El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Los chilenos retoman las calles tras la restitución del polémico intendente de Santiago

Miles de manifestantes se reunieron ayer a la tarde en la Plaza Italia, para denunciar la vuelta de Felipe Guevara, mandatario de la región metropolitana de la capital chilena, acusado de desplegar grandes dispositivos policiales en espacios públicos

hace 11 dia(s)

,

Duros choques entre manifestantes y policías. Vehículos lanza-agua, perdigones y bombas lacrimógenas. Así terminó otra noche de protesta en Santiago de Chile, 82 días después del comienzo del movimiento. Los chilenos no se cansan, a pesar de las vacaciones estivales. Ellos volvieron a manifestarse el viernes 7 de enero en la Plaza Italia, epicentro del estallido social.

Además de pedir más justicia social, rechazan ahora la restitución del intendente de la región metropolitana de Santiago, Felipe Guevara, criticado por su dispositivo de seguridad. Este consistió en cercar la plaza con enormes dispositivos policiales antes de que las concentraciones crecieran. Siempre contó con el apoyo del presidente derechista Sebastián Piñera, pero los chilenos lo ven como una violación de sus derechos democráticos. A finales de diciembre, se generaron violentos enfrentamientos que dejaron decenas de heridos.

ghjjjjj.jpg

Manifestantes chocan con la policía antidisturbios durante una protesta contra el gobierno del presidente chileno Sebastián Piñera en Santiago, el 7 de enero. © Javier Torres / AFP

Felipe Guevara había sido inhabilitado después de que la oposición presentara una "acusación constitucional" contra él, argumentando que había violado el derecho de expresión y de reunión con su denominada "política de copamiento".

Sin embargo, el Senado rechazó este martes 4 de febrero incapacitar y destituir al mandatario. Una medida celebrada por Piñera, quien destacó que "primó la prudencia y responsabilidad" y consideró que Guevara "podrá cumplir su deber de resguardar el orden público y seguridad ciudadana".

Pero la medida desató la ira de los manifestantes. "Tenemos derecho a protestar, tenemos derecho a estar aquí y decir basta de los abusos, basta de los robos que hacen las élites al pueblo, no queremos que nos roben más", dijo a la agencia EFE Ana Gómez, una jubilada de 60 años.

Cerca de las 18 hora local, decenas de policías llegaron para dispersar a los miles de manifestantes con vehículos lanza-agua y disparos de perdigones y bombas lacrimógenas. Tras casi media hora de enfrentamientos -algunos manifestantes respondieron a la policía con piedras y canicas-, el dispositivo policial se fue replegando y los asistentes volvieron a ocupar la rotonda al grito de "El pueblo unido jamás será vencido".

Mientras que a las 21, se informó sobre un incendio en el museo de Violeta Parra, la famosa cantante de la cultura popular chilena. Los bomberos intervinieron rápidamente para apagar las llamas.



fgdfgfg.jpg

Los bomberos verifican los daños causados por un incendio en el Museo Violeta Parra, el 7 de febrero de 2020. © Javier Torres / AFP

Un movimiento que no se apaga pese al plebiscito convocado por Piñera

Este movimiento de protesta, que empezó el 18 de octubre con manifestaciones estudiantiles en contra de la subida del precio de los transportes, es el más intenso que vivió Chile desde el fin de la dictadura. Hasta el momento, se han registrado 30 muertos, miles de heridos –casi 400 con daños oculares y dos personas quedaron ciegas– y más de mil detenidos. Las protestas son apoyadas por más del 60% de la población, según encuestas recientes. Sin embargo, la mayoría rechaza la violencia.

Piñera intentó calmar la crisis social, convocando a un plebiscito el próximo 26 de abril, en el cual los chilenos votarán si quieren cambiar o conservar la Constitución actual, establecida durante la dictadura de Augusto Pinochet. El presidente conservador amplió también su agenda social, que ahora incluye un cambio en el sistema de pensiones y salud. Así se supone que se podrá lograr una mayor equidad en la población, el corazón de las reivindicaciones.

Pero las concesiones no son suficientes para el núcleo duro de manifestantes. "Vamos a seguir luchando hasta que consigamos cambios reales, porque hasta el momento no ha pasado nada, no hemos conseguido prácticamente nada, así que tenemos que seguir para que se produzca el cambio de la constitución y que haya paridad", reclamó Pilar Arriagada, una profesora chilena a AFP.

Además, se multiplican los señalamientos de las organizaciones de derechos humanos contra las fuerzas de seguridad por excesos, tanto en las protestas, como en otros contextos. Después de un tiempo de calma, los chilenos volvieron a las calles el 29 de enero, después de la muerte de un hincha del club de fútbol Colo Colo, tras ser atropellado por un vehículo policial al final de un partido contra Palestino.

dfdtrttt.jpg

Hinchas del equipo de fútbol de Chile Colo Colo encienden velas afuera del estadio Monumental en Santiago, el 29 de enero de 2020, en el lugar donde el partidario de Colo Colo, Jorge Mora, murió el martes después de ser atropellado por un camión de la policía. © Claudio Rey / AFP

Por su parte, un sector de la población que rechaza la violencia en las protestas comenzó a activarse. Los ataques a comisarías generaron un movimiento en redes sociales de apoyo a los Carabineros. Hubo convocatorias a juntarse en los barrios de mayor nivel adquisitivo, pero por ahora han tenido muy baja participación.////


Notas Relacionadas