El tiempo
     Santa Cruz

A Actualidad

Grandes crisis desatadas en torno a embajadas

En la sombra de aquellos hechos se multiplicaban incontables negociaciones marcadas por amenazas, desafíos y mediaciones entre las principales potencias del planeta. China y Rusia habían respaldado, según conveniencia y ocasión, a los rebeldes.

hace 3 mese(s)

,

De cuando en cuando, las islas de cordialidad y buenos modales que vienen a ser las embajadas diplomáticas se convierten en objetivos militares o cosa parecida. La historia del último medio siglo suma casos dramáticos signados por la tragedia. Replicadas una y otra vez quedan, por ejemplo, aquellas imágenes que corresponden a los angustiantes momentos vividos en las embajadas de EEUU en Vietnam del Sur y Camboya a mediados de 1975.

La ofensiva de los guerrilleros comunistas precipitaba la caída de los Gobiernos aliados de EEUU. Las embajadas se habían convertido en los últimos refugios de hasta cientos de personas susceptibles de ser ejecutadas o torturadas por los regímenes que estaban tomando el poder. Algunas fotografías y videos muestran a multitudes desesperadas que ruegan que se les acepte ingresar en esos espacios considerados extraterritoriales según las normativas internacionales. En otras imágenes, de los momentos más críticos, se observa las angustiantes evacuaciones que helicópteros repletos realizan de los techos de aquellas legaciones.

En la sombra de aquellos hechos se multiplicaban incontables negociaciones marcadas por amenazas, desafíos y mediaciones entre las principales potencias del planeta. China y Rusia habían respaldado, según conveniencia y ocasión, a los rebeldes. EEUU había apostado a un colosal apoyo militar para evitar la derrota de los regímenes conservadores. Se asegura que en determinados momentos la amenaza a las sedes de la primera potencia mundial, que experimentaba una de sus mayores derrotas militares, estuvo a punto de desatar una Tercera Guerra Mundial. Probablemente resultan hasta hoy las más graves crisis entorno a una sede diplomática.

UN HÉROE EN CHILE

Estas crisis suman una tipología de protagonistas que marcan el epicentro: rehenes o refugiados, es decir, visitantes incómodos. Un antecedente ya se había producido un par de años antes, en septiembre y en Sudamérica. Los militares, liderados por Augusto Pinochet, tomaron el poder dando un golpe de Estado al Gobierno del socialista Salvador Allende. Éste, tras ganar las elecciones en noviembre de 1970, había establecido sólidos lazos con la Cuba de Fidel Castro.

Tras el golpe, los militares ultraderechistas se movilizaron hacia diversas embajadas en el afán de evitar la fuga o el refugio de miles de políticos opositores. Sólo en un caso optaron por despreciar las formas diplomáticas y proceder violentamente.

Un grupo de soldados atacó la embajada cubana, y desde allí les respondieron el fuego. Afortunadamente, la inminente masacre fue evitada gracias a la actuación del embajador sueco Harald Edelstam. Utilizando su inmunidad diplomática, logró entrar a aquella embajada. Luego declaró que ese lugar formaba desde ese momento parte de la embajada sueca e izó la bandera de Suecia. Por tanto, dio inmunidad diplomática a todos los que se encontraban dentro. La dictadura lo declaró “persona non grata” en diciembre de 1973 y tuvo que abandonar Chile.

A fines de aquella década, otra embajada de EEUU fue escenario de una memorable crisis. Empezó el 4 de noviembre de 1979 y se prolongó hasta el 20 de enero de 1981. Habían pasado tres días de la victoria de la Revolución Islámica liderada por el clérigo islamista chiíta, el ayatolá Ruhollah Jomeini, y la legación estadounidense en Teherán fue rodeada por un cientos de estudiantes iraníes seguidores de la revolución. Cincuenta y dos estadounidenses fueron tomados como rehenes durante 444 días.

