El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Luis Fernando Camacho incurrió en seis contradicciones en menos de dos semanas

Luego de dar un ultimátum al Órgano Electoral Plurinacional (OEP) para que se convoque a una segunda vuelta, el 22 de octubre el cívico amenazó con posesionar a Mesa y al exministro Gustavo Pedraza

hace 1 mese(s)

,

El presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, incurrió en al menos seis contradicciones en menos de dos semanas: pasó de proponer la posesión del candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, como presidente, pedir una segunda vuelta, nuevas elecciones y la renuncia del presidente Evo Morales, a admitir la inconstitucionalidad de sus demandas.

Apenas se hizo eco de las supuestas denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre que hizo Mesa, la misma noche de las elecciones, Camacho entró en escena con una propuesta inconstitucional.

Luego de dar un ultimátum al Órgano Electoral Plurinacional (OEP) para que se convoque a una segunda vuelta, el 22 de octubre el cívico amenazó con posesionar a Mesa y al exministro Gustavo Pedraza, de la alianza Comunidad Ciudadana (CC), como el binomio ganador de las elecciones generales del 20 de octubre.

"Damos un ultimátum hasta las 12 horas del mediodía de este miércoles al Órgano Electoral para ratificar la segunda vuelta con fecha definida, al 100% de los datos oficiales, caso contrario convocaremos a un gran cabildo para que, en unidad, el pueblo posesione y reconozca al nuevo Presidente Constitucional de Bolivia, desconociendo al binomio ilegal Evo-Álvaro, quien deberá abandonar el Palacio el 22 de enero de 2020", indicó Camacho el 22 de octubre, antes del inicio de un paro indefinido.

"No vamos a darle el gusto de que nosotros paremos hasta que nos dé la gana. Si en el transcurso de este paro, tenemos dos días, que le damos a ellos, si en dos días no escuchan lo que el pueblo está haciendo a nivel nacional, el segundo día nos vamos a concentrar y vamos a proclamar y a poner a este binomio y lo vamos a reconocer como bolivianos, presidente y vicepresidente del país", dijo Camacho que antes señaló que posesionarán a Mesa y Pedraza.

Luego, el 25 de octubre, Camacho insistió en la "segunda vuelta". Dijo que solo con ello se levantaría el paro indefinido iniciado la noche del 22 de octubre.

Aseguró que no negociará nada a espaldas del pueblo y si el presidente Morales quiere reunirse con él, será al pie del Cristo Redentor y delante de todo el pueblo cruceño.

"El paro continúa, no tiene fecha hasta que recuperemos la democracia. Solo con la segunda vuelta vamos a volver a nuestras casas", dijo Camacho, el 25 de octubre, reportó Bolivisión.

Ya el 30 de octubre, Camacho cambió de opinión. Demandó "nuevas elecciones, un nuevo proceso eleccionario limpio y transparente, si quieren condicionar a que sean los mismos candidatos, no hay problema, porque fue el mandato del cabildo, ir a un nuevo proceso, entonces buscar y decir que no vaya Evo Morales a este nuevo proceso, tendríamos que llamar a un nuevo cabildo por respeto a la decisión de un pueblo".

Pero en menos de 24 horas, el 31 de octubre, el cívico cambió de pedido y exigió la renuncia del presidente Evo Morales.

"No podemos ir para atrás. No seguiremos esperamos a que el señor Morales siga al mando del pueblo con un cuchillo bajo el brazo y un fusil en el otro. Instar a Morales que renuncie porque tiene un compromiso que cumplir, no solo tiene muertos, sino que los ocasionó él", dijo.

Después, el 2 de noviembre, Camacho dio un nuevo ultimátum a Morales para que deje la Presidencia: hasta las 19.00 horas del lunes 4 de noviembre.

"Decirle al tirano que tiene 48 horas para renunciar. Vamos a estar todo el día domingo y todo el día lunes con las cartas de renuncia impresas del pueblo para pasar y entregar, y el día lunes cuando resolvamos ya se van a dar cuenta cuales son las definiciones que va a tomar el pueblo cruceño; pero de que el día se va a ir, se va a ir, se los garantizo", dijo durante un cabildo en la ciudad de Santa Cruz.

Un día después, el 3 de noviembre, el también empresario cruceño dijo que Morales será sustituido por una decana del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), María Cristina Díaz Sosa.

"Vamos a iniciar el tercer día de paro (sic) y no pensamos irnos con las manos vacías. Con la carta (de renuncia) de él (Morales) y de toda la sucesión constitucional; no queremos a García Linera, no queremos a los presidentes del Senado y de Diputados. Queremos que asuma, como tiene que ser, la decana de Tarija de la Corte Suprema (ndR: María Cristina Díaz Sosa), la única que no es masista", arengó.

Ante las advertencias de que su propuesta no se ajusta a la Constitución, porque el 169 de la norma establece que la sucesión constitucional se realizará solo hasta el presidente o presidenta de la Cámara de Diputados, para que éste convoque a elecciones en el plazo máximo de noventa días, el cívico dijo que su intención es ir a nuevos comicios.

 "Sé que la sucesión presidencial de acuerdo a la nueva constitución, solo llega a diputados, pero el fin es que llamen a nuevas elecciones inmediatamente, esa es nuestra garantía", escribió Camacho en su cuenta de Facebook.



 


Notas Relacionadas