El tiempo
     Santa Cruz

N Nacional

Un incendio acabó con un edificio en Cochabamba

hace 1 mese(s)

,

En cuestión de una hora, aproximadamente, el fuego consumió la obra gruesa del octavo piso del edificio Cantabria, ubicado en la avenida América entre Santa Cruz y M. Torrico, donde los vecinos y transeúntes quedaron asombraron por la magnitud del incendio, que amenazaba con afectar al edificio y la vivienda contigua.

La sorpresa fue mayor al ver las condiciones en que operaban los carros bomberos, que llegaron haciendo sonar sus sirenas, mientras un grupo de efectivos policiales intentaba resguardar el orden en el lugar.

El material inflamable ardió como una antorcha y los restos de los bolillos fueron cayendo desde las alturas mientras en la parte de abajo se producía otro incendio. Los cables chispeaban y las cenizas caían a la calle abarrotada de gente, policías, bomberos, voluntarios y más. Algunos vecinos se movilizaron para pedir el corte del servicio de gas y la energía eléctrica, principalmente ante la amenaza de que el fuego se expanda.

El hecho ocurrió al promediar las 21:15 horas y después de más de dos horas se logró sofocar el incendio, informó el Subcomandante de la Policía, coronel Juan Carlos Espinoza. 

Se realizó el enfriamiento de la infraestructura en la parte de arriba con ayuda de Bomberos, SAR Bolivia, carros cisterna y la Alcaldía.



Desde uno de los departamentos del edificio Jaque, en el lado oeste, ayudaron a contener el fuego para que no avance con mangueras. 

La amenaza mayor estaba un piso más abajo de donde sucedió el siniestro, por los plastoformos y bolillos de madera. Y es que la losa recién iba a ser vaciada.

La obra estaba a cargo de la constructora Cossline y en el lugar solo se encontraba el cuidador. Una de las hipótesis es que hubo un corte de energía eléctrica. 

Mientras tanto, en los alrededores se escuchaban gritos de ayuda, pero no precisamente de las víctimas del incendio, sino de quienes querían ayudar en sofocar las llamas.

“Cable extensible por favor”, “gasolina”, “navaja o cuchillo”; “bidones o botellas”. Estas fueron algunas frases que corrían entre los vecinos y eran parte de los requerimientos del personal de bomberos y de los carros cisterna.

Los testigos de esto quedaron impactados por la falta de condiciones de los policías para realizar este trabajo y criticaron a las autoridades por no atender las necesidades que son vitales para la Policía y para garantizar la seguridad de la ciudadanía ante un incendio de esta magnitud. 


Notas Relacionadas