El tiempo
     Santa Cruz

T Tecnologia

Duro golpe a Facebook: Twitter prohíbe anuncios políticos desde noviembre

Para Dorsey “los anuncios políticos representan un desafío completamente nuevo para el discurso público: la inteligencia artificial que hace que el impacto de los mensajes sea más efectivo, la microfocalización que puede llegar a las personas necesarias

hace 1 mese(s)

,

Twitter ha anunciado que a partir de mediados del mes de noviembre prohibirá los anuncios políticos pagados en todo el mundo –excepto los que animen a la gente a votar–, según ha comunicado Jack Dorsey –director ejecutivo de Twitter– en un hilo en la propia red social. Esta decisión va en la dirección contraria a la de Facebook, que sí permite a los anunciantes pagar por difundir campañas políticas –incluso las que incluyen falsedades–, y llega en un momento en el que, precisamente, la compañía de Mark Zuckerberg se enfrenta al escrutinio del Congreso de Estados Unidos, por su influencia en los procesos electorales.

De hecho, el hilo de Dorsey parece en ocasiones una respuesta a algunas de las cosas que Zuckerberg afirmó el pasado 17 de octubre en la Universidad de Georgetown, y en la que aseguró que “Facebook es un bastión de la libertad de expresión” y llegó incluso a decir que era “el quinto pilar de la democracia”. Para Dorsey, la cuestión a debatir no es la libertad de expresión, sino que “pagar para aumentar el alcance del discurso político tiene ramificaciones significativas que la infraestructura democrática de hoy en día puede no estar preparada para manejar”.

Facebook tiene contratados varios servicios externos de fact checking que comprueban y eliminan aquellas publicaciones y anuncios que contienen mentiras, pero los mensajes y los anuncios políticos están exentos tanto del escrutinio de estos servicios como de su política de uso de no difundir mensajes falsos en todo tipo de anuncios. Esto, en la práctica, quiere decir que Facebook permite que los políticos mientan si hay dinero de por medio. Por otro lado, Zuckerberg no se ha cansado de resaltar el compromiso de su empresa con la reducción de la información falsa en la red social.

Esta más que evidente contradicción es a la que parece aludir Dorsey cuando, al explicar la decisión de su plataforma, escribe que “para nosotros no es creíble decir: ‘Estamos trabajando duro para evitar que las personas usen nuestros sistemas para difundir información engañosa, pero si alguien nos paga para seleccionar y obligar a gente a ver su anuncio político ... bueno ... ¡puede decir lo que quiera!”.

Para Dorsey “los anuncios políticos representan un desafío completamente nuevo para el discurso público: la inteligencia artificial que hace que el impacto de los mensajes sea más efectivo, la microfocalización que puede llegar a las personas necesarias, información falsa que no se verifica y deep fakes.

Todo muy rápidamente, de una manera más sofisticada y en volúmenes inmanejables”. Para el hombre que escribió el primer tuit de la historia, lo que está en juego es la credibilidad de las redes sociales, muy criticadas por no bloquear las campañas de manipulación rusas en las elecciones estadounidenses de 2016, que acabaron con la victoria de Donald Trump.

Por contra, para Zuckerberg los anuncios políticos “son importantes para dar voz especialmente a candidatos locales, aspirantes emergentes y a grupos de defensa, que de otro modo no recibirían mucha atención por parte de los medios de comunicación.



Prohibir los anuncios políticos favorece a los titulares, que ya tienen la cobertura”.

Por otro lado, en lo que puede ser una clara alusión al escándalo de Cambridge Analytica, el jefe de Twitter cree que “necesitamos una regulación de la publicidad política más progresista (muy difícil de hacer). Los requisitos de transparencia publicitaria son un avance, pero no son suficiente. Internet ofrece capacidades completamente nuevas, y los legisladores deben pensar más allá del presente para garantizar un campo de juego nivelado”.

Por último, el director ejecutivo de Facebook se reafirmó en su idea de confiarlo todo al criterio de los electores cuando, el pasado 24 de octubre, en su comparecencia ante el Congreso, que le interrogó sobre Libra –su proyecto de criptomoneda– Zuckerberg afirmó que “en una democracia las personas deberían poder ver por sí mismas lo que dicen los políticos, y creo que las personas deberían decidir qué candidatos son creíbles y qué candidatos tienen el tipo de carácter que quieren ver en sus funcionarios electos. No creo que las compañías tecnológicas deban ser las que lo determinen”.

Dorsey no es de la misma opinión y cree que “si bien la publicidad en internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales, ese poder conlleva riesgos significativos para la política, donde puede usarse para influir en los votos y afectar la vida de millones de personas”. Un mensaje político, explica Dorsey en otro tuit, “gana alcance cuando las personas deciden seguir una cuenta o hace un retuit. Pagar por el alcance elimina esa decisión, forzando mensajes políticos altamente optimizados y dirigidos a personas concretas. Creemos que esta decisión no debe verse comprometida por el dinero”.

LA FRASE

"La publicidad en internet es muy poderosa, y ese poder conlleva riesgos para la política, ya que puede afectar a la vida de las personas"Jack Dorsey. Director ejecutivo de Twitter.

LA RESPUESTA

"Las personas deben poder ver por sí mismas lo que dicen los políticos y decidir qué candidatos son creíbles"Marck Zuckerberg. Director ejecutivo de Facebook.


Notas Relacionadas