmán, ordenó que se cancelara la llegada de un avión Airbus con toneladas de carga de equipo de bioseguridad desde China para evitar un escándalo de corrupción, porque los productos pueden haber tenido sobreprecio. Al hacerlo afectó la importación de 1,6 millones materiales de bioseguridad e insumos médicos que también venían en ese avión para luchar contra el COVID-19.

La empresa de Bolívar, Chex Air, fue contratada, entre otras, por la empresa PROVTEC para que operara un avión que viajara desde China a Bolivia con esas toneladas de equipamiento y servicios. PROVTEC había sido contratada por el Ministerio de Energías para comprar 60 toneladas de material de bioseguridad. Otras 120 toneladas fueron contratadas por otros empresarios.

“Después del escándalo de los 170 respiradores españoles, todas las compras estatales quedaron bajo observación y lo que pasa es que el Ministerio de Energías se preocupa por la compra con supuesto sobreprecio de los productos de bioseguridad y ordena cancelar la autorización de llegada del vuelo de manera abrupta, como para eliminar el posible escándalo”, dijo Bolívar a Brújula Digital.

Al respecto, el periodista Junior Arias, de Gigavisión, exhibió un documento de SICOES que establece que el Ministerio de Energías compró 2.000 barbijos N-95 en 80 bolivianos, cuando su precio al por mayor en Bolivia es de 20 bolivianos.

El 29 de mayo la DGAC autorizó, a pedido de la empresa Chex Air, la llegada del avión, pero el 31 de mayo lo canceló abruptamente, sin dar una razón valedera, cuando la aeronave, un Airbus A330-203, había partido de China. Christian Durán León, encargado de Salidas, Ingresos y Sobrevuelos de la DGAC le informó a Bolívar mediante un mensaje de correo electrónico que la autorización del vuelo había sido cancelada debido a “órdenes superiores”.

Bolívar averiguó después que la orden proveía del ministro de Energías, según contó a Brújula Digital. La cancelación de la autorización, supuestamente para evitar el escándalo, generó un grave perjuicio económico para 47 otras empresas y personas que contrataron el avión para importar productos y para la propia empresa Chex Air.

El empresario expresó que otro vuelo, de características idénticas y también operado por su empresa, fue autorizado a ingresar el 31 de mayo. “Ese mismo día, bajo presión del Ministerio de Energías, se cancela la autorización que antes me habían hecho del otro vuelo que debía traer los equipos para ese Ministerio”, agregó Bolívar. “Por qué se autoriza el vuelo que no traía productos para el Ministerio y se cancela el que traía los productos con supuesto sobreprecio?”, preguntó.

El empresario agregó que “viendo los precios de los productos” que deseaban adquirir, se pueden establecer posibles sobreprecios. La decisión la tomó el ministro Guzmán pocos días después de que estallara la polémica por la compra con sobreprecios de 170 respiradores españoles.

Bolívar, mediante su abogado, el exministro Jerjes Justiniano, denunció penalmente a los ejecutivos de la DGAC que cancelaron la autorización y prepara una acusación penal contra el ministro Guzmán por uso indebido de influencias, incumplimiento de deberes, resoluciones contrarías a la Constitución y las leyes y delitos contra la salud pública.

Paralelamemte, la senadora María Elizabeth Oporto, del MAS, presentó ante la Fiscalía General del Estado una denuncia penal contra el ministro por impedir la llegada a Bolivia de 180 toneladas de insumos de bioseguridad.

El ministro ha rechazado que hubiera influido para la cancelación de la autorización del vuelo y señaló que la empresa importadora PROVTEC fue la que pidió aquello (ver recuadro).

Una vez que Bolívar denunció públicamente estos hechos el empresario dijo una persona de nombre Miguel Rockholt, que aseguró trabaja para el gobierno, lo llamó por teléfono para amenazarlo.



Bolívar dijo que la cancelación de la autorización impidió que llegaran al país 1,6 millones de productos de bioseguridad adquiridos por 47 empresas: 500.000 barbijos KN95, 200.000 barbijos quirúrgicos, 50.000 overoles, 5.0000 termómetros, 20.000 gorros y 10.000 lentes.

El ministro, también mediante recursos del BID, ordenó la compra de 10 respiradores en 40.000 dólares cada uno, lo que podría haber generado otra polémica debido al elevado precio y al extraño hecho de que sea el Ministerio de Energías el que ordene importar respiradores, cuando esa labor le corresponde a la cartera de Salud. Esa orden de compra quedó anulada anteriormente.

El supuesto sobreprecio total de la operación podría haber alcanzado 600.000 dólares, según denunció el periodista Arias, que mostró una factura de los productos que debía importar el Ministerio de Energías por un valor de 1,4 millones de dólares. Pero el Ministerio estaba predispuesto a pagar dos millones de dólares, según su denuncia.

La cancelación de la autorización de ingreso generó un grave perjuicio económico para la empresa Chex Air. Otros importadores, que habían aprovechado el vuelo para traer productos al país, también perdieron su negocio. Algunos de ellos habían participado de licitaciones de municipios y otras entidades.

El avión tuvo que salir de China rumbo a Egipto, donde está ahora.

Bolívar es un reconocido empresario aéreo cochabambino. Tras estar 18 años en EEUU, retornó al país para dedicarse a su empresa aérea. El año pasado logró hacer los contactos para la llegada del avión Supertanker, que ayudó a apagar los incendios en la Chiquitania. Hace unos meses donó 50.000 dólares en equipos destinados a la lucha contra el COVID-19.

Ministro Guzmán rechaza las acusaciones

El ministro Guzmán ha rechazado las versiones sobre el supuesto gasto de dos millones de dólares en equipos de bioseguridad que no llegaron al país. Dijo que esa cifra “no existe” y solo se concretó un contrato para la adquisición de equipos de bioseguridad por 107.000 dólares.

Dijo que ese contrato corresponde a la orden de compra número 401 del 9 de abril pasado y se pagaron 107.000, una vez que se recibieron los insumos solicitados a la empresa, los cuales fueron entregados de acuerdo a protocolo legal al SEDES de Beni.

Por otro lado, expresó que se elaboró otra orden de compra No 402, por 400.000 dólares, para la adquisición de 10 respiradores, con recursos provenientes del BID. Sin embargo, el 19 de mayo, el Gobierno dejó sin efecto esta operación, tras recibir una nota de la empresa proveedora que comunicaba la imposibilidad de cumplir con ese pedido para Bolivia.

Dijo que estos respiradores iban a ser traídos al país en el vuelo del avión Airbus y él mismo gestionó el permiso ante la DGAC para esta operación signada con el número 330243, pero la misma también quedó sin efecto, al anularse el referido contrato.

El ministro Guzmán dijo que, pese a ello, en fecha 22 de mayo, se enteró que la compañía Airbus solicitó permiso para ingresar al país, aludiendo al referido contrato, lo cual, dijo es una situación irregular, que en ningún momento fue avalada por su Despacho ya que el contrato de la compra de respiradores fue anulado e incluso se hizo la comunicación respectiva al BID, como ente financiador de dicha operación.////


Notas Relacionadas