El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Los guardianes de la revolución de Irán amenazan a la marina de EE.UU. con una respuesta contundente

El rumor guerrero en el Pérsico rescata de las profundidades el precio del petróleo

hace 4 mese(s)

,

Irán responderá “de forma rápida y contundente” a cualquier agresión a sus embarcaciones por parte de “barcos terroristas estadounidenses”. El general Hosein Salami, comandante de los Guardianes de la Revolución, ha respondido así al presidente Donald Trump, que ayer tuiteó: “He dado instrucciones a la Marina de Estados Unidos de que dispare hasta destruir a cualquier patrullera iraní que hostigue a nuestras naves en el mar”. Más tarde, el mandatario estadounidense precisó de forma gráfica: “Que las vuelen fuera del agua”.

Hace una semana, fuentes militares estadounidenses revelaron que once patrulleras iraníes habían realizado maniobras peligrosas y hostiles alrededor de una flotilla estadounidense. Teherán tardó en reaccionar, pero finalmente el Guía Supremo de la Revolución, Alí Jamenei, dijo que sus fuerzas se limitaban a hacer su trabajo, antes de apuntillar: “Su miedo refleja problemas dentro de la marina de EE.UU”, dijo, “que con cinco mil infectados de coronavirus debería atender sus propias necesidades en lugar de formular amenazas”.

El propio ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif, ha preguntado retóricamente “qué se les ha perdido a los estadounidenses a más de siete mil millas de sus costas”. Teherán compara la presencia de la Quinta Flota –con base en Bahréin- en aguas del Golfo Pérsico con una hipotética presencia militar iraní en el Golfo de México. Washington, por su parte, dice defender la libertad de navegación en aguas por la que discurre el 20% de los petroleros.



No obstante, ahora mismo el principal problema de los petroleros no es circular, sino llegar a vender y descargar su carga sin incurrir en pérdidas, ante la brutal contracción de la demanda. De modo que Washington y Teherán, por una vez, tienen un interés común en mantener las espadas en alto. Irán porque es su principal producto de exportación –aún bajo sanciones estadounidenses. Y EE.UU. porque su apuesta política y económica por el petróleo de esquisto está abocada a la quiebra a los precios actuales, con el riesgo de arrastrar a sus principales bancos, que la han avalado.

Con el barril de Brent en mínimos, hace dos días, fue cuando Trump tuiteaba que pondría toda la carne en el asador “para no dejar caer a nuestra gran industria del gas y del petróleo”. Ayer, con su tuit ya abiertamente guerrero, el precio del crudo empezaba a repuntar.

Cabe añadir que los Guardianes de la Revolución, que responden directamente al Guía Supremo, hicieron ayer una demostración de fuerza con el lanzamiento del primer satélite militar iraní, sin previo aviso y desde una rampa que se creía en desuso, todo ello en mitad de una pandemia que ha golpeado a Irán –y a su cúpula dirigente- más que a cualquier otro país asiático. Tanto es así, que Teherán se ha visto obligado a pedir un préstamo al Fondo Monetario Internacional, que ha sido vetado por Washington, ante la aparente indignación de la Unión Europea.////


Notas Relacionadas