El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

El ministro del interior del gobierno de facto, Arturo Murillo: "Va a ser complicado detener a Morales, pero podemos activar la extradición"

El mandamiento de apremio dispone que el expresidente sea trasladado hasta el Ministerio Público de La Paz para que declare por las supuestas "instrucciones sediciosas"

hace 3 mese(s)

,

Tras que la víspera se emitiera una orden de aprehensión en contra del expresidente Evo Morales, el ministro del interior del gobierno de facto, Arturo Murillo, reconoció que será muy difícil cumplir esta disposición debido al asilo del exmandatario en Argentina, pero que se podría recurrir al pedido de extradición para hacer posible este cometido.  

"Obviamente, va (a) ser complicado poder detener a Evo Morales porque está en el vecino país de Argentina, pero nosotros podemos activar lo que se llama la extradición", manifestó la autoridad en una entrevista otorgada al periodista Fernando del Rincón de la cadena CNN. 

Según el ministro del interior del gobierno de facto, Morales "tiene una deuda con el Estado boliviano"  y debe rendir cuentas ante la Justicia porque "hay delitos que se los debe sancionar con la cárcel". 

"Los errores políticos se pagan con el voto del pueblo, pero los errores no son el problema, son los delitos que cometió Morales", agregó el Ministro, quien se encuentra en EEUU, país al que llegó para reunirse con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. 

Ayer, la Fiscalía ordenó la aprehensión de Morales sobre quien pesa las acusaciones de los presuntos delitos de sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo. Actualmente, el exmandatario se encuentra refugiado en territorio argentino tras el conflicto post electoral. 

El mandamiento de apremio dispone que el expresidente sea trasladado hasta el Ministerio Público de La Paz para que declare por las supuestas "instrucciones sediciosas" (cerco a las ciudades para evitar el ingreso de alimentos) que hizo a su uno de sus partidarios desde México, país  donde estuvo asilado, luego de renunciar a su cargo el 10 de noviembre de este año.

La noticia no tardó en difundirse y generar gran repercusión nacional e internacional. Fue el propio Morales quien rechazó esta orden de aprehensión y acusó al gobierno de transición de Jeanine Áñez de buscar su detención para evitar su retorno a Bolivia.  



"Quienes dieron el golpe de Estado pretenden criminalizarme y anuncian mi detención. Temen lo inevitable: que volvamos y retomemos nuestro proyecto plurinacional y la dignidad boliviana. No van a poder con la fuerza de la historia. Volveremos millones, como dijo Túpac Katari", tuiteó el expresidente. 

Ya en pasados días, Morales, nombrado jefe de campaña del MAS para las próximas elecciones presidenciales,  negó las acusaciones y aseguró que la única medida que podían tomar contra él sería un juicio de responsabilidades. Incluso aseguró que si quería "podía ingresar a territorio boliviano".  

Colaboración de la Interpol

Murillo explicó que en las próximas horas, el Fiscal General del Estado, Juan Lanchipa, "pedirá toda la colaboración de la interpol para que puedan ayudar en la aprehensión" que se encuentra refugiado en territorio argentino gracias a la colaboración del presidente Alberto Fernández, aliado de Morales.  

"Veremos cómo responde el gobierno de Argentina. Claramente se ve que a Morales nadie lo está persiguiendo, él solo se ha metido en los problemas por condenar a un pueblo y pedir que se lo ahogue, se hagan esos cercos y se impida el ingreso de comida", dijo. 

Asimismo, Murillo aclaró que la orden de aprehensión fue emitida por un fiscal general que fue designado en la gestión del propio Morales y no por el gobierno transitorio, por lo que el mandato debe ser cumplido. 

"A Lanchipa no le queda otra que activar lo que la ley le obliga a cumplir, caso contrario, él sería el procesado (...) Nosotros creemos que estamos en el camino correcto", agregó. ///


Notas Relacionadas