Los iraníes demandaban a EEUU la entrega de Mohamed Reza Pajlevi, el depuesto Sha de Irán, refugiado en tierras estadounidenses. El presidente Jimmy Carter respondió que EEUU no cedería al chantaje. A lo largo de la crisis, ensayó dos intentos de rescate a cargo de fuerzas especiales que terminaron en fracasos y causaron la muerte de ocho militares estadounidenses.



A principios del siguiente gobierno, de Ronald Reagan, tras un sinfín de negociaciones, el inicio de la guerra entre Irán e Iraq y el deceso del Sha, las condiciones cambiaron. Teherán optó por aceptar la entrega de los rehenes a cambio de resarcimientos y la suspensión de las sanciones que EEUU le había impuesto. Los rehenes fueron entregados en una base aérea alemana el 20 de enero de 1981.

RESCATE EN PERÚ

Los secuestradores demandaban principalmente la liberación de cientos de sus camaradas recluidos en las cárceles peruanas. Luego de unas horas, el grupo eligió a 72 personas como cautivos. Tras ser retenidos por 126 días, 71 de los 72 rehenes que quedaban fueron liberados el 22 de abril de 1997 en una incursión armada de las Fuerzas Armadas peruanas. El operativo dejó como resultado la muerte de un rehén, dos comandos y los 14 militantes del MRTA que participaron de la toma. La operación fue vista por la mayoría de peruanos como un gran éxito y obtuvo atención mediática en todo el mundo.

A lo largo de esos cuatro meses, las negociaciones con los terroristas involucraron a mediadores diplomáticos de al menos cuatro países. Autoridades de Cuba, Canadá e Inglaterra tuvieron un papel destacado pero infructuoso.

Que se recuerde, resultó la última crisis centrada en una embajada que arrojó víctimas fatales. Sin embargo, dos países cuyas legaciones han sido frecuentemente objeto de conflicto pleitearon durante meses a fines del siglo pasado. La causa resultó un niño de escasos seis años de edad: Elián González.

En noviembre de 1999, el niño fue sacado de Cuba por su madre en un precario bote de fugitivos rumbo a los EEUU. Durante la travesía, la madre de Elián y otras 10 personas murieron. El niño y otras tres personas, después de varios días a la deriva, alcanzaron las costas de Florida en un neumático. Elián fue rescatado por dos pescadores y entregado al servicio de guardacostas de EEUU.

Las autoridades estadounidenses inicialmente lo dejaron bajo la custodia de su tío abuelo, residente en Miami. Los parientes estadounidenses de Elián y diversas organizaciones sostuvieron que el niño debía ser considerado asilado político. Pero Cuba recordaba que salió sin autorización de su padre, Juan Miguel González. Después de cinco meses de batalla legal, las autoridades de EEUU resolvieron entregar al niño a su progenitor. Durante ese periodo, Cuba movilizó en torno a la embajada estadounidense a miles y miles de personas que abogaban por Elián.

Y la cuenta de las crisis diplomáticas centradas en embajadas suma en 2012 a la representación de Ecuador en Londres. En junio de ese año, se refugió allí el hacker australiano Julian Assange. En 2010, el activista había hecho públicos miles de documentos secretos que afectaron a EEUU y otras potencias sobre casos como las guerras en Afganistán e Iraq, a través del sitio Wikileaks.

En medio de una disputa legal que duró hasta el 12 de abril de 2019, la embajada estuvo incluso bajo la amenaza de ser tomada por las fuerzas policiales británicas. Assange era reclamado, especialmente, por Suecia debido a una agresión sexual menor, pero también por EEUU que le aguarda con 17 cargos por conspiración. El cambio de Gobierno en Ecuador (de Rafael Correa a Lenín Moreno) precipitó su entrega. Actualmente guarda detención preventiva, a la espera de la extradición, en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh de Londres.

En días recientes, un confuso incidente entre España, Bolivia y México alrededor de la residencia de la embajadora de este último país ha generado una nueva crisis diplomática. El refugio de varias exautoridades bolivianas en aquella legación diplomática y la negativa del Gobierno a concederles salvoconductos atiza desde hace dos meses un caso considerado menor, por el momento.///


Notas Relacionadas