El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Arce Catacora: La fuerza laboral de los trabajadores del campo y la ciudad son la garantía para recuperar la economía de Bolivia

Arce: Sostuvo que durante seis años Bolivia tuvo la mayor tasa de crecimiento de América del Sur. En 2005 el tamaño de la economía era de $us 9.574 millones, y para 2018 se cuadruplicó alcanzando a $us 40.581 millones.

hace 3 mese(s)

,

El candidato presidencial del Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Luis Arce Catacora, destacó este viernes, Día de los Trabajadores, que es la fuerza de la clase trabajadora del campo y las ciudades, la garantía para recuperar la economía de la Patria que está siendo destruida por el Gobierno transitorio y rematada por la pandemia Covid-19.

“En este día especial quiero expresar mi reconocimiento a las trabajadoras y los trabajadores del campo y la ciudad, quienes con su esfuerzo, lucha y compromiso con Bolivia, nos han demostrado muchas veces que podemos superar las peores adversidades. Son ellos la garantía para recuperar la economía de Bolivia destruida por las medias neoliberales del Gobierno transitorio y ahondadas por la crisis sanitaria del Covid19”, manifestó Arce.

Resaltó que sin la fuerza laboral e intelectual de hombres y mujeres es imposible pensar en un plan y su éxito en la recuperación de la economía que tanto le costó construir a Bolivia y que trajo beneficios para todos los habitantes de esta tierra. 

El candidato presidencial recordó que en los 14 años de gobierno del MAS-IPSP, se priorizó a la clase trabajadora y campesina del país con políticas como los incrementos sostenidos del Salario Mínimo Nacional, el cual pasó de $us 54 en 2005 a $us 305 en 2019, de igual forma, el salario básico anotó continuos incrementos por encima de la tasa de inflación.

Con esta medida, Bolivia dejó de ser el país con el salario mínimo más bajo de la región y escaló cinco posiciones, ubicándose por encima de Brasil, Colombia, Perú y Argentina.

La tasa de desempleo abierto urbano se contrajo considerablemente de 8,1% en 2005 a 4,3% en 2018, ubicando a Bolivia como el país con la menor tasa de desempleo de la región, atribuido al aumento en la demanda laboral generada por el dinamismo de la actividad económica y los niveles récord de inversión pública.

En 2019, la tasa de desempleo en las ciudades cerró con un índice de 4,83%, según el informe del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el gobierno de facto de Jeanine Añez, también candidata presidencial, se registró el despido masivo de profesionales y gente trabajadora, incluso en tiempos de cuarentena, lo que incrementó el desempleo en el país, producto de una crisis social, económica y política.

“Este panorama incierto junto a las medidas de corte neoliberal que se están aplicando, tienen un efecto adverso en el desempeño de la economía boliviana. En el último trimestre de 2019 se observó una disminución abrupta en la expansión del PIB, cerrando el año con 2,2% de crecimiento, el peor de los últimos 14 años", indicó Arce.



Sostuvo que durante seis años Bolivia tuvo la mayor tasa de crecimiento de América del Sur. En 2005 el tamaño de la economía era de $us 9.574 millones, y para 2018 se cuadruplicó alcanzando a $us 40.581 millones.

La base del éxito económico fue la nacionalización de los hidrocarburos, registrada el 1 de mayo de 2006 como el hito más importante para la economía boliviana, pues marcó el inicio del cambio de la política neoliberal.

“La nacionalización permitió que la renta petrolera se quede en el país para la aplicación de políticas sociales que favorecen a la población, en lugar de que estos recursos salgan fuera del país, como ocurría en el periodo neoliberal”, dijo el candidato.

Desde 2006 hasta 2019, Bolivia obtuvo ingresos superiores a los $us 37.484 millones por concepto de renta petrolera, resultado de la decisión histórica del gobierno del MAS de nacionalizar los hidrocarburos.

De la nacionalización se pasó a la industrialización del gas natural con la planta de amoniaco y urea, que por decisión del gobierno de Añez paralizó operaciones, lo que significa un daño a la economía nacional.

“Se han parado muchos proyectos estratégicos por cuestiones eminentemente políticas, perjudicando al pueblo boliviano, como la explotación del litio y las operaciones de la planta de urea, que a la fecha registra una pérdida de aproximadamente $us 70 millones”, cuestionó Arce.

A juicio del candidato del MAS, las decisiones de este gobierno ponen en riesgo los logros alcanzados en materia social, como la reducción del desempleo, la pobreza y la desigualdad, registradas entre 2006 y 2018, elogiados a nivel internacional.

Consideró que el horizonte de Bolivia está marcado por la industrialización, la redistribución del ingreso y la reducción de las desigualdades económicas y sociales.

“Tenemos un plan y sabemos cómo ejecutarlo. No improvisamos. Nuestras credenciales son haber logrado la mayor transformación política, social y económica. Hemos demostrado que los bolivianos somos capaces de decidir nuestro propio futuro. No necesitamos someternos a otros países ni a organismos internacionales para salir adelante. El trabajo, la conciencia social y la dignidad de las bolivianas y bolivianos nos llevó muy lejos, y esa senda de estabilidad, crecimiento y redistribución de ingresos, es la que debemos retomar”, finalizó.///


Notas Relacionadas