El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Politólogo asegura que con el coronavirus también está en juego la salud de la democracia

Ascarrunz dijo que los actores políticos deben tomar conciencia que en el actual contexto, con una crisis sanitaria, económica y política “la democracia que está virtualmente en terapia intensiva, incluso con la celebración de elecciones

hace 1 mese(s)

,

Bolivia vive una situación excepcional “no solo en términos sanitarios sino también en términos democráticos” aseguró el politólogo Julio Ascarrunz que a nombre de la Asociación Boliviana de Ciencia Política (ABCP) se pronunció a favor “de un proceso electoral lo más pronto posible, tomado en cuenta las condiciones de la pandemia”.

En la actual coyuntura “el desafío es balancear la salud del pueblo sin afectar la salud de la democracia”, dijo a Erbol y advirtió que “la democracia boliviana no está libre de peligro”.

Recordó que incluso antes de la pandemia del coronavirus que obligó a decretar emergencia sanitaria, el país estaba enfrente de múltiples desafíos debido a los acontecimientos políticos del 2019 que derivaron en la anulación de las fraudulentas elecciones nacionales.

Según Ascarrunz, no se debe esperar el fin de la pandemia para llevar a cabo las elecciones generales, y postuló que, si bien es necesario mitigar los efectos del coronavirus, “no se puede afectar la salud de la democracia que ya está bastante deteriorada”.

Lamentó que persistan las tensiones especialmente entre el Legislativo y el Ejecutivo como consecuencia de la ley que fija nueva fecha para las elecciones generales, aseguró que “el camino del enfrentamiento no conducirá a las soluciones que espera la ciudadanía” y recordó que “la democracia implica el disenso, pero también el consenso, en función del bien mayor” y convocó a la coordinación de los cuatro órganos del Estado.



Ascarrunz dijo que los actores políticos deben tomar conciencia que en el actual contexto, con una crisis sanitaria, económica y política “la democracia que está virtualmente en terapia intensiva, incluso con la celebración de elecciones, estará comprometida la salud de la democracia”.

Opinó que Bolivia está enfrentando una etapa de polarización muy fuerte, “mayor incluso a la que se ha vivido con el referéndum 2016, que ha puesto a dos bandos, legislativo y ejecutivo, en posiciones totalmente contrarias, el punto que no dialogan y están en campaña electoral”.

Según el representante de ABCP, al no poder confluir en un espacio para deliberar afectan la poca institucionalidad del país y, especialmente, perturban el trabajo del órgano electoral que enfrenta la difícil tarea de garantizar elecciones libres y transparentes en medio de la amenaza de la pandemia.

Dijo que de cara a las elecciones generales uno de los riesgos mayores es el ausentismo de los electores, “está presente el riesgo de que el ciudadano tenga miedo o desafección para asistir a las elecciones, es una tarea de las muchas que debe encarar el tribunal electoral, a través de comunicación y difusión de todas las medias que vaya tomando”.

Se mostró confiado en el trabajo del TSE que, según aseguró, “ya ha dado señales importantes para garantizar elecciones con medidas de bioseguridad para proteger la salud de los votantes, pero también asegurar la transparencia del proceso”.

Dijo que la Asociación Boliviana de Ciencia Política, como parte de la amplia coalición de organizaciones de la sociedad civil agrupadas en la Ruta de la Democracia, sigue de cera el proceso electoral para promover la transparencia electoral, los derechos y garantías constitucionales y la participación efectiva de la ciudadanía./////


Notas Relacionadas