El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Reclusas del Centro Penitenciario de Miraflores en estado de emergencia

Señalan que la ley de indulto sólo beneficia a un 2% de la población por los candados legales que tiene y piden ayuda por la emergencia sanitaria, con medicamentos, víveres y otros.

hace 5 mese(s)

,

Desde el pasado lunes las privadas de libertad del Centro Penitenciario de Miraflores ingresaron a un estado de emergencia pacífico por la nueva ley de indulto que según ellas no benefician ni al 2% de la población por los “candados legales” que tiene la norma. La preocupación se debe a que en el recinto de Palmasola ya se registran casos de Covid-19.

“Entramos a un estado de emergencia pacifico, manifestación pacífica no solamente por la situación el Covid-19 que nos alarmó lo que ocurrió en Palmasola, sino porque presentamos varias solicitudes y considerandos para la cuestión del indulto que se promulgó recientemente y que se oficializará en estos días y se socializará dentro de los penales”, explicó una reclusa en contacto con Página Siete.

De acuerdo a la mujer, la medida parece una medida de “campaña” ya que no es efectiva, porque “no favorece ni siquiera al 2% de la población y mucho menos acá en la cárcel de Miraflores ya que existen bastantes candado legales para nosotras como privadas de libertad en caso de sentencias altas, y acá tenemos población de la tercera edad y dos niños lactantes con madres que no podrán acceder al indulto”, reclamó.

Informó que en horas pasadas sostuvieron reuniones con autoridades de Régimen Penitenciario, pero no existe una respuesta positiva, por lo que piden hablar con autoridades que estén “directamente ligadas a la reestructuración de este indulto”, haciendo mención a la cartera de Justicia.

“Nuestra solicitud es una ley corta de inmediata aplicación para que se tomen en cuenta estos considerandos, también exigimos que se reactive el Órgano Judicial porque no nos sirve de nada que existan las audiencias virtuales porque hay muchas compañeras que no pueden hacer sus trámites”, reclamó.

La privada de libertad dijo que el estado de emergencia pacífico seguirá hasta que puedan escuchar los reclamos de las reclusas y pidió que además del poder Ejecutivo, sean escuchadas por las autoridades del Legislativo, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque y la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa.

Respecto a la pandemia que afecta al mundo, las reclusas también tienen pedidos, “necesitamos la constante ayuda de insumos médicos, porque por la cuarentena se restringe las visitas médicas y los medicamentos son necesarios porque las personas aquí no podemos salir así nomás al hospital ni en una emergencia, necesitamos médico. Además una ayuda en cuanto a víveres, alimentos, eso siempre va a venir bien, no sólo para el uso acá adentro también para que puedan dar a sus familias”.



Mientras que la directora del Centro Penitenciario Miraflores, teniente Carla Morales confirmó que el reclamo fue pacifico, “fue una solicitud que tuvieron las señoras para que se las pueda escuchar, no hubo mucho alboroto y trataron que los edificios de alrededor vean las pancartas que elaboraron por el indulto humanitario que se promulgó”.

Morales contó las soluciones que se dieron, “ya se habló con los directores nacionales y departamentales de la División General de Régimen Penitenciario, los cuales están comunicándose con los abogados de estas tres áreas y de Defensa Pública para que puedan comunicarse con las señoras y de acuerdo a cada caso explicar qué personas puede acceder al indulto porque presenta los requisitos para que se beneficie, ese es el convenio que se tuvo”.  

La directora del Instituto de Terapia e Investigación sobre las Secuelas de la Tortura y la Violencia de Estado (ITEI), Emma Bolshia Bravo, manifestó su preocupación al respecto.

“El hacinamiento en las cárceles no ayuda para nada y hemos pedido que se tenga en cuenta que hay mucho detenido preventivo, que se considere a las madres separadas de sus hijos, a las personas de la tercera edad”, explicó.

Respecto a las medidas de bioseguridad, Bravo mencionó que es difícil el control ya que las privadas de libertad no cuentan con los insumos necesarios.

“En las cárceles a veces hay una ducha para todos, son medidas de higiene que están ausentes. Para muchas señoras de las cárceles de Obrajes y Miraflores un jaboncillo es un artículo de lujo, igual que una pasta dental, entonces es difícil que cumplan las medidas de bioseguridad, pero parece que todos los pedidos llegan a oídos sordos porque hasta el momento no se ha hecho nada”, lamentó.

 

Pagina Siete


Notas Relacionadas