El tiempo
     Santa Cruz

Opinión

Seductoramente sediciosa
Por: María Galindo *

LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS COLABORADORES SON PROPIAS Y NO LA OPINIÓN DE KANDIRE
,

La palabra más usada por el régimen de Jeanine Añez no es: democracia, felicidad o pacificación, sino sedición.

No sé exactamente cuántas personas acusadas de sedición existen hoy porque no tenemos derecho a saber ni eso, pero sí sé que el conjunto de la población ha sido amenazada con ser declarada sediciosa, ser perseguida y encerrada en la cárcel.

No sé tampoco en realidad de qué se acusa a una persona cuando se la acusa de sediciosa, pues, sin duda, se trata de un “delito”, entre comillas, difícil de definir. ¿Es sedición no estar de acuerdo con el gobierno? ¿es sedición organizarse para protestar contra el gobierno? ¿es sedición pensar que el gobierno es sedicioso?

¿Es sedicioso erigirse como Presidenta siendo posesionada por el Comandante de las Fuerzas Armadas, el mismo que luego de cumplir ese papel es perseguido por sedicioso?

Estamos frente a un laberinto confuso en medio del cual empiezo declarándome seductoramente sediciosa, sedientamente sediciosa, burlonamente sediciosa.

El delito de sedición es un delito introducido en el Código Penal a nivel internacional como una medida de amedrentamiento contra, como dice el Wikipedia, la declaración de desafecto al régimen. En el caso del Código Penal boliviano, se lo debemos al dictador Banzer, que dejó una profunda impronta fascista en la sociedad boliviana. 

Recuerdo como Evo Morales, a cualquiera que le criticase, lo acusaba o de neoliberal o de ser derecha, cuando él estuvo al mando de un régimen neoliberal que benefició a la banca, al agronegocio terrateniente y a las transnacionales y que, justamente, se derechizó año tras año. Su acusación por tanto era una negación de lo que realmente hacía y una fórmula para presentarse como antineoliberal o como de izquierda.

El régimen de Jeanine  Añez hace exactamente lo mismo con el delito de sedición; acusa de sedicioso abiertamente y sin fundamento, cuando su propio régimen se funda en actos que podrían ser calificados de sediciosos. 



Su Ministro de Defensa militariza la plaza San Francisco expulsando de allí la risa, el teatro callejero y el aire de libertad que esa plaza contiene cada tarde, para amenazarnos a todos y cada uno de nosotros. Militariza las calles sin permiso del Congreso y, al parecer, sin permiso de la propia Presidenta. Qué mal que le pese al ministro fascista que tenemos, es hoy la cabeza de las Fuerzas Armadas.

 Eso significa que no pueden actuar sin el permiso de la Presidenta y que ese permiso debe ser escrito; ella misma ha derogado el decreto de militarización de las ciudades y ha devuelto a los militares a los cuarteles o ¿me he soñado eso? 

Podemos entonces pensar que el propio acto del Ministro de Defensa, para el cual, como lo dijo abiertamente en su conferencia de prensa, no tiene que pedir permiso a nadie, fue no solamente un acto fascista, sino que fue un acto sedicioso, sin el consentimiento ni la orden de la Presidenta ¿o la estaba amenazando a ella?

Nos declaró enemigos respondiendo a la doctrina imperialista con la que fue formado, doctrina norteamericana que indica que el enemigo en los países latinoamericanos es interno y no es externo, y que las Fuerzas Armadas tienen que proteger a la “patria” del enemigo interno, que somos nosotros mismos.

Según él, le ha pedido permiso a Dios, con el que no sólo asume que tiene comunicación directa, sino que nos impone que aceptemos que en nombre de Dios nos amenace públicamente.

Dice que ofrece morir por la patria, pero en realidad está diciendo que está dispuesto a matar por la patria, que además es lo que él entiende por patria. El Ministro de Defensa nos ha amenazado de muerte si osamos contrariarle, no estar de acuerdo, cuestionarle, si no aceptamos la imposición de una militarización sediciosa de las ciudades de nuestro país. 

Ese no es el papel que la Constitución le asignan a las Fuerzas Armadas y en mi sediciosa opinión personal, las Fuerzas Armadas están por demás en nuestro país y debían convertirse los cuarteles en universidades e instituciones educativas; eliminarse el Servicio Militar Obligatorio y pasar ese jugoso presupuesto a salud y educación; para qué, nos entendemos hablando y no matando, ni amenazando de muerte.

¿Es ese el clima electoral democrático de discusión de ideas con el que se inscribirán los cándidos  candidatos? Feliz 22 de enero.


