El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Papa rechaza el pago de deuda “con sacrificios”

“El mundo es rico y, sin embargo, los pobres aumentan a nuestro alrededor”, lamentó el Pontífice tras citar una serie de cifras sobre la pobreza en el mundo.

hace 6 mese(s)

,

El papa Francisco afirmó el pasado 5 de febrero, citando a Juan Pablo II, que “no se puede pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables”, en aparente apoyo al Gobierno argentino.

Citando palabras que Juan Pablo II emitió en 1991, Francisco entró en el candente debate sobre la deuda soberana de los países durante un seminario organizado en el Vaticano por la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales y al que asistieron entre otros la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, sentados uno al lado del otro.

Sin mencionar directamente a su país natal, el Papa argentino abordó una de las prioridades del gobierno de Alberto Fernández, al que recibió el pasado 31 de enero en el Vaticano y a quien le prometió ayuda frente a las negociaciones con los acreedores por la inmensa deuda externa que aflige a su país.

“Las exigencias morales de Juan Pablo II en 1991 resultan asombrosamente actuales hoy: Es ciertamente justo el principio de que las deudas deben ser pagadas. No es lícito, en cambio, exigir o pretender su pago cuando éste vendría a imponer de hecho opciones políticas tales que llevaran al hambre y la desesperación a poblaciones enteras”, dijo Francisco.



“No se puede pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables”, dijo el Papa al citar la encíclica del Pontífice polaco.  Francisco, como Juan Pablo II hace 28 años, pidió a los dirigentes mundiales “encontrar modalidades de reducción, dilación o extinción de la deuda, compatibles con el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia y el progreso”.

El Pontífice latinoamericano, que vivió en primera línea las dificultades económicas causadas por la colosal deuda de su país, recordó también que los países muy endeudados han “soportado cargas impositivas abrumadoras”, que han perjudicado profundamente el “tejido social” y por ello instó a “nuevas formas de solidaridad” y a una “nueva ética”.

A los líderes financieros y especialistas económicos presentes, que conocen “las injusticias de nuestra economía global” los invitó a trabajar para renovar la arquitectura financiera internacional y en la “nivelación ente países”, manifestó.

“El mundo es rico y, sin embargo, los pobres aumentan a nuestro alrededor”, lamentó el Pontífice tras citar una serie de cifras sobre la pobreza en el mundo.

“Estas realidades no deben ser motivo de desesperación, sino de acción”, instó.///


Notas Relacionadas