El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

España aclara altercado con Bolivia: ayudó a salir del país a asilados en la Embajada de México, pero con conocimiento del gobierno de facto

Esta ayuda se brindó antes del incidente registrado el 27 de diciembre y se hizo a personas que no tenían "órdenes de detención de ningún tipo".

hace 1 mese(s)

,

A finales de diciembre de 2019, las relaciones entre España y Bolivia sufrieron un fuerte quiebre, luego que el Gobierno de facto del país suramericano decidiera expulsar y declarar "personas non gratas" a la encargada de Negocios española, Cristina Borreguero, y su compatriota, el cónsul Álvaro Fernández.

La decisión se dio a conocer después de que el Ejecutivo de Jeanine Áñez denunciase que agentes encapuchados de la misión diplomática de España habían intentado acceder a la Embajada de México en La Paz para presuntamente ayudar a salir del país a personas que se encontraban asiladas en la sede diplomática.

El Gobierno de España, por su parte, se defendió de las acusaciones argumentando que los agentes formaban parte del personal de seguridad. 

Ahora, a través de una respuesta parlamentaria, a la que tuvo acceso Europa Press, el Gobierno español informó que la ayuda a los asilados se dio con anterioridad a este incidente de finales de diciembre y, además, se hizo con conocimiento de las autoridades de facto.

Un vehículo policial en la entrada de la Embajada de México en La Paz, 23 de diciembre de 2019.David Mercado / Reuters

Madrid ha señalado que, en noviembre pasado, la entonces embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, envió a la sede diplomática de España y otros países una "solicitud de apoyo" ante las dificultades para albergar en la sede diplomática a un elevado número de personas que habían solicitado asilo.

Ante ello, España decidió albergar "temporalmente" a "un número reducido de personas" y escoltó a algunas al aeropuerto, para que salieran del país, incluyendo a varias que se habían asilado en la Embajada de México.

Según argumenta el Gobierno de España, esta acción se hizo "por razones meramente humanitarias" y a un "número de personas que temían por su seguridad física". Además, aclara que ninguno de estos individuos tenía "órdenes de detención de ningún tipo".

España asegura que actuó en cumplimiento a las obligaciones de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas y que todo este proceso lo llevó a cabo "con conocimiento de las autoridades interinas" de Bolivia.



También señala que "otras embajadas extranjeras en La Paz han llevado a cabo gestiones similares desde noviembre".

Sobre el incidente del 27 de diciembre

El 27 de diciembre, las autoridades de facto de Bolivia denunciaron que personas identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia, acompañadas por encapuchados, "intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina" a la residencia diplomática de México en La Paz.

Tres días después, el Gobierno de facto expulsó a Borreguero, Fernández y a Mercado.

Puesto de control donde se encuentra la Embajada de México en La Paz, 27 de diciembre de 2019.Jorge Bernal / AFP

En la reciente respuesta parlamentaria, España reitera lo que ya había dicho en esa oportunidad, que se trató de una visita "de cortesía" y calificó de "noticias falsas" que la presencia de sus funcionarios buscaba ayudar a asilados a eludir a la Justicia local.

Sobre el hecho en sí, explicaron que los diplomáticos llegaron a la Embajada, acompañados de agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GEO) de España, que eran parte de un dispositivo de seguridad reforzada que llegó a Bolivia el 14 de noviembre "a raíz de la escalada de violencia" en el país sudamericano con motivo del golpe de Estado contra el mandatario Evo Morales.

Un dispositivo policial que estaba apostado a las afueras de la Embajada les permitió a los funcionarios diplomáticos ingresar sin dificultad. España aclara, además, que los funcionarios "no se reunieron con los asilados en la Embajada" porque sus instrucciones "se ceñían estrictamente a reunirse con la embajadora".

Los GEO esperaban en el exterior de la sede diplomática pero, ante la "importante presencia" de policías bolivianos, decidieron salir de la zona y regresar más tarde. Cuando volvieron para buscar a los diplomáticos, "las fuerzas de seguridad bolivianas indicaron que tenían órdenes de no permitir su entrada".

En ese momento se genera la polémica y es cuando los agentes cubren sus rostros, porque muchas personas estaban tomando fotografías y grabando videos. Los GEO decidieron retirarse, pero las personas apostadas en el lugar les bloqueaban el paso; cuando lograron salir, un vehículo "que pertenecería a la seguridad de Bolivia" los "embistió varias veces", pero consiguieron evadirlo.


Notas Relacionadas