El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Senadores buscan la forma de consensuar fecha de elecciones y veto a Morales y García Linera

hace 23 dia(s)

,

“Lo antes posible”, es la frase clave. Las tres fuerzas con representación en la Asamblea Legislativa trabajan para tener una ley corta de elección de vocales y convocatoria a elecciones en este fin de semana, sin disensos marcados. Ayer en la mañana, se reunieron las bancadas del MAS, UD y PDC y al salir aseguraron que su objetivo es tener la ley aprobada hasta el sábado. Eso implica que hoy debe haber acuerdo en la Comisión de Constitución del Senado, sesión en la Cámara Alta y pasar la ley a la Comisión de Diputados para que en tiempo récord presente un informe y pase al plenario de la Cámara Baja.

El Legislativo no es el único que parece tener prisa. Ayer, el enviado de la Organización de Estados Americanos, Rodolfo Piza, explicó que una de las cosas que más ayudaría a pacificar el país es la convocatoria a elecciones. Pidió que se convoquen “lo antes posible” y de manera “libre, objetiva y confiable”.

El problema radica ahí: ¿qué tiempo es el mínimo necesario para garantizar elecciones libres, objetivas y confiables? El segundo problema radica en cómo reaccionará el pueblo -movilizado e impaciente- a una determinación de la Asamblea Legislativa que ponga marzo o abril como fecha a las elecciones y -por ende- la ampliación de sus mandatos y el de Jeanine Áñez hasta esas fechas.

La sesión de ayer

 

Encontrar las respuestas a estas preguntas lastra un poco la velocidad de la Comisión de Constitución. Ayer, luego de 27 horas, se reinstaló la sesión.

La reunión, que se desarrolló en un ambiente tranquilo, no demoró más de media hora y se abocó solo a leer parte de las propuestas de ley presentadas por el Movimiento Al Socialismo (MAS) y por la presidenta Jeanine Áñez y pedir un nuevo cuarto intermedio.

“Se ha reafirmado el compromiso de darle a la población una convocatoria de elecciones nacionales hasta este fin de semana. Se ha avanzado en algunos puntos donde existían diferencias. Nos alegra que el MAS acepte que hay que desarrollar un proceso de saneamiento del padrón hacia las nuevas elecciones y el hecho de que haya coincidencia en que hay que cesar al conjunto de los vocales, tanto del Tribunal Supremo Electoral (TSE), como de los tribunales departamentales para ir a un proceso de nueva convocatoria con personas que le den la credibilidad y la confiabilidad al pueblo boliviano de que vamos a tener un tribunal que administre con absoluta transparencia las próximas elecciones”, dijo el presidente de la Comisión de Constitución, Óscar Ortiz.

El senador manifestó que hay puntos que todavía quedan por consensuar y que se lo hará en horas de la mañana de hoy.

Uno de los temas en debate es el plazo de la función de los vocales electorales. La propuesta que presenta la presidenta Áñez es que estos vocales duraren seis años como dice la Constitución, en el caso del TSE. La propuesta del MAS establece que solo sea para administrar los próximos dos procesos electorales que se deben realizar el año 2020 (elecciones generales y subnacionales).

Otro punto que queda para la discusión es la propuesta del Ejecutivo, que establece que se va a un nuevo proceso electoral con la posibilidad de que haya nuevos candidatos y nuevas alianzas. En la propuesta del MAS aún no hay una definición que permita un consenso porque ellos inicialmente habían establecido que se mantengan los mismos partidos y las alianzas, de la anterior elección.

Por su parte, el senador Ciro Zabala manifestó que en este proyecto de ley no se ha discutido si va o no el expresidente Evo Morales y que ese debate lo deberán resolver los nuevos vocales

Este punto es un problema para algunos asambleístas del MAS, por la repercusión que puede tener entre sus bases, y fue expresado en la reunión de bancada que tuvieron el martes. La conclusión fue avanzar hacia nuevas elecciones, con nuevos candidatos dentro del partido y que Morales se quede -por su propia seguridad- en México por cinco años. Esto podría destrabar uno de los disensos: permitir nuevas postulaciones y nuevas tiendas políticas en los comicios.

