El tiempo
     Santa Cruz

M Mundo

Imponen toque de queda en Bagdad y reportan restricciones en acceso a internet para la población

hace 1 mese(s)

,

El gobierno de Irak decretó la implementación de un toque de queda en la capital, Bagdad, después de violentas protestas en varias ciudades que en 24 horas dejaron un saldo de por lo menos nueve personas muertas.

El toque de queda entrará en vigor el jueves y seguirá “hasta nueva orden” para “vehículos y personas en Bagdad”.

Además, se reportó que varios proveedores bloquearon Facebook, Twitter, Instagram y WhatsApp, seguido por un corte de internet para el 75% de la población.

La policía abrió fuego

La policía iraquí disparó con munición real el miércoles para dispersar nuevas manifestaciones en Bagdad, pese a que el presidente del país y la ONU habían exhortado a la calma.

Sometido a su primera prueba popular tras llegar al poder hace casi un año, el gobierno de Adel Abdel Mahdi acusó a “agresores” y a “saboteadores” de haber “provocado víctimas de forma deliberada”.

Las protestas continuaban al caer la noche y el gobierno anunció el cierre de la denominada Zona Verde, en el centro de la capital, donde tienen su sede los ministerios y embajadas.

El miércoles, según comprobaron los periodistas de la Agence France-Presse, hubo disparos en las manifestaciones organizadas en los vecindarios de Al Shaab, al norte de la capital, y de Zaafaraniya, al sur.

Las protestas se han extendido a otras provincias. Seis manifestantes y un policía murieron en la ciudad de Nasiriya, y el resto en Bagdad.

En Zaafaraniya, donde los manifestantes quemaban neumáticos, un periodista de la AFP escuchó cómo silbaban las balas, tal como ocurrió durante varias horas el martes en la plaza Tahrir del centro de la ciudad, de donde partió el movimiento.

Las protestas fueron dispersadas primero con agua a presión, después con gases lacrimógenos y balas de goma, y finalmente con disparos al aire.



Las manifestaciones no tienen detrás a un partido o a un líder religioso y están motivadas por la deficiencia de los servicios públicos o el desempleo.

El principal líder chiita, Moqtada Sadr, pidió el miércoles sin embargo “protestas pacíficas y una huelga general” para incrementar la presión. Sadr ya fue el principal instigador de las revueltas de 2016, que paralizaron al gobierno.

Años de reclamaciones

En Zaafaraniya, Abdalá Walid, jornalero de 27 años, relató que salió a manifestar “en apoyo a los hermanos de la plaza Tahrir”, que este miércoles estaba cerrada por las fuerzas de seguridad.

“Queremos empleos, mejores servicios públicos, hace años que los reclamamos y el gobierno nunca nos ha respondido”, afirma, contrariado, en un calle donde los blindados antidisturbios están estacionados.

Mohamed Al Juburi, que también trabaja como jornalero, se queja a su vez entre las columnas de humo negro que se elevan desde los neumáticos quemados en el barrio de Al Shaab.

“Ningún Estado ataca a su pueblo como este gobierno. Somos pacíficos y nos disparan”, se lamenta.

El presidente iraquí Barham Saleh pidió en Twitter que las manifestaciones sean pacíficas y que la policía “proteja los derechos de los ciudadanos”.

“Nuestros jóvenes quieren reformas y quieren trabajo. Es nuestro deber satisfacer estos deseos legítimos”, dijo el jefe de Estado.

Por su parte, la representante de la ONU en Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, se mostró “muy preocupada” por esta tensión en las calles y pidió a las autoridades que “den prueba de moderación”.

Irak, que vivió años de guerra a partir de 2003 y luego debió enfrentarse a sangrientos grupos insurgentes islamistas, se encuentra devastado por la corrupción y los enfrentamientos, y sufre una escasez crónica de electricidad y agua potable desde hace años.

Estas manifestaciones sobre todo denuncian a la clase política del 12º país más corrupto del mundo, según Transparencia Internacional.


Notas Relacionadas