El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Cleptocracia y lujuria

Siguiendo el modelo hacendatario beniano, Jeanine Añez, bendecida por el dedo de la embajada de los EEUU, expone la más refinada tecnología del saqueo en las horas más aciagas que vive la Patria.

hace 3 mese(s)

,

Respiradores “truchos” en medio del dolor y la agonía en los nosocomios. Avionetas para celebrar los cumpleaños feliz de Carolina Áñez, el comandante del ejército que usa movilidad oficial para asistir a prostíbulos, las mises de Yerko Núñez, nos demuestran que hemos caído en manos de una pandilla que privilegia la lujuria y el saqueo. Nunca la salud.

Ya no queda ninguna duda. El régimen, avalado por la CIA (agencia de inteligencia de los EEUU) ha convertido Palacio de Gobierno en un burdel de mala muerte. Una verdadera tragedia para el país cuya dignidad nacional transita por la alcantarilla de la historia.

Nunca y nadie en su sano juicio imaginó que un golpe de Estado convirtiera un país en una hacienda para menesteres insanos.

Siguiendo el modelo hacendatario beniano, Jeanine Añez, bendecida por el dedo de la embajada de los EEUU, expone la más refinada tecnología del saqueo en las horas más aciagas que vive la Patria.

En menos de que cante un gallo, el triángulo mafioso del ministerio de salud, cancillería y Palacio de Gobierno hicieron desaparecer 3 millones de dólares que estaban destinados a salvar vidas mediante la compra de respiradores mecánicos.

zdfsdfsdeeee.jpg



Este círculo íntimo de la candidata presidenta ha dejado al mundo entero con la boca abierta haciéndonos recuerdo de aquellas lejanas satrapías parecidas a la de la presidenta filipina, Corazón Aquino, que convirtió una mansión entera en el hogar de sus miles de suntuosos zapatos.

Estamos viviendo días y semanas de espanto en medio de tres pandemias que  amenazan destruirlo todo a su paso: 1) una monstruosa ola de corrupción, 2) una brutal incapacidad para enfrentar la pandemia, 3) un régimen que ha hecho de la represión su máximo anhelo de paz y orden.

Los hechos son incuestionables. En medio de una pandemia que ha confinado a 11 millones de bolivianos a un encierro enfermizo, con un sistema de salud que mata en lugar de salvar vidas, como en el caso del Beni, con ministros de salud cercanos a una banda criminal y con una presidenta que hace festín electoral mintiéndole a todo el país,  funcionarios públicos, parientes de Añez y el militar de más alto rango de las FFAA, le demuestran que lo primero de lo primero son los apetitos carnales antes que una noble preocupación por la gente. Avionetas de por medio, Carolina, la hija de la presidenta y Yerko Núñez, el ministro de la presidencia nos han demostrado que usar avionetas para fines carnales es tan ruin como robarse millones de dólares en medio de la agonía y la muerte de la gente en los hospitales.

Resulta que a Carolina y Yerko se suma un tercer personaje de novela erótica: el comandante en jefe de las FFAA, Gral. Sergio Orellana, que montado en un vehículo del Ejército se fue a un motel de Sopocachi a hacer de las suyas abusando de los bienes del Estado dejando en las calles a sus soldados expuestos a la pandemia.

Estos tres episodios obscenos, Carolina viajando en avioneta del Estado rumbo a las procelosas aguas termales de Roboré con el novio incluido, nada menos que el asesor científico que dice no saber nada de la compra de los ventiladores, Yerko, el humanitario ministro que se mofa de la inteligencia de la gente llevándose una miss Rurrenabaque entre las piernas y Sergio, el comandante disfrutando de yacussi del elegante motel en Sopocachi, muestran al país entero y al mundo como testigo que estamos en manos de una pandilla carnal que ha decidido priorizar el sexo a la gestión pública en medio de tragedias que se llevan vidas y bienes estatales.

Sin más demora debemos decir que estamos viviendo una espantosa pesadilla nacional con signos de muerte y dolor en manos de un espantoso elenco de funcionarios infames que han decidido postrarse a su apetitos malsanos mientras cientos de compatriotas carecen no solo carecen de las medicinas elementales sino también de recursos para darle cristiana sepultura a sus seres más queridos.

¡Está orgía desvergonzada e infame debe acabar cuanto antes, antes que la orgía impúdica acabe con nosotros!


Notas Relacionadas