En lo que dijo Zavala está la salida a los otros dos enredos: la fecha de las elecciones y el tiempo de mandato de Áñez. Una fuente del Legislativo contó que el consenso entre las bancadas es que sea el nuevo Tribunal Supremo Electoral el que defina la fecha, una vez que ven en qué condiciones está la institución y qué trabajo tendrán que hacer para garantizar elecciones. 

El análisis técnico es que será, como mínimo, 120 días después de la posesión de las nuevas autoridades electorales. Eso estira el plazo electoral incluso hasta abril. No son pocas las tareas que se deben encarar. Se debe abrir el plazo a inscripción de nuevos votantes (no se puede coartar el derecho a votar de los que cumplan 18 años hasta el día de la elección, o de los que cambien de domicilio, explicó el constitucionalista José Luis Santistevan), se debe sanear el padrón electoral, reconstruir los tribunales departamentales, que al igual que el TSE se encuentran acéfalos y con sus exvocales detenidos, dar tiempo a la inscripción de candidatos y campañas y darle la confianza a los nuevos vocales de que podrán trabajar con el tiempo necesario para así atraer a notables.



Sin embargo, el problema es la presión social y política sobre la Asamblea para que las elecciones sean antes del 20 de enero, un plazo que parece imposible de cumplir, dadas las condiciones actuales del Órgano Electoral. Ayer en la mañana, algunos líderes cívicos anunciaron que iniciarían una huelga de hambre para apurar que las autoridades legislativas aprueben la ley.

Desde la vereda del frente del Palacio Legislativo, también vino presión extra. La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, aseguró ayer que el Gobierno transitorio no tiene ninguna intención de alargar los plazos constitucionales de su mandato y que espera que los comicios generales sean antes del próximo 20 de enero. “Creemos que los tiempos en la política son subsanables y posibles de cumplir cuando hay voluntad. También creemos que se puede perfectamente fijar una fecha para las elecciones antes del 20 de enero con un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE)”, señaló Lizárraga, citada por ABI.

Otro candado abierto

“El Movimiento Al Socialismo tendrá otro candidato a presidente y otro candidato a vicepresidente (...), les vamos a ganar con el Tribunal Supremo Electoral que ellos vayan a elegir o sugerir”, dijo el diputado masista Henrry Cabrera al señalar que el MAS no irá a las urnas con la dupla Evo-Álvaro.

Ayer, se conocieron las versiones de Morales y Álvaro García Linera que aseguraron que no serán candidatos en 2020.

En una entrevista con el medio alemán Der Spiegel, el expresidente aseguró que tiene derecho a ser candidato, pero está dispuesto a renunciar a su postulación para la “pacificación del país”.

García Linera, por su parte, en una entrevista en EFE, descartó que se postulen.

“No vamos a ser candidatos, pero tenemos derecho a opinar, a pensar, a proponer, a apoyar a alguien”, dijo el exvicepresidente desde Ciudad de México.

Detalles

Elecciones con el MAS

Parece haber consenso en que las siguientes elecciones serán con la participación del Movimiento Al Socialismo, partido que pudo quedar inhabilitado por las irregularidades apuntadas por la Organización de Estados Americanos en los comicios del 20 de octubre y que son investigadas por la Fiscalía como fraude.

Promesa de la UE

El embajador de la Unión Europea, León de la Torre Krais, les garantizó a los masistas que podrían participar de los comicios. “Una reunión muy interesante, muy fructífera con la bancada del MAS, les hemos transmitido nuestro compromiso por un proceso electoral limpio y transparente, con sus garantías constitucionales para que no exista la supresión política alguna y colaborar en todo lo que nos han pedido”, dijo.

Candidaturas

En el MAS ya piensan en David Choquehuanca, Adriana Salvatierra y Andrónico Rodríguez.


Notas Relacionadas