El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Policía gasifica a marcha que llegó de Senkata a La Paz

Un grupo de movilizados llevó los ataúdes de los muertos el miércoles hasta cercanías de la plaza del Obelisco, donde se había formado un cordón de militares y policías para impedir el paso a plaza Murillo.

hace 16 dia(s)

,

Aunque en la mañana el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, anunció que se iba a “garantizar su recorrido por todas las arterias” de La Paz, la Policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los marchistas que, desde Senkata, trajeron consigo varios de los féretros de las víctimas de los enfrentamientos del martes. La refriega comenzó cuando los manifestantes intentaron romper un cordón policial-militar en su intento de llegar a la plaza Murillo.

La masiva columna de pobladores de El Alto llegó hasta el centro de la sede del Gobierno con arengas contra el Ejecutivo y una muñeca que representaba a la presidenta Jeanine Áñez, de quien piden su renuncia.

Un grupo llevó los ataúdes hasta cercanías de la plaza del Obelisco, donde se habían formado militares y policías en un cordón de seguridad, con el apoyo de vehículos blindados.

Ahí varios manifestantes comenzaron a gritarles “¡Asesinos!, ¡Asesinos!, ¡Asesinos!”, mientras otros reclamaban: “¡Devuélvanos a nuestros muertos”, en referencia a los ocho fallecidos de las refriegas del martes.

Comenzaron a ingresar con los ataúdes en hombros en medio de los motorizados militares e incluso pusieron uno encima de un blindado mientras algunos de los manifestantes subieron al mismo vehículo. Ahí comenzó la gasificación que hizo huir a los marchistas, quienes por un momento dejaron en la calle dos de los ataúdes.



Luego la mayoría se replegó hasta la plaza San Francisco.

En tanto, los efectivos policiales continuaban lanzando más gases a las personas movilizadas, la mayoría mujeres; algunas quedaron tendidas en el piso afectadas por los agentes químicos.

El canal estatal Bolivia Tv reportó que un grupo de rescatistas atendía a una mujer frente a las oficinas de la Unidad de Tránsito.

Este medio pudo constatar la existencia de al menos una persona herida que era trasladada en un aguayo.

“Cómo van a matar como a perros”, reclamó una mujer en medio de los efectos de la gasificación que no ha cesado y se ha extendido hasta la plaza Eguino, por donde otra marcha, esta vez de mineros ,descendía para reforzar la protesta de los alteños.


Notas Relacionadas