El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Camacho dice que los respiradores retratan al Gobierno de corrupción, desorden e incapacidad

El otrora aliado del gobierno actual considera que el “caiga quien caiga” que pronunció la presidenta Jeanine Áñez “es la estafa”.

hace 3 mese(s)

,

En una serie de mensajes en sus redes sociales, Luis Fernando Camacho, quien fuera el principal aliado de la presidenta Jeanine Añez al principio de su gestión, consideró que la compra con presunto sobreprecio de 170 respiradores es un retrato del Gobierno, de corrupción, desorden e incapacidad.

“El tema de los respiradores es un retrato del Gobierno de JUNTOS, lleno de CORRUPCION (sobreprecio), DESORDEN (intermediarios) e INCAPACIDAD (manejo administrativo)”, escribió este sábado el exdirigente del Comité pro Santa Cruz ahora candidato presidencial de la alianza Creemos Bolivia.

Desde antes de que se conociera la compra de los ventiladores pulmonares a un precio por contrato de $us 28.080 la unidad, a diferencia del costo “estándar” de 6.000 euros más 600 euros de accesorios ($us 7.234, en la conversión que hizo La Razón), Camacho se convirtió en férreo crítico de las acciones de Áñez. Sus cuestionamientos a la actual administración gubernamental se reavivaron con el caso.

Definidos la compra y el contrato entre el 8 y 11 de mayo, como consta en los documentos que firmó el ahora exministro de Salud Marcelo Navajas y los conocidos públicamente, Camacho consideró que la premura del Gobierno en la transacción no tiene sustento.

“Ahora resulta que no hay acta de recepción ‘por la premura’, ¡por favor! el 10 de marzo fue el primer positivo en Bolivia, de que premura nos hablan y, además, quieren hacer creer que fue una estafa y no un acto de corrupción, para nosotros, la estafa es el ‘CAIGA QUIEN CAIGA (sic)’”, tuiteó Camacho.

La tarde del 14 de mayo, los equipos fabricados por la compañía española GPAinnova y comprados a IME Consulting Global Services SL llegaron a Santa Cruz en un vuelo chárter de la estatal Boliviana de Aviación (BoA), fueron recibidos por la misma mandataria que inmediatamente después los entregó, en lote de 30, a la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra.

Su compra con presunto sobreprecio es el escándalo político actual, que involucra especialmente al exministro Navajas, dos funcionarios del despacho de éste y dos asesores del Banco Interamericano de Desarrollo), el organismo financiador que otorgó la “no objeción” a la operación y que consideró “pertinente” el proceso de adquisición, también en tiempos cortos.



Preocupado por la situación de Beni, Camacho hasta fue irónico al aludir los cuestionados “vuelos humanitarios” en los que incurrieron algunas autoridades, como el ministro Yerko Núñez, que permitieron el viaje en avionetas de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) de al menos dos personas ajenas al Gobierno, y en plena cuarentena, que prohíbe la locomoción en el país.

“Si dispusieron de un avión para llevar a una miss y pagaron 5 veces más por un respirador que no es útil ¿Por qué no disponen de un presupuesto de emergencia para el Beni?”, cuestionó Camacho en Twitter, en el que colgó un video referido al clamor de un médico sobre la situación catastrófica en el aquel departamento a raíz de la prevalencia preocupación de casos de contagio y fallecidos por el nuevo coronavirus.

Con un sistema hospitalario ya colapsado, Beni está en situación catastrófica, como calificaron los médicos. El sábado reportó 1.097 casos positivos y 67 fallecidos de COVID-19.

“Es un tema de humanidad, ¡tomen medidas! ¡De qué les sirve el poder sino se conduelen del dolor del pueblo!”, insistió.

Lanzado a la política en febrero de 2019 al ser elegido presidente del Comité pro Santa Cruz, Camacho fue una pieza importante antes y después de la institución del gobierno de Áñez, cuando ésta asumió “ipso facto” la presidencia del país dos días luego de la renuncia del expresidente Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019.

Las diferencias con la mandataria –con quien apareció en los balcones del Palacio de Gobierno con la biblia en manos, el 12 de noviembre— se acentuaron cuando el abogado del exdirigente cívico, Jerjes Justiniano, renunció a su cargo de ministro de la Presidencia, a finales de diciembre.

Camacho y Áñez son ahora candidatos, esta última por la alianza Juntos.

La Razón


Notas Relacionadas