* María Galindo es miembro de Mujeres Creando.



Otras Opiniones del Autor

Desobediencia, por tu culpa voy a sobrevivir
Por: María Galindo *

 19 Mar 2020  Militares cumplen labores de control en el primer día de la cuarentena contra el #coronavirus., Ciudad de La Paz Tengo coronavirus, porque aunque parece ser que la enfermedad aún no ha entrado por mi cuerpo, gente amada la tiene; ...

Jeanine Añez y la rebelión de las mujeres bolivianas, o cómo vestir y desvestir a Jeanine
Por: María Galindo *

 09 Mar 2020  Ni duda cabe que las mujeres bolivianas estamos protagonizando una emancipación gigante. Hemos desarrollado un tejido social de subsistencia, que es la economía informal, gracias a la cual inventamos bienestar y convertimos las ciudades en ...

Sedición en la Universidad Católica
Por: María Galindo *

 30 Jan 2020  Janine no cayó del cielo para salvar la democracia boliviana. Fue en una reunión en la universidad católica que una vez más se mancha de sangre y vergüenza donde se reunieron: el embajador de Brasil como representante ...

Regalos navideños para la población
Por: María Galindo *

 25 Dec 2019  El gobierno anuncia que niños,niñas, jóvenes y [email protected] de todas las condiciones sociales podrán, durante las fiestas hasta el dia de Reyes, especialmente el Día de Santos Inocentes, pasar a recoger sus regalos ...

Jeanine: ¿usurpadora, sustituta, subalterna?
Por: María Galindo *

 18 Dec 2019  El 1979, Lidia Gueiler fue por descarte Presidenta de Bolivia, en una presidencia que estuvo secuestrada por los militares y que derivó en el golpe de Estado de García Mesa; 40 años después Janine Añez se convierte en ...

No nos maten por una silla
Por: María Galindo *

 23 Oct 2019  El día de las elecciones, a pesar de todas las arbitrariedades cometidas durante todo el proceso electoral, arbitrariedades que han sumado, una a una, rabia y desconfianza, la gente ha ido a votar con una tranquilidad y un aplomo colectivo ...

Listas de pará[email protected] de la democracia
Por: María Galindo *

 28 Jul 2019  Con una ingenuidad parecida a la estupidez, los medios y los mal llamados analistas repasan las listas de [email protected] [email protected] a [email protected] y [email protected] construyendo infladas interpretaciones de lo que yo llamaría un saco roto. Entretanto, [email protected] actuales ...

Lo que está roto es el contrato sexual
Por: María Galindo *

 22 Jun 2019  Mientras, la sociedad a través de curas, medios de comunicación y mediocres gobernantes intenta en vano hacer una perorata moral  sobre el cuerpo de cada muerta. Perorata moral que no aporta nada y que no pasa de cuestiones, como que ...

Trata vs prostitución: una confusión deliberada
Por: María Galindo *

 22 May 2019  Después  que se descubriera que la Policía violaba continuamente a una mujer recluida; después que el Comandante de la Policía de Santa Cruz había sido un delincuente con uniforme; después que se destapara lo que ...

Machismo con falda
Por: María Galindo *

 01 Mar 2019  Es así como en la cumbre que marca la decadencia irreversible de la Iglesia católica ha calificado el Papa al feminismo. Su cumbre es el principio del fin y su decadencia, y destrucción interna tiene que ver justamente con la forma ...

Lo que Gabriela Montaño pudo hacer y no hizo
Por: María Galindo *

 31 Oct 2018  Inspiradas en la defensa de las víctimas de la masacre de octubre 2003, Mujeres Creando tocó las puertas de la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Harvard para presentarles otra forma de masacre que no es titular de los ...

¿Para qué sirve una diputada?
Por: María Galindo *

 04 Jul 2018  Hace un año la Comisión de Justicia,  Policía y Constitución de la Cámara de Diputados anunció con bombos y platillos la auditoría jurídica de tres casos emblemáticos: el feminicidio de ...

A Romero no le creo
Por: María Galindo *

 01 Jun 2018  Escribo con mucho dolor sobre el asesinato de  Jonathan Quispe; no escribo desde quien quiere utilizar la muerte para hacer política necrófila y manchada de sangre.   Coreaba la marcha estudiantil del país entero por ...

8 de marzo, qué asco
Por: María Galindo *

 07 Mar 2018  Está claro que el Día de la Mujer, el Día del Indio o del Discapacitado son días absurdos que como tantos otros suelen servir para que quienes gobiernan en nombre de los intereses del hombre blanco, sano, heterosexual